Moros y cristianos, una de las fiestas más populares de España

0

Las fiestas de moros y cristianos de España se trasladaron a la América del siglo XV.

Levante, Andalucía y Aragón son las regiones más conocidas por las fiestas de moros y cristianos.

Elda, Orihuela, Crevillente o Caravaca de la Cruz son algunos de los lugares más famosos de España en lo que a las celebraciones de moros y cristianos se refiere, una de las fiestas más antiguas y polifacéticas de la España actual “en lo que se refiere a las representaciones teatrales”, valora el Demetrio E. Brisset Martín, Catedrático de la Universidad de Málaga, Doctor en periodismo y uno de los estudiosos más importantes de las celebraciones de moros y cristianos de España.

¿Cuál es el origen de unos festejos marcados por el enfrentamiento entre dos bandos, el derroche de pólvora y la participación ciudadana?

Origen de las fiestas de moros y cristianos

La fiesta de moros y cristianos de España es “uno de nuestros rituales festivos de mayor complejidad”, señala el profesor Brisset Martín, Catedrático de la Universidad de Málaga, Doctor en Periodismo y uno de los mayores estudiosos de las celebraciones de moros y cristianos de España.

No hay, dice, un único origen para esta fiesta, que se ha ido configurando a lo largo de los siglos, hasta lo que hoy conocemos, gracias a muchas influencias, entre las que cabe destacar las procesiones del Corpus Christi (XIV-XVII), las soldadescas creadas por los Reyes Católicos y la influencia de las órdenes religiosas en la España del Siglo de Oro.

En su estudio “Fiestas hispanas de moros y cristianos. Historia y significados”, el profesor Brisset señala que las referencias más antiguas de los moros y cristianos parecen estar en los festejos que, desde el siglo XII, se organizaban para conmemorar la entrada de reyes y nobles “en poblaciones bajo su jurisdicción”. La comitiva nupcial de Ramón Berenguer IV, Conde de Barcelona, y Petronila de Aragón, en 1150, incluyó “danza de moros y cristianos con reñido combate”.

Calendario de las celebraciones de moros y cristianos en España

¿Por qué las celebraciones de moros y cristianos no tienen una fecha fija en todas las localidades de España en las que se organizan? La respuesta parece estar “en que se han integrado como elemento semi-litúrgico al calendario local, especialmente en lo que respecta a las fiestas patronales, que se distribuyen temporalmente. Al ser un elemento más de la estructura festiva de cada localidad, no poseen una fecha concreta, como sucede con la Semana Santa, por ejemplo”, explica el Catedrático de la Universidad de Málaga.

La teatralización del Corpus en las fiestas de moros y cristianos

¿Por qué el Corpus ha influido tanto en la escenificación de las fiestas de moros y cristianos de España? La teatralización del Corpus Christi tenía como intención prioritaria llegar a cuanta más gente fuera posible para ganar adeptos, un mecanismo que fue calando en las representaciones de moros y cristianos, y no sólo en España, dado que las primeras órdenes religiosas en América (como los franciscanos) también usaron ambos elementos –los teatrales y los histórico-religiosos como la toma de Jerusalén, para predicar entre las poblaciones indígenas.

Las milicias, origen de comparsas y kábalas

Los ejercicios de entrenamiento iniciales de las milicias locales creadas para la defensa del territorio por los Reyes Católicos fueron convirtiéndose en parte de la diversión popular, encontrando su encaje “en el sistema ritual de las fiestas patronales”, como atestiguan las referencias encontradas por Brisset en un  documento de Alcoy de 1668 o en el legado vivo de los Mosqueteros de Béznar, Granada, que cada mes de septiembre conmemoran la victoria de la milicia local sobre los moriscos sublevados en la Rebelión de Las Alpujarras del siglo XIV.

El espaldarazo religioso del Siglo de Oro

Otro ingrediente fundamental de las fiestas de moros y cristianos en España lo dieron las celebraciones públicas organizadas por las órdenes religiosas con motivo de las canonizaciones de sus miembros, una costumbre muy típica durante el siglo XVII. En esas fiestas “el plato fuerte eran las batallas simbólicas”, como el rescate de la dama o la recreación de la toma de Troya escenificadas por los Dominicos de Valencia con motivo de la canonización de San Luis Bertrán en 1609; o el combate de fuegos artificiales entre dos castillos organizado por los Franciscanos para celebrar la beatificación de San Ignacio de Loyola en 1610.

El gusto por el teatro y lo teatral fue calando en la sociedad peninsular y se sumó al recelo de las distintas y sucesivas autoridades (militares, civiles y religiosas) por los temas profanos –y  la consiguiente búsqueda de argumentos religiosos o épico-religiosos- contribuyó al auge de las recreaciones relacionadas con la lucha –y victoria- contra los enemigos de la fe.

Las fiestas de moros y cristianos son muy populares en España.

Las fiestas de moros y cristianos son muy populares en España. Fotografía de Enrique Blasco.

Herencias humorísticas del Siglo de Oro

Otra de las grandes influencias del Siglo de Oro en las celebraciones de moros y cristianos de España se encuentra en “los espías o diablillos (uno en cada bando), emparentados con los pastores rústicos de las comedias (de esta época), especialmente de Lope de Vega”, explica el profesor Brisset.

Las celebraciones de moros y cristianos de Andalucía son muy particulares por este tipo de personajes humorísticos. Sucede en Trévelez –donde el profesor Brisset realizó un interesante estudio antropológico- pero también en Jaén, donde “ese Mahoma burlesco es un residuo de las fiestas organizadas por el Condestable Yranzo a mediados del siglo XV, que perduró en alguna localidad aislada del antiguo reino de Granada”. No obstante, “cierto parecido se encuentra en los enormes peleles o Mahomas de fiestas de Alicante”.

Censura de la celebración de moros y cristianos en España

De la misma época eran las armas incautadas durante los primeros años de gobierno del General Francisco Franco. “El primer franquismo se incautó de viejos arcabuces del Siglo de Oro, aún operativos, que se utilizaban en algunas funciones, por miedo a su empleo subversivo”. Pero, pese a lo que se pudiera inducir de este hecho, las celebraciones de moros y cristianos en España “gustó tanto a los monarcas y al franquismo, que lo extendió”. La razón se debe a que “se trata de una muy antigua diversión de recuerdo a las gestas de los antepasados locales, dramatizada con una modalidad de teatro popular al que el poder añadió ciertos componentes ideológicos: religiosos (católicos), jerárquicos (dentro de un esquema bélico) y patrióticos”.

Los periodos de censura de las celebraciones de moros y cristianos en España se sucedieron durante la Ilustración, “pero no por su contenido ideológico sino por el gasto que conllevan (banquetes, derroche de pólvora…) y por el uso de armas de fuego”.

Argumentos históricos de las fiestas de moros y cristianos

No hay dos fiestas de moros y cristianos iguales en España, aunque sí lazos comunes entre muchas –o todas- ellas. Los sucesos que todavía hoy se representan abarcan desde la toma de Jerusalén en 1099, a la captura de San Luis de Francia durante la IV Cruzada o las conquistas de Antequera y Granada (1492). El saqueo de Cádiz por la Armada inglesa en 1596 o la Batalla de Lepanto también son argumentos de las fiestas de moros y cristianos, como sucede en Barlovento (Santa Cruz de Tenerife).

Carnaval y competiciones ecuestres

Entre las fiestas de moros y cristianos más bellas de España destacan las de Caravaca de la Cruz (Murcia) gracias, sobre todo, a los Caballos del Vino, que atestiguan una de las tres grandes influencias que, en opinión del profesor Brisset, han recibido las celebraciones de moros y cristianos en España. El origen parece estar en el gusto por las competiciones ecuestres introducidas, sobre todo, por bereberes y árabes (juego de cañas y juego de “La Maya” según indica en el estudio anteriormente mencionado).

Lo carnavalesco se combina con la influencia de la danza hablada, aun cuando uno de los códigos más importantes de casi todas las fiestas de moros y cristianos en España señala que sus participantes –ya sean de un bando o de otro- se visten pero no se disfrazan.

Alternativas y variantes de las fiestas de moros y cristianos

Aunque lo habitual en las fiestas de moros y cristianos sea el enfrentamiento entre estos bandos, identificados según su credo, en España –y fuera de ella- hay otros protagonistas. Tal y como recoge el profesor Brisset, en Lobeznos (Zamora) se enfrentan españoles y portugueses, que son franceses en el caso de Bimedo (Asturias) e ingleses en algunos lugares de Galicia y de las Islas Canarias.

En América, la versión de las fiestas de moros y cristianos de España se conocen como “bailes (o danzas) de la Conquista” y pueden enfrentar a españoles con comunidades precolombinas, aunque también se mantienen otros episodios más clásicos.