Por qué los musulmanes no comen cerdo

0

Babilonios, fenicios y egipcios también prohibieron comer cerdo

El cerdo es uno de los tabús alimenticio del Corán

Todavía hay un debate vivo sobre por qué los musulmanes no comen cerdo, aunque en realidad ni fueron los primeros en asumir ese tabú alimentario ni carecen de excepciones puntuales.

Para explicar por qué los musulmanes no comen cerdo primero hay que explicar por qué los judíos no comen cerdo, algo que también sucedió antes entre otros pueblos de Oriente Próximo.

Este resumen de por qué los musulmanes no pueden comer cerdo es bastante completo y da una perspectiva amplia de las razones.

Por qué los judíos no comen cerdo

Antes de que el Islam prohibiera comer cerdo, el Levítico (uno de los libros del Antiguo Testamento) ya había prohibido comer todos los vertebrados terrestres que no rumian (además del cerdo, el camello, la liebre y una especie denominada shaphan, para algunos conejo y para otros, tejón).

El mandato divino decía a los antiguos israelitas que sólo podían comer “todo animal de casco partido y pezuñas hundidas que rumia” y el cerdo no tiene nada eso, así que quedaba fuera de la receta.

¿Y por qué sólo podían comer rumiantes si hay evidencias arqueológicas de que en la Antigüedad sí se comía cerdo en zonas de Mesopotamia?

La explicación antropológica divulgada por autores como Marvin Harris (firme defensor del materialismo histórico) argumenta que criar cerdos se convirtió en una tarea casi imposible porque la población aumentó y necesitó más alimentos y algunos (maíz, trigo, etc) se destinaban al engorde del cerdo, que no gana peso si come paja y hierba, como vacas y ovejas, porque, efectivamente, el cerdo no es rumiante. Además, la necesidad de mejorar la productividad agrícola hizo más valiosos a los animales domésticos que además de suministrar carne servían para tirar del arado y, de paso, proporcionaban otros productos de primera necesidad, como leche o cuero.

La paulatina deforestación de Oriente Próximo también dificultó la cría del cerdo, poco preparado para soportar las muchas horas de sol y altas temperaturas de la región porque no tiene pelo adecuado, no puede sudar y necesita de lodazales y sombra para sobrellevar la situación.

Esa ausencia de condiciones dificultó también que el cerdo fuera un animal popular entre las poblaciones nómadas anteriores a las sedentarias que surgieron a partir del Neolítico.

Por si alguien tenía alguna duda de las pocas ventajas –y muchas desventajas- de criar cerdos, la sanción divina las disipó: “la religión gana fuerza cuando ayuda a las gentes a adoptar decisiones que concuerdan con prácticas útiles preexistenes pero que no son tan absolutamente evidentes como para excluir cualquier clase de dudas y tentaciones”, razona Marvin Harris en su libro “Bueno para comer

Inicio

Por qué los musulmanes no pueden comer cerdo

Después de saber por qué los judíos no comen cerdo, podemos entender más fácilmente por qué los musulmanes no pueden comer cerdo.

El Islam reavivó ese tabú alimentario, uno de los pocos que contempla el Corán junto con el de comer camello; y en ambos casos, no de manera tan tajante como el Levítico.

“Os ha prohibido sólo la carne mortecina, la sangre, la carne de cerdo y la de todo animal sobre el que se haya invocado un nombre distinto del de Dios”.

No es sólo que los musulmanes no puedan comer cerdo, es que incluso rozar a uno es motivo de impureza. Pero, ¿por qué los musulmanes no comen cerdo? ¿Es por las mismas razones que los judíos?

En Webislam explican que “en primera instancia, un creyente no come carne de cerdo porque Allah lo ha prohibido, lisa y llanamente; todas las demás argumentaciones están por debajo de esta última”.

¿Realmente no hay una explicación racional a por qué los musulmanes no comen cerdo?

Para el materialismo histórico la prohibición religiosa sobre por qué los musulmanes no pueden comer cerdo está fundamentada en la misma realidad tangible en el caso de los judíos: no era rentable criarlos. A partir de esta idea práctica se fue extendiendo la tercera de las tres grandes religiones monoteístas. Por cierto que parece bastante contrastada la teoría de que el Islam se difundió rápida y profundamente en los territorios en los que renunciar a comer carne de cerdo no supuso un gran sacrificio pero no lo tuvo tan fácil en otros lugares donde criar y comer cerdo era habitual, fácil y delicioso, como en China.

Harris desmonta casi todas las explicaciones que tradicionalmente se asocian a por qué los musulmanes no pueden comer cerdo:

Inicio

Son animales sucios:

No más que otras especies también domesticadas, como gallinas, cabras o, incluso perros, que, igual que los cerdos, pueden llegar a comer basura, heces o a otros congéneres en caso de necesidad.

La idea de un cerdo en una cochiquera sucia es más producto de las condiciones de cría que a su naturaleza, como queda claro cuando uno recorre, por ejemplo, las dehesas de Extremadura. De hecho, como hemos explicado antes, la deforestación y la desaparición de muchos de los frutos salvajes con los que se puede alimentar el cerdo son dos razones que ayudan a explicar por qué dejaron de criar cerdos en Oriente Próximo y por qué se instaló la tradición de que ni judíos ni musulmanes pueden comer cerdo.

Inicio

Transmiten enfermedades:

No más que vacas, ovejas o cabras, que contagian la brucelosis. Aunque hay quien dice que la triquinosis no se evidenció de manera científica hasta el siglo XIX, cabe la posibilidad de que los pueblos de la Antigüedad sí pudieran establecer una relación entre el consumo de determinados productos y problemas de salud. Pero era tan fácil como cocinar la carne adecuadamente, así que hubiera bastado que el Corán incluyera unas pautas concretas a este respecto en lugar de prohibir comer carne de cerdo de manera tajante.

Es interesante no perder de vista otra idea de Harris según la cual la tradición de no comer cerdo “se preservó porque la crianza del cerdo siguió siendo muy costosa” ya que “Dios no suele perder el tiempo prohibiendo lo imposible o condenando lo impensable”.

Inicio

¿Hay musulmanes que comen cerdo?

Algunos estudios antropológicos indican que sí hay comunidades musulmanas que comen cerdo pero no tanto por saltarse las normas del Corán como porque allí sí resulta rentable criarlos. Harris menciona los estudios de campo desarrollados por Carleton Coon en el Atlas marroquí, donde la geografía y el entorno natural facilitaban la cría esporádica de cerdos.

Además, aunque hasta rozar un cerdo es impuro, el Corán tolera que los musulmanes coman cerdo: “quien se vea compelido por la necesidad –no por el deseo o por el afán de contravenir- no peca. Dios es indulgente, misericordioso”.

Inicio

Qué es la comida halal y qué tipo de carne comen los musulmanes

La carne que comen los musulmanes puede ser de oveja, de cabra, de vaca y de pollo.

La comida Halal responde a lo que es saludable y permitido. En oposición está la comida Haram, que es aquello que está prohibido y perjudicial.

“Entre lo Halal y lo Haram existen cuestiones dudosas y que pueden dar lugar a diversas interpretaciones. Hay aspectos fundamentales como el contexto o la legislación vigente, especialmente en países aconfesionales o laicos que también influyen en la exigencia de determinados requisitos”, explicaba Hanif Escudero en esta entrevista sobre turismo halal en su calidad de director de Normalización y Desarrollo del Hub Instituto Halal.

Los aspectos fundamentales que determinan qué es la comida halal son la nula presencia de carne o grasa de cerdo, la ausencia de alcohol y la garantía de la trazabilidad durante todo el proceso, incluida la formación del personal y la elección de las materias primas. Algunos hoteles, restaurantes y touroperadores de Andalucía están apostando por desarrollar el turismo halal en España y lo plantean, incluso, como una oferta saludable incluso para quienes no son musulmanes.

Otro pilar de la alimentación de los musulmanes es el ayuno durante el mes sagrado del Ramadán.

Inicio

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.