Ruta de los pueblos blancos de Cádiz

0

Los pueblos blancos de Cádiz conservan tradiciones ancestrales como la del queso Payoyo.

Hay dos recorridos en coche por los pueblos blancos de Cádiz, por el Norte y el Sur de la Sierra de Grazalema.

Cádiz es mucho más que un puñado de islas mágicas. El interior de esta provincia de Andalucía tiene una de las rutas turísticas más singulares de España, la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz, que puedes recorrer con una visita guiada y con transporte incluido desde 76 €.

 Patrimonio de la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz

¿Qué hace tan especial un recorrido en coche por los pueblos blancos de Cádiz? Sin duda, la combinación de Historia y Naturaleza de cada uno de ellos.

En la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz se conservan restos megalíticos de miles de años de antigüedad, infraestructuras romanas y medievales y tradiciones artesanales como la del queso payoyo o las curtidurías de Ubrique. Además, los paisajes de la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz tienen un gran valor medioambiental porque discurren por entornos como la Sierra de Grazalema –entre los lugares más lluviosos de España– los manantiales medicinales que rodean El Bosque, uno de los 19 pueblos blancos de Cádiz.

El agua en la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz

Siempre se piensa que en Andalucía llueve poco y que en Cádiz lo hace menos pero un recorrido por los pueblos blancos de Cádiz desmiente ese tópico.

Que en Grazalema llueve mucho es un hecho confirmado por la cantidad de ríos, pantanos y manantiales que se pueden disfrutar en la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz.

El aprovechamiento histórico de esos recursos hídricos ha permitido la proliferación del cultivo del olivo, entre otros. Al Norte de la provincia de Cádiz, lindando ya con Málaga, también es importante el cultivo de la vid y la cultura del vino, cuya impronta también se deja sentir en los lugares que ver en Ronda en dos días.

Otra curiosidad relacionada con el agua en la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz tiene que ver con la explotación salinera porque es aquí donde se mantiene abierta una de las pocas salinas de interior de Andalucía, que se puede visitar con cita previa. Se trata de las Salinas de Iptuci –cuyos inicios se remontan a los fenicios- cerca del pueblo blanco de Prado del Rey.

¿Cuáles son los pueblos blancos de Cádiz?

La Ruta por los pueblos blancos de Cádiz incluye 19 localidades, cada una de ellas con un atractivo distintos.

 

Mapa de la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz




Arcos de la frontera: se considera la puerta de entrada de las dos rutas por los pueblos blancos de Cádiz, hacia el Norte y hacia el Sur. Arcos de la Frontera se yergue sobre una peña casi inaccesible –a 96 metros de altura- y su centro histórico está considerada Monumento Histórico Artístico. Otra curiosidad de este pueblo blanco de Cádiz es que su Belén viviente es pionero en España.

Algar: si decides realizar un recorrido en coche por los pueblos blancos de Cádiz hacia el Norte, la segunda localidad de tu camino será Algar, importante por su patrimonio histórico relacionado con la explotación acuífera desde tiempos de los romanos.

Bornos y Espera: en estos pueblos blancos de Cádiz destaca la superposición histórica de construcciones de distinto tipo. El lugar más antiguo que puedes visitar en este recorrido por los pueblos blancos de Cádiz sería el yacimiento arqueológico de Carissa Aurelia –con orígenes neolíticos. No te olvides tampoco de conocer el castillo- palacio de los Ribera, levantado sobre otro de origen árabe, o el Castillo de Faetar, ambos catalogados como Bien de Interés Cultural.

Villamartín: éste es uno de los mejores ejemplos de la relación de los pueblos blancos de Cádiz y el agua, que por aquí discurre bajo la forma de río Guadelete. Lo más importante de este pueblo blanco de Cádiz es el Dolmen de Alberite, en el Yacimiento de Torrevieja, una de las construcciones megalíticas más antiguas e importantes de la Península Ibérica, con cerca de 6.000 años de antigüedad.

Algodonales: este pueblo blanco de Cádiz está en la Sierra de Líjar, un lugar ideal para practicar deportes aéreos, desde parapente y ala delta o vuelo sin motor. Hay evidencias de asentamientos neolíticos aunque el origen del Algodonales actual está en el siglo XVI. Lo más importante de esta parada en la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz es la recreación histórica que organizan anualmente sobre el dos de mayo de 1810, una fecha que también se celebra en Madrid.

El Gastor: conocido como El Balcón de los pueblos blancos de Cádiz por sus vistas panorámicas, en El Gastor tiene que visitar los yacimientos megalíticos de los alrededores (como el Dolmen de El Charcón) y el Museo de usos y costumbres, situado en la casa de la novia del famoso bandolero José María “el Tempranillo”, nacido en una pedanía de Lucena, la perla de Sefarad.

Los bandoleros dieron pie a multitud de leyendas y episodios memorables en los pueblos blancos de Cádiz y otras zonas de las sierras andaluzas, como narra Alejandro Dumas en su libro de impresiones de viaje por España.

En El Gastor también es famosa la fiesta del Corpus Christi, de Interés Turístico Nacional, en la que suenan las famosas gaitas gastoreñas.

GRAZALEMA-PUEBLO-CADIZ-MALAGA-ANDALUCIA-ESPANA-SPAIN

Grazalema pueblo. Cortesía.como el resto de fotografías de este artículo, de Clive Muir,turismograzalema.info

 

Disfruta del barranquismo de Grazalema en la Ruta de los Pueblos Blancos de Cádiz  desde 35 €

 

Olvera: el conjunto histórico artístico y el Museo Olvera, la frontera y los castillos son motivos para detener tu recorrido por los pueblos blancos de Cádiz.

Puerto Serrano: si te gustan la Naturaleza y la ornitología, en Puerto Serrano encontrarás una importante colona de buitres leonados en la Reserva Natural del Peñón de Zaframagón.

Torre Alháquime: el legado musulmán de la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz se deja sentir aquí con fuerza porque el nombre de esta localidad deriva de Al Hakim, que significa “fortaleza”.

Setenil de las Bodegas: lo más curioso de este pueblo blanco de Cádiz es que las casas de sus vecinos están dentro de cuevas o bajo ellas. Además, su Semana Santa está considerada Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Alcalá del Valle: otro referente de la importancia del agua en la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz la encontramos aquí, donde muchos lugares que ver llevan nombre relacionados con ella: Convento de Caños Santos, Fuente Grande…

 

Recorre Villaluenga del Rosario y Grazalema en bicicleta por 30 €

 

Prado del Rey: si quieres realizar el recorrido en coche por la Ruta de los pueblos blancos de Cádiz hacia el sur, tu primera parada después de Arcos de la frontera será Prado del Rey, famoso por el yacimiento arqueológico romano de Iptuci y las salinas homónimas.

El Bosque: el senderismo por el entorno de la Sierra de Albarracín que rodea este pueblo blanco justifica una parada en tu viaje por Cádiz. No te olvides de visitar también El Molino de Abajo, del siglo XVIII.

Ubrique: entre los parques naturales de Grazalema y Los Alcornocales, Ubrique ha revivido su tradicional industria de curtiduría y fabrica para marcas tan importantes como Loewe. Te lo explicarán mejor en el Museo de la Piel. No te olvides de visitar el yacimiento de Ocuri, de origen romano.

Benaocaz: lo más singular de este pueblo blanco de Cádiz es su barrio nazarí.

Villaluenga del Rosario: dicen que éste es el más pequeño y más alto de los pueblos blancos de Cádiz. Situado en el corazón del Parque Natural de la Sierra de Grazalema, Villaluenga tiene la plaza de toros más antigua de Cádiz y, además, con forma poligonal. Los espeleólogos encontrarán aquí 80 cuevas y tres de las simas más importantes de Andalucía.

Además, en Villaluenga del Rosario mantienen viva la elaboración tradicional del queso Payoyo, uno de los tres quesos artesanales de Cádiz, elaborado a partir de la leche de una cabra autóctona, la cabra Payoya.

Grazalema: dicen que éste es uno de los pueblos blancos de Cádiz más bonitos, aunque todos tienen mucho encanto. Aquí tienes que ver el Museo de artesanía textil y de mantas y el pinsapar.

Benamahoma: esta pedanía de Grazalema mantiene su nombre de origen árabe, que significa “hijos de Mahoma”. Lo más importante de este pueblo blanco de Cádiz es la Fiesta de moros y cristianos.

Zahara de la Sierra: éste también está considerado entre los pueblos blancos de Cádiz más bonitos gracias a su castillo del siglo XIII, los restos de sus murallas y sus casas derramadas por la ladera. Lo más curioso de Zahara de la Sierra es que, ¡tiene playa! Artificial, claro. Su fiesta del Corpus Christi también es de Interés Turístico Nacional.




Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar por la web consideramos que acepta nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies