Santa Teresa de Jesús en Ávila

0

Descubre las obras de Santa Teresa de Jesús entre las cosas que ver en Ávila.

Santa Teresa de Jesús es la primera Doctora de la Iglesia (sólo hay dos más) y Patrona de Escritores y Gastrónomos.

Descubre las obras de Santa Teresa de Jesús en Ávila, ciudad en la que creció y donde inició la reforma de la Orden del Carmelo con este reportaje escrito con motivo del Quinto Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, que resume los lugares teresianos más importantes de una ciudad que es Patrimonio de la Humanidad y una de las diez mejores ciudades para visitar en España.

Además, incluimos una selección de fotografías de los lugares que forman parte del legado de Santa Teresa de Jesús en Ávila y un mapa turístico de Ávila con las cosas que ver en Ávila relacionadas con los Lugares Teresianos.

No te pierdas tampoco los libros sobre Santa Teresa de Jesús que recomendamos, tanto ensayos como novelas históricas.

De Ávila a Alba de Tormes hay 71 kilómetros. A Teresa de Cepeda y Ahumada le llevó 20 años y 17 fundaciones, rompiendo la compostura de su Orden y de su época, unir ambos lugares. Por el camino, además de Historia y mística, grandes amigos, muchos textos, cierta polémica y bastante amor, a Dios y los hombres. El Quinto Centenario de su nacimiento fue la excusa perfecta para viajar por media España y especialmente por Ávila, ciudad fundamental en la biografía de Santa Teresa de Jesús, y redescubrir a la mujer, la escritora, la cocinera y la melómana; a la monja valiente que todavía sigue diciéndonos cosas interesantes.

En el corazón teresiano de Ávila 

La voz cantarina da la vuelta al torno de madera del Convento de San José de Ávila y lo que hace un minuto era, extramuros, un problema, se convierte –“Nada te turbe, nada te espante”- en una bendición y una estampa de La Santa, Santa Teresa de Jesús, que empezó aquí su aventura fundadora de 20 años y cientos de kilómetros, Reino de España arriba, Reino de España abajo, desde Ávila, donde nació,hasta Sevilla y Burgos, pasando por Caravaca de la Cruz, Malagón o Soria. Diecisiete conventos reformadores y revolucionarios con la impronta de una mujer diferente, tenaz, perseverante, leída, excelente relaciones públicas y buceadora del alma humana. ¿Cómo si no, cuestiones de fe aparte, pudo convencer a intelectuales y poderosos de su época para que la apoyaran en su empresa al mismo tiempo que driblaba a una Inquisición efervescente, obsesionada con los alumbrados, y convencía a sus contemporáneas para que lo dejaran todo a favor de la pobreza y el silencio, la austeridad, el retiro y la mortificación de la carne? Y en comunidades pequeñas, como sigue siendo el Convento de San José, el de Las Madres, como le conocen sus vecinos abulenses, en honor a su santo predilecto, donde hay cerca de 20 hermanas de entre 20 y 42 años.

Paseos y textos

Quizá ese afán por acentuar “la humanidad de Cristo”, como explica, torbellino de vitalidad y energía, el Padre Antonio González López en la Capilla del nacimiento de la Iglesia de Santa Teresa de Ávila, haga que su legado –de hijas y libros como dijo su amigo Fray Luis de León– llegue también con humanidad y fuerza a las mujeres del siglo XXI: “No consintamos hermanas, que sea esclava de nadie nuestra voluntad” escribía en Camino de Perfección, años después de  patearse la ciudad, entre el Monasterio de La Encarnación –de Carmelitas Calzadas y donde vivió durante 30 años- y el Monasterio de Santo Tomás, lugar teresiano imprescindible en Ávila, (con sus tres claustros y el Museo Oriental de Ávila, su iglesia y un vínculo inmortal con los Reyes Católicos y Torquemada), donde se confesaba y debatía con teólogos y místicos. Sin faltar a la obediencia, pero sin cortarse un pelo. O la Basílica de San Vicente, frente a cuya Virgen de la Soterraña dejó para siempre sus zapatos.

Santa Teresa de Jesús y el Cristo de la Agonía  

Fue en el Monasterio de Santo Tomás de Ávila, casa de los Dominicos donde, por cierto, tuvo una de sus visiones más poderosas -mientras meditaba en la Capilla del Cristo de la Agonía– relacionadas siempre, dicen, con una enfermedad por la que le dieron por muerta y de la que recuperó la movilidad corporal tras años de esfuerzo, aunque las secuelas marcaron el resto de su vida: 67 años de abstinencia y descalcez, de viajes, rueca, fogones y construcciones; de libros y cartas.

Porque pese al ajetreo y los problemas físicos, Teresa de Cepeda y Ahumada –Santa Teresa de Jesús o Santa Teresa de Ávila- le dio a la pluma, con ideas densas y mensajes sencillos. Aunque se autocensuró y la censuraron, visionaria en un tiempo de aguas religiosas turbias. En la cripta del Museo de Santa Teresa,-“el mejor del mundo”- donde hoy conservan un patrimonio escrito sin igual,estuvo su casa familiar. Muy cerca, el Palacio de Núñez Vela,su padrino. Y a tiro de piedra en ese cogollo de piedra y cielos rasos que era y es Ávila, la ciudad más alta de España, la Catedral del Salvador–la primera catedral gótica del país– con la imagen de la Virgen de la Caridad a la que se encomendó cuando, a los trece, se quedó huérfana de madre, con 12 hermanos y un padre, descendiente de judíos,que entonces la quería atar un poco en corto.

El mapa de la Ruta teresiana

Luego, Santa Teresa de Jesús se puso el mundo por montera y se echó a los caminos para difundir un mensaje del que se pueden extraer enseñanzas seglares. Sus sandalias de esparto tuvieron la ayuda de San Juan de la Cruz (“mi medio fraile”, como le decía, con gran sentido del humor, por su baja estatura); San Pedro de Alcántara, también viajero y contemplativo, o Santa Ana de Bartolomé, que se fue hasta Amberes pasando por Francia. “Es muy interesante”, apunta el Padre Antonio, “cómo ella potenciaba las personalidades de su alrededor.” Coaching del siglo XVI de una mujer sensible y práctica (“el agua y el jabón no están reñidos con la religión”), que guisaba sardinas y batatas –en las que se inspiró, por cierto, “Teresa entre pucheros”, el Menú especial del Parador de Ávila con el que le rinden homenaje porque “Jesús también está entre pucheros”- y convencía con lo que suele dar más miedo siempre, la palabra.

Aquel fue un siglo de viajes y de influencias, de descubrimientos y de guerras, pero aquel puñado de religiosos demostró un tesón inaudito. Tanto es así que a la fundadora de los Carmelitas Descalzos la parca le pilló en camino, desviada hacia Alba de Torres por requerimientos de la Duquesa del momento. Allí está enterrada Santa Teresa de Jesús, en la Basílica de Alba de Torres que lleva su nombre.

Reliquias e insinuaciones carnales al margen, el ideario de Santa Teresa de Ávila (beatificada en 1614 y canonizada en 1622) es accesible y deja miguitas de pan sobre las que, absorbida la contemplación por la hiperconexión, merece la pena, deambulando tras sus pasos por cascos históricos que son, además, Patrimonio de la Humanidad, reflexionar. Porque “la paciencia todo lo alcanza.”

Libros sobre Santa Teresa de Jesús:

El camino de perfección y Las fundaciones, de Santa Teresa de Jesús.

Las biografías de Daniel de Pablo (Editorial de Espiritualidad).

Y de repente, Teresa. Jesús Sánchez Adalid (Ediciones B), una novela histórica sobre Santa Teresa de Jesús y su época.

Sus ojos en mi, Fernando Delgado (Editorial Planeta). Premio Azorín 2015.

Teresa de Jesús, una mujer extraordinaria. Cathleen Medwick (Editorial Maeva).

Fotografías sobre los lugares de Santa Teresa de Jesús en Ávila

SANTA-TERESA-JESUS-AVILA-CATEDRAL-CRISTO-SALVADOR-CASTILLA-LEON-ESPANA-LUGARES-TERESIANOS
Virgen de la Caridad, en la Catedral de Ávila, a la que Teresa de Cepeda y Ahumada se encomendó al quedar huérfana de madre con 13 años.

AVILA-SANTA-TERESA-CASTILLA-LEON-ESPAÑA-ESPANA-SPAIN-PATRIMONIO-HUMANIDAD-MISTICOS-ESPAÑOLES
SANTA-TERESA-JESUS-AVILA-CASTILLA-LEON-ESPANA
Escultura que representa el Éxtasis de Santa Teresa frente a las Murallas de Ávila.
CONVENTO-MUSEO-SANTA-TERESA-JESUS-AVILA-CASTILLA-LEON-ESPANA-LUGARES-TERESIANOS
Capilla del Nacimiento.
Escultura de Santa Teresa de Jesús frente al Monasterio de La Encarnación de Ávila
Confesionario de Santa Teresa de Jesús en el Convento de San Esteban de Salamanca
Confesionario de Santa Teresa de Jesús en el Convento de San Esteban de Salamanca
SANTA-TERESA-JESUS-SAN-VICENTE-AVILA-CASTILLA-LEON-ESPANA-LUGARES-TERESIANOS
Virgen de la Soterraña, en la cripta de San Vicente de Ávila y nave principal de la Basílica.
SANTA-TERESA-JESUS-AVILA-CONVENTO-SAN-JOSE-MADRES-CASTILLA-LEON-ESPANA
Interiores de la Iglesia del Convento de San José y de la Capilla Primitiva.
SANTA-TERESA-JESUS-AVILA-CONVENTO-SAN-JOSE-MADRES-CASTILLA-LEON-ESPANA
Entradas al museo y a la Capilla Primitiva del Convento de San José o de Las Madres, en Ávila.
CONVENTO-MUSEO-SANTA-TERESA-JESUS-AVILA-CASTILLA-LEON-ESPANA-LUGARES-TERESIANOS
Convento y Museo de Santa Teresa.
SANTA-TERESA-JESUS-MONASTERIO-ENCARNACION-AVILA-CASTILLA-LEON-ESPANA
Capilla junto a la celda en la que vivió en el Monasterio de La Encarnación.
SANTA-TERESA-JESUS-MONASTERIO-ENCARNACION-AVILA-CASTILLA-LEON-ESPANA
Monasterio de la Encarnación, fundamental en la vida de Santa Teresa de Jesús y en un recorrido teresiano por Ávila.
CRISTO-AGONIA-MONASTERIO-SANTO-TOMAS-AVILA-SANTA-TERESA-AÑO-TERESIANO-AVILA-CASTILLA-LEON-ESPAÑA
La Capilla del Cristo de la Agonía, o de Santa Teresa, está muy cerca del Altar Mayor de la Iglesia de Santo Tomás, en esta imagen cubierta aún por una lona protectora.
SANTA-TERESA-JESUS-AVILA-MONASTERIO-ENCARNACION-CELDA-AVILA-CASTILLA-LEON-ESPANA-LUGARES-TERESIANOS
A la izquierda, recreación de y a la derecha, la celda de Santa Teresa en el Monasterio de la Encarnación.

Inicio

Mapa turístico de Ávila con los lugares teresianos

ç

Inicio