Riads, los hoteles de Marrakech más típicos

0

Entre las cosas que hacer en Marrakech destaca la de dormir en un riad.

El turismo en Marruecos se distingue por combinar Historia y Naturaleza.

Si estás pensando en viajar a Marruecos para hacer turismo a vuelapluma y quieres pasar en Marrakech dos o tres días pero no sabes qué hotel elegir, piensa en dormir en un riad.

¿Qué es un riad?

Los riads son los hoteles de Marrakech más típicos. De hecho, los riads podrían ser considerados hoteles con encanto porque lo normal es que se ubiquen en casas tradicionales y que ofrezcan muchos detalles en la decoración y los servicios. Aunque, como en todo, hay distintas categorías de riads, más o menos sofisticados, algo que se suele reflejar en los precios.

Los riads se ubican en casas tradicionales o antiguos palacetes, normalmente dentro de las medinas. Eso significa varias cosas. La primera de ellas es que estarás rodeado de la cotidianidad de Marrakech, una experiencia interesante para quienes buscan autenticidad pero algo apabullante para quienes hagan turismo en Marruecos por primera vez porque las callejuelas de la medina no suelen estar iluminadas ni tienen nombres, amén de que en ocasiones son tan estrechas que los coches no pueden circular en ellas, por lo que cabe la posibilidad de que tengas que llevar tu maleta durante parte del trayecto, aunque los riads de Marrakech más modernos ofrecen aparcamiento gratuito o, incluso, los traslados hacia y desde el aeropuerto, una manera bastante práctica de salir del aeropuerto de Marrakech.

El ambiente de la medina puede impresionar a los viajeros neófitos, sobre todo por las noches, aunque en general cabe señalar que Marrakech es una ciudad bastante segura al ser una de las más importantes y visitadas de Marruecos. No obstante, conviene que al hacer turismo en Marrakech siempre tengas en cuenta las recomendaciones de seguridad personal mínimas para evitar hurtos y engaños, sobre todo en zonas masificadas, como puede ser al visitar la Plaza de Jemma El Fna, una de las cosas que hacer en Marrakech.

Un aspecto positivo de la ubicación de los riads de Marrakech es que te permitirán pasear por los principales monumentos de Marrakech de noche, lo que te dará una visión distinta y más completa de la ciudad.

Además, ten en cuenta que las llamadas a la oración de las mezquitas que haya en el centro resonarán muy, muy cerca. Pueden servir de despertador pero también desvelarte completamente.

El interior del riad esconde un pequeño paraíso. Alrededor de un patio central, en el que es habitual que haya una fuente o una pequeña piscina que puede servir para refrescarse durante el verano, se distribuyen las habitaciones del riad, que ocupan las antiguas estancias de la casa, por lo que suelen ser alargadas y con ventanas hacia el interior.

Lo normal es que el patio del riad esté cubierto, de manera que pase la luz natural pero no las posibles inclemencias meteorológicas. De esta manera, el patio del riad se convierte en la zona común perfecta para los desayunos, comidas y cenas, que normalmente se basan en buffets variados para los primeros y recetas típicas de la cocina marroquí. De hecho, muchos riads son los restaurantes de Marrakech más recomendables a la hora del almuerzo o de la cena porque, además de la calidad de su gastronomía garantizan un ambiente muy agradable.

¿Cómo son las habitaciones de un riad, el hotel de Marrakech más típico?

Aunque hay riads de distintas categorías, el origen de estos hoteles de Marrakech está en las casas normales de los marroquíes. El ambiente suele ser muy agradable, gracias a una decoración cuidada que puede ser totalmente tradicional o con toques contemporáneos, pero siempre con guiños a la artesanía local y a los símbolos de Marruecos y de las tradiciones morisca, como con celosías y lámparas de metal y cristales coloreados. Además, las habitaciones de los riads suele tener baño privado.

Otra de las ventajas de los riads como hoteles de Marrakech más típicos es que disponen de pocas habitaciones –más intimidad- y que cada una suele tener una decoración única, en función de la cual reciben sus nombre particulares, que pueden llegar a ser hasta “Harry Potter”, como en el caso del Riad Abracadabra donde, además, hablan español (recuerda que el árabe y el amazigh, el idioma de los bereberes, son los oficiales de Marruecos y que el francés es el segundo más hablado). Si buscas exclusividad, el concepto de riad como hotel con encanto es perfecto para tu viaje a Marrakech.

Si el riad de Marrakech que eliges no tiene hamman o servicio de spa, puedes reservar la experiencia en algún centro especializado de la ciudad para disfrutar de uno de los signos de identidad del Magreb, herencia dejada por el Imperio romano.

Los riads de Marrakech se distinguen por estar en la medina, entre sus callejones estrechos repletos de vida.

Los riads de Marrakech se distinguen por estar en la medina, entre sus callejones estrechos repletos de vida.

Los riads son los hoteles con encanto típicos de Marrakech

Fotografía de Pixabay. La de portada, de Beatriz de Lucas Luengo @viajesdeprimera.com.

Las azoteas de los riads

Además de los patios interiores, los riads ofrecen otra pequeña ventaja con respecto a los hoteles tradicionales: las azoteas. Además de que son espacios abiertos a los huéspedes, que pueden, incluso, tener jaimas en las que se sitúan restaurantes, salas de spa o habitaciones adicionales, las azoteas de los riads de Marrakech te permiten tener unas vistas muy originales de la ciudad, con las montañas del Atlas como telón de fondo, donde seguro que tendrás previsto realizar muchas de las excursiones que puedes hacer desde Marrakech: desde las dunas de Merzouga hasta la Kasbah de Ait Ben Haddou, Patrimonio de la Humanidad en la ruta de las kasbahs de Marruecos.

Si eliges un riad como hotel en Marrakech, aprovecha para tener una visión panorámica de la media de la Ciudad Roja de Marruecos, con sus almenas de inspiración bambara, repletas de vida cotidiana y de antenas parabólicas.

 Consejos a la hora de reservar en un riad de Marrakech

Aunque hay riads con encanto y unas instalaciones muy dignas desde 25 € la noche, lo ideal es que no escatimes demasiado con el precio porque marcará una gran diferencia en las condiciones del riad y la calidad del servicio.

Elige un riad que tenga piscina si tienes previsto hacer turismo en Marruecos durante el verano. ¡Lo agradecerás, sobre todo al mediodía! En ese sentido, también es importante que te asegures de que las habitaciones del riad de Marrakech que elijas tienen aire acondicionado.

Actualmente, la gran mayoría de los riads ofrecen wifi gratuito pero ten en cuenta que la construcción de sus paredes puede impedir que la señala llegue adecuadamente.