Catedral de Burgos: horarios, precios y fotografías del interior

0

La Catedral de Santa María es uno de los lugares que ver en Burgos en un día.

El mapa turístico de Burgos tiene una parada obligada en la Catedral de Santa María de Burgos, la primera de estilo Gótico de la Península Ibérica y Patrimonio de la Humanidad desde 1984.




La primera piedra de la Catedral de Burgos se colocó en el año 1221 por indicación del rey Fernando III el Santo, seguramente convencido de la necesidad de levantar un templo nuevo y más imponente por el otro gran mecenas de la Catedral de Burgos, el Obispo Mauricio, que había viajado por Francia para escoltar a la esposa del rey, Beatriz de Suabia, y que regresó a Burgos empapado del Gótico ya presente en Notre Dame o Reims.

La Catedral de Burgos fue construida en dos etapas: la primera, de estilo Gótico clásico, se data entre los siglos XIII y XIV. La segunda, a partir del siglo XV, se distingue por el Gótico flamígero que trajeron los maestros Juan y Simón Colonia, padre e hijo. Antes que ellos, la Catedral de Burgos tuvo otro maestro conocido, de nombre Enrique, que también trabajó en la Catedral de León, famosa por sus vidrieras de colores y uno de los lugares que ver en León en dos días.

Aunque en Burgos merece la pena que visites el Monasterio de Las Huelgas, el primero femenino del Císter, lo cierto es que la visita a la Catedral de Burgos te puede llevar varias horas o, incluso, una mañana entera. Aunque los datos, las fechas y las curiosidades son casi infinitos, conviene que no te pierdas los siguientes detalles que hacen de la Catedral de Burgos un edificio único en el mundo.

  • Puerta del Sacramental:

Si la Catedral de Burgos es la primera de estilo Gótico de la Península, la Puerta del Sacramental es la primera manifestación de escultura gótica, aunque mantiene algunos guiños románicos, como la iconografía del Apocalipsis de San Juan. Son muy curiosas las figuras de los Apóstoles, escribiendo sus Evangelios sobre sus mesas de trabajo.

  • Fachada principal:

Otra curiosidad del exterior de la Catedral de Burgos es la parte inferior de su fachada principal no es original. Lo que hoy vemos se reconstruyó, en estilo Neoclásico, en el siglo XVIII, aunque grabados anteriores permiten saber que su decoración primigenia sería de inspiración mariana.

La parte inferior de la fachada principal de la Catedral de Burgos está reconstruida en estilo neoclásico


    • Capilla de los Condestables de Castilla

    En el interior de la Catedral de Burgos hay multitud de capillas y detalles que merecen la pena pero la Capilla de los Condestables de Castilla se lleva la palma. Sus dimensiones y su decoración –sobre todo la arquitectónica- dan la sensación de que es una catedral dentro de otra catedral.

    • Cimborrio de la Catedral de Burgos

    El cimborrio original de la Catedral de Burgos fue diseñado y construido por Juan y Simón de Colonia, los responsables de la segunda etapa (gótica flamígera) de Santa María. Pero el que hoy vemos, sin desmerecerlo, es del siglo XVI, obra de Juan Vallejo y de estilo plateresco. Bajo ella, mucho más sobria pero no por ello menos atractiva, la última tumba del Cid Campeador –Rodrigo Díaz de Vivar- y su esposa, Doña Jimena; o, al menos de los restos que no se perdieron durante los traslados a los que fueron sometidos durante siglos y al expolio que las tropas napoleónicas realizaron en el cercano monasterio burgalés de San Pedro de Cardeña.

    Si te interesa la figura del Cid, no te pierdas tampoco el Cofre del Cid, en la Capilla del Corpus Christi de la Catedral de Burgos. Dicen que lo utilizó para engañar a los judíos aunque parece que en realidad sirvió para guardar papeles del cabildo.

    • El trasaltar de la Catedral de Burgos

    Cuando crees haber visto lo mejor de la Catedral de Burgos tras admirar el cimborrio y la Escalera Dorada, te encuentras con otra de sus joyas. O, mejor dicho, con cinco de ellas: los retablos pétreos, de los siglos XV y XVI, que ocupan el trasaltar. Aunque dos de ellos han sido atacados por el denominado mal de la piedra, sus figuras arrancan las mismas exclamaciones que los otros tres porque, incluso, parecen surgir de la piedra sin labrar, provocando una mayor admiración, si cabe, por su artífice, el escultor Pedro Alonso de los Ríos.

    • Escalera dorada de Diego de Siloé

    Esta escalera fue inicialmente diseñada para sustituir a la de madera que salvaba el desnivel que se generó al tener que acotar un terreno más amplio que el que ocupaba la primitiva catedral románica. El arquitecto y escultor renacentista Diego de Siloé –oriundo de Burgos- echó el resto, tanto por la armonía de las líneas como por su decoración y los materiales utilizados; de hecho, la Escalera Dorada de la Catedral de Burgos fue tomada como referencia para construir la Escalera de la Ópera de París.

    • El retablo de la Capilla de Santa Ana

    El padre de Diego de Siloé, Gil de Siloé, dejó otra huella indeleble en la Catedral de Burgos que merece la pena que admires: el retablo de la Capilla de Santa Ana, con el árbol de Jesé como eje de la genealogía humano-divida de Jesucristo y su familia. En el centro de la capilla, frente a ese retablo, se encuentra el sepulcro del mecenas de este recinto, el Obispo Don Luis de Acuña, obra de Diego de Siloé. La delicada y minuciosa obra está tallada en mármol, siguiendo el estilo del pedestal del Papa Sixto, una de las cosas que ver en los Museos Vaticanos.

    • El Papamoscas de la Catedral de Burgos

    Entre las curiosidades que ver durante tu visita a la Catedral de Burgos destaca la figura del legendario Papamoscas, un autómata o robot del siglo XVIII. El papamoscas de la Catedral de Burgos evoca la frustrada historia de amor del rey Enrique III y una bella joven con la que coincidía a diario en la Catedral de Burgos.

    • El Cristo de Burgos

    Otro de los iconos de la Catedral de Burgos es el Cristo de Burgos. Se trata de una escultura articulada, muy realista gracias, sobre todo, a los materiales con los que está hecha -piel de ternero y pelo y uñas humanas- que durante la Edad Media alimentaron las leyendas sobre su naturaleza hasta el punto que se decía que el Cristo de Burgos sudaba, sangraba y lloraba.

    La figura del Cristo de Burgos estaba en el Convento de los Agustinos Ermitaños pero el temor a que fuera destrozado por las tropas napoleónicas hizo que se trasladara a la iglesia de San Nicolás y luego a la Catedral de Burgos (1836).

    Aunque nos parezca raro, las figuras articuladas eran relativamente habituales en la Edad Media porque se utilizaban para rituales como la Coronación de los Reyes o la liturgia de, sobre todo, la Semana Santa.

    • Las esculturas de los cuatro hijos de Fernando III el Santo

    En el claustro de la Catedral de Burgos encontrarás el que para muchos es el conjunto escultórico más bello de todo el edificio, que inmortaliza a los cuatro hijos del rey que inició la construcción de la primera catedral gótica de España, Fernando III el Santo.




    Horarios para visitar la Catedral de Burgos

    Los horarios para visitar la Catedral de Burgos contemplan dos periodos: del 19 de marzo al 31 de octubre y del 1 de noviembre al 18 de marzo, además de algunas fechas excepcionales en el mes de abril.

    Aquí puedes consultar los horarios para visitar la Catedral de Burgos de manera actualizada.

    Precios para visitar la Catedral de Burgos

    Los precios para visitar la Catedral de Burgos oscilan entre los 7 € de la entrada general a los 4,50 €para peregrinos, estudiantes, familias numerosas o desempleados. La entrada para la Catedral de Burgos para personas con discapacidad es de 2 €. Todos incluyen audioguía.

    Los martes por la tarde, entre las 16.30 y las 18:30 (hasta las 18:00 en invierno) la entrada a la Catedral de Burgos es gratuita.

    Consulta aquí los precios para visitar la Catedral de Burgos de manera actualizada.

    Fotografías del interior de la Catedral de Burgos

    La Capilla de los Condestables y la Escalera Dorada de la Catedral de Burgos.

    La Capilla de los Condestables y la Escalera Dorada de la Catedral de Burgos.

    El cimborrio de la Catedral de Burgos fue reconstruido en estilo plateresco en el siglo XVI

    El cimborrio de la Catedral de Burgos fue reconstruido en estilo plateresco en el siglo XVI.

    Detalles decorativos del interior de la Catedral de Burgos

    Detalles decorativos del interior de la Catedral de Burgos.

    El trasaltar de la Catedral de Burgos reúne cinco retablos pétreos de una extraordinaria belleza

    Los retablos pétreos del trasaltar de la Catedral de Burgos merecen una especial atención por su belleza y calidad técnica.

     

    Uso de cookies

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar por la web consideramos que acepta nuestra política de cookies ACEPTAR

    Aviso de cookies