Parques en Madrid

0

La historia y la naturaleza se dan la mano en esta selección de parques en Madrid.

Descubre los 7 mejores parques de Madrid de acceso gratuito.

Dicen que “de Madrid al cielo” y también se podría decir que, al parque, porque los parques de Madrid son espacios verdes perfectos para el ocio en familia, con amigos o en pareja pero también lugares en los que conoce un poco mejor la Historia de la capital de España. Por eso, si buscas qué ver y qué hacer en Madrid, nada mejor que incluir alguno de estos parques de Madrid en tu agenda de visitas.

Hemos seleccionado algunos de los mejores parques de Madrid para que puedas organizar tus planes en pareja en Madrid más originales, sobre todo si estás pensando qué llevar a un picnic con el que sorprender a tu media naranja.

Parque de El Capricho, obra de una mujer de vanguardia

Real Jardín Botánico de Madrid, único en Europa

Madrid Río, junto al Manzanares

Parque de El Retiro

Parque del Oeste, el más juvenil de los parques de Madrid

Parque del Tío Pío, el de las siete tetas

Campo del Moro, tres siglos de espera

Pero cualquiera de estos parques de Madrid será perfecto también si buscas parques de Madrid para pasar el día con tus hijos o con amigos. Además de caminar, en casi todos ellos podrás patinar y montar en bicicleta; sentarte bajo los árboles o descubrir algunos de los lugares de interés que ver en un mapa turístico a pie por Madrid en dos días.

Además, de los 7 parques de Madrid elegidos, sólo uno de ellos cobra entrada –muy reducida y con descuentos- debido a su extraordinario valor científico, por lo que, ¡no tienes excusa para no conocer todos los parques de Madrid que te proponemos! ¡Son perfectos para cualquier plan barato en Madrid!

Y para rematar este resumen de parques de Madrid, hemos preparado unos mapas de ubicación para que puedas encontrar todos los parques de Madrid con facilidad.

El Parque del Capricho: arte, feminismo, vanguardia y familia

Hasta hace unos años, el primero de los parques de Madrid que te proponemos no era demasiado conocido. Hoy, es uno de los más visitados, aunque aquí te damos algunas claves para que tu paseo sea un poco más especial de lo habitual.

El Parque del Capricho de Madrid fue la antigua finca de los Duques de Osuna, todo un referente de historias, feminismo, diseño, ingenio, Arte y curiosidades naturales. Esa mezcla hace que sea el primero de nuestros parques de Madrid favoritos.

El Parque del Capricho de Madrid lo pensó María Josefa de la Soledad Alonso Pimental de Téllez Girón, Condesa de Benavente y Duquesa de Osuna, una mujer de ideas avanzadas, coleccionista de pinturas y libros prohibidos, y amiga y mecenas –igual que su marido- de Goya.

La Duquesa compró la finca de Canillejas al Conde de Priego en 1783 –cuando se tardaba una hora y media en recorrer las 20 leguas que separaban este parque de Madrid de la ciudad- para hacer “una alameda de antojos” y a fe que lo consiguió: un palacio acogedor como un pabellón de caza para deleitar a su marido; un fortín a escala para que sus hijos, Paco y Pedro, jugaran a la guerra; pistas de bádminton, croquet, petanca y otros juegos para las niñas y una ermita para el ermitaño que se encontraron, Fray Arsenio, además de un lago artificial y varios canales en los que organizar naumaquias. En el Parque del Capricho de Madrid, los Duques de Osuna también organizaban bailes de disfraces a los que llegaban en globo aerostático, como cuenta Almudena de Artega en “Capricho”. Si quieres conocer el primero de nuestros parques de Madrid, merece la pena que leas esta novela para disfrutar más de rincones tan peculiares como el laberinto de laurel, que sigue siendo el original y que hoy en día está catalogado como Patrimonio artístico- natural de Madrid.

Volver arriba

Real Jardín Botánico de Madrid: flores para la ciencia

El segundo de los parques de Madrid que hemos escogido, nos lleva a conocer a un rey ilustrado. Porque el Real Jardín Botánico de Madrid, único en Europa, y Jardín Artístico desde 1942, se lo debemos a Carlos III, el mejor Borbón en España. Este monarca estuvo empeñado en convertir a Madrid en una ciudad a la altura cultural y urbanística del resto de capitales europeas. Así que, si sus iguales del viejo continente inventaban Gabinetes de Curiosidades, él hizo lo propio: un Gabinete de Historia Natural en lo que hoy es el Museo del El Prado, uno de los museos del Paseo del Arte de Madrid que no puedes perderte.

Justo al lado, Carlos III ordenó construir un nuevo Real Jardín para sustituir –mejorándolo- el que ya existía en Migas Calientes, levantado por Fernando VII.  

 El Real Jardín Botánico es el único de los parques en Madrid seleccionados donde se paga entrada muy ajustada (3 €), aunque con descuentos para estudiantes, precios especiales para grupos y exenciones para colectivos como desempleados, discapacitados, estudiantes y profesores, Amigos del Jardín, etc. Mejor consultar con antelación en su web.

El Real Jardín Botánico de Madrid está al lado del Museo del Prado, en la Milla de Oro de Madrid

El Real Jardín Botánico es uno de los parques de Madrid que se distingue por su sosiego, su calidez y su actividad científica, además de por su ubicación, en la Milla de Oro de Madrid. Allí se puede leer, pasear y charlar, además de descubrir muchísimas curiosidades gracias a sus colecciones y actividades: porque este jardín de Madrid es, sobre todo, un museo vivo, un espacio de divulgación y e investigación.

Volver arriba

Madrid Río: espacios públicos del XXI

El tercero de los parques de Madrid que hemos elegido surge de la reforma de la M30, una de las vías de circulación más activas de la capital de España. Ahora, el espacio por el que antes circulaban los coches es una zona de jardines, canchas deportivas, pistas para patinar, correr y pedalear, así que se puede decir que Madrid Río ha pasado de ser cicatriz a ribera de unión.

El tercero de nuestros parques de Madrid se ubica a la vera del río Manzanares, el río de Madrid. En primavera y verano Madrid Río es uno de los parques en Madrid más deliciosos, sobre todo al atardecer. Por las noches, además de dar un paseo nocturno entre sus puentes iluminados, puedes tomar una copa con vistas al Palacio Real de Madrid.

Otro aspecto positivo de Madrid Río es que conecta directamente con la Casa de Campo. Si eres aficionado al ciclismo o la carrera, ¡aprovecha las rutas señalizadas! Eso sí, en caso de que elijas el tercero de parques de Madrid, ¡ojo al hurto! Sobre todo si aprovechas sus espacios verdes para un picnic como alternativa a los típicos planes de domingo en Madrid.

MADRID-RIO-MANZANARES-ESPANA
Madrid Río. Asociación Nophoto. Madrid Destino.

Volver arriba

El Retiro: el Central Park de Madrid

Entre los parques de Madrid más populares siempre figura el Parque del Retiro. Seguramente se deba a que es uno de esos parques de Madrid que no se acaba nunca. Ni siquiera para los “gatos” –apodo popular para los madrileños- que siempre encuentran algún rincón nuevo, una leyenda, una imagen, una experiencia diferente en este parque de Madrid.

En las 118 hectáreas del parque del Retiro de Madrid encontrarás sendas botánicas, montañas artificiales, estanques, palacios y fuentes, esculturas plácidas y demoníacas y una inabarcable muestra del ingenio y de las aficiones del ser humano.

Si buscas un parque de Madrid para pasar el día entero, éste es uno de los mejores. Aunque su céntrica ubicación también convierte el Parque del Retiro de Madrid en un atajo perfecto o en una zona en la que practicar deporte al mediodía o al salir de la oficina. Hagas lo que hagas en el cuarto de nuestros parques de Madrid, no te olvides de que también se lo debes a Carlos III, el primero que permitió (aunque parcialmente) el acceso público a este espacio de recreo real, y a los revolucionarios de La Gloriosa que, a partir de 1868 abrieron a la sociedad civil el cuarto de los parques de Madrid que te proponemos conocer, anulando para siempre su consideración de propiedad real. Si eliges El Retiro como uno de los parques de Madrid para recorrer, no te olvides de conocer la Casita del Pescador, de la época de Fernando VII; el Bosque del Recuerdo, en homenaje a las víctimas del atentado terrorista de Atocha del año 2004,  la fuente del Ángel Caído, los jardines afrancesados de Felipe V, la escultura de Alfonso XII, o el Palacio de Cristal, legado de esa época de exposiciones universales que fue el siglo XIX.

El Ángel Caído del Parque del Retiro de Madrid es, sin duda, uno de los símbolos más conocidos de los parques de Madrid y uno de los misterios que más se analizan en las guías sobre los aspectos más oscuros y ocultos de la Historia de Madrid.

Otro aspecto que hace del parque de El Retiro uno de los mejores parques de Madrid es su valor natural.

Volver arriba

Parque del Oeste, la batidora del tiempo

El Parque del Oeste podría ser considerado el más juvenil de los parques de Madrid. Está muy cerca de la Ciudad Universitaria y de los colegios mayores, lo que significa que durante los fines de semana el ambiente está marcado por la juventud.

Pero hemos elegido el Parque del Oeste como uno de los mejores parques de Madrid por su geografía variada y la cantidad de monumentos que vas a encontrar en cada uno de sus tramos. Como sucedía en el Parque del Retiro, cada lugar habla de una etapa de la Historia de Madrid.

El Parque del Oeste de Madrid original empezó a diseñarse a principios del siglo XX, aunque su superficie no coincidía con la que hoy conocemos. Durante la Guerra Civil española, el antepenúltimo de nuestros parques de Madrid imprescindibles formó para de la línea del frente, así que quedó prácticamente destruido. Su consideración de parque de Madrid fue recuperada en los años 40 del siglo pasado.

El recuerdo más potente de su relación con la guerra lo encontramos muy cerca de otro de sus símbolos, el Templo de Debod, uno de los templos egipcios que iban a desaparecer bajo las agua de la presa de Asuán y que el gobierno de Egipto regaló al pueblo español por su participación en el rescate de los Templos de Abú Sinbel.

El Templo de Debod y las vistas que se tienen desde la balconada cercana hacen que el Parque del Oeste sea uno de los parques de Madrid más populares entre los novios que buscan dónde hacerse fotografías.

Justo al otro lado del templo egipcio, bajando unas escaleras, encontrarás el lugar en el que estuvo el Cuartel de la Montaña, donde se produjo uno de los primeros levantamientos del golpe de estado de 1936, sofocado sin contemplaciones por las fuerzas de la República.

Volver arriba

Cerro del Tío Pío: tetas con vistas

Al Tío Pío le han podido las siete tetas de Vallecas. No es broma. Es que todo el mundo conoce por este nombre el penúltimo de los parques de Madrid recomendados: 7 tetas… Cada una, una colina. ¿Sería intencionado el número para hacer de Madrid una ciudad sabia, como Roma o Estambul? Su geografía hace que el Cerro del Tío Pío se distinga del resto de parques de Madrid pero sus vistas hacen que sea uno de los parques de Madrid más bonitos y su historia lo convierte en uno de los parques de Madrid más castizos, razones por las que lo hemos incluido en esta selección de parques de Madrid.

Además, el del Cerro del Tío Pío es uno de los parques de Madrid con carril bici, praderas inabarcables de hierba (perfectas para deslizarte como un rollito con patas o envidiar a los perros que las atraviesan sin freno) y árboles. Si buscas los mejores parques de Madrid para sorprender a tu pareja, no dudes en llevarla al Cerro del Tío Pío al atardecer, porque una merienda en lo alto de una de sus tetas al atardecer será una de las mejores cosas que hacer en Madrid en pareja.

Volver arriba

Campo del Moro: el más difícil todavía

El último de los mejores parques de Madrid tardó en ser construido, ¡tres siglos! Pero no es sólo por eso por lo que lo hemos escogido en nuestra selección de mejores parques de Madrid. El origen de su curioso nombre también le distingue de los demás parques de Madrid. ¿Sabías que la denominación de Jardín del Campo del Moro viene de un hecho histórico recuperado en el siglo XIX? Se trata del intento del caudillo musulmán Alí Ben Yusuf de arrebatarle la plaza a AlfonsoVI, el Bravo en el año 1109, atacando por el lado en el que hoy se encuentra el Campo del Moro.

Si te decides a pasear por el último de nuestros mejores parques de Madrid, quizá te preguntes por qué tardaron tanto en construirlo. Tres siglos es mucho tiempo y, al calcularlo, tampoco hemos tenido en cuenta el tiempo que tardaron en ponerle flores y arbolitos… Pues bien, la primera dificultad a la hora de planificar este parque de Madrid fue el desnivel del terreno. Y luego llegó otro de los más habituales: la falta de dinero.

¿Sabías que el Campo del Moro es uno de los tres espacios ajardinados que rodean el Palacio Real? Su gestión corresponde a Patrimonio Nacional porque fueron posesión de la Familia Real.

CAMPO-MORO-PALACIO-REAL-MADRID-ESPANA
El Rey Juan Carlos I abrió definitivamente al público el Campo del Moro.
CAMPO-MORO-PALACIO-REAL-MADRID-ESPANA

El primero que empezó a darle vueltas a la idea de hacer uno de los mejores parques en Madrid fue Felipe II, en el XVI: pero nada, lo vio demasiado difícil; ¡y mira que fue él quien se metió con la obra de El Escorial! Lo retomaron Felipe IV, Felipe V y Carlos III pero todos se quedaron con las ganas de rematar este espacio, a los pies del antiguo alcázar de Madrid, Palacio Real desde 1.738.

El empujón final al último de nuestros mejores parques de Madrid lo dieron Agustín Argüelles Álvarez, preceptor de Isabel II, y Martín de los Heros, intendente del Real Patrimonio. El diseñador del Campo del Moro fue Narciso Pascual Colomer, que no pudo verlo terminado porque cuando ya parecía que lo remataban, empezaron las movidas decimonónicas españolas ((Revolución de La Gloriosa, 1868, y exilio de la reina María Cristina) y ya no hubo tiempo, ganas o dinero para rematar aquello…Hasta finales de siglo.

Si eliges el Campo del Moro como uno de tus mejores parques de Madrid, no te olvides de rematar tu paseo entre pavos reales y casitas de recreo en el Museo de Historia de Madrid, ubicado en el antiguo Hospicio de San Fernando, (C/ Fuencarral 78), donde podrás conocer otros datos interesantes de la ciudad y de este rincón. Ambas visitas son gratuitas.

Volver arriba