“Antes del 11 de septiembre de 2001, el turista era un mal necesario en NY”

0

Reproducimos el homenaje radiofónico que realizamos en 2006 a las víctimas de los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001 con el testimonio telefónico de Robin Flórez, el último guía que subió al mirador de la Torre número 2. Eran las 22:30 del 10 de septiembre de 2001.

Los atentados contra las Torres Gemelas de Nueva York del 11 de septiembre de 2001 mataron a 3.000 personas e hirieron a 6.000 más.

“Hoy particularmente me afectó mucho por lo parecido del día. Un día muy parecido al 11 de septiembre del 2001: cielo despejado, temperatura súper agradable, brillante, sin asomo de que va a bajar la temperatura. En la mañana, cuando prendí la televisión, muy triste el hecho de que, todos los años se hace, de que familiares de los desaparecidos leen los nombres de las casi 3000 personas que murieron.

A las 23 de la noche terminaba, se cerraba el mirador de la Torre número 2, conocida, aquí, como la Torre Sur, pero a las 22:30 permitían la entrada porque los ascensores, a pesar de que había varios ascensores que subían al piso 110 y se demoraban un minuto en llegar arriba, ellos querían que no hubiera nadie a las 11 de la noche en el mirador. Y para asegurarme, subí con ellos. A eso de las 22:30 tomamos los ascensores y a eso de las 5 para las 11 ya estábamos en la parte de abajo, listos para ir a la última parte de nuestra excursión, que era cruzar el túnel Lincoln hacia Nueva Jersey. Tenía un vehículo pequeño de 11 pasajeros.

“La lección es que puedes salir en la mañana y no regresar. O puedes ver salir a tu hijo y no verlo nunca más. Entonces, tienes que aprovechar los momentos que puedas compartir con tus seres queridos.” 

Personalmente es una de las cosas que pienso todos los días. ¿Por qué no tuve, algo, un aviso, un presentimiento, acerca de eso? Pues no le encuentro ninguna explicación. Hubiera querido tener un presentimiento. Uno de mis compañeros, que incluso ya tenía en un autobús de gran tamaño, más de 50 pasajeros, estaba listo para iniciar la excursión y en ese momento alguien le detuvo, aparentemente un policía: le preguntó qué estaba haciendo. Él le dijo que un tour y le respondió que los bajara a todos y que les enviara a los hoteles porque estábamos bajo un ataque terrorista.

Por alguna razón no prendí la radio y tal vez por querer hablar un poco con ella, porque por mi trabajo poco tiempo tenía de hablar con mi hija, entonces no prendí la radio pero cuando la dejé a ella, ya lo hice y me enteré; incluso puse una emisora que es solamente de noticias y escuché la voz de Bush diciendo que Nueva York había sido víctima de un ataque terrorista y me pregunté, ‘¿Pero cómo este hombre está diciendo eso si yo estoy aquí, en Nueva York, y yo no estoy viendo absolutamente nada?’. Pero en ese momento ya, desde Long Island hay una autopista que se llama Long Island Express Way y entonces sí pude, en una especie de colina que hay, ver las torres y tuve que parar.

El 11 de septiembre de 2001 dos aviones se estrellaron contra las Torres Gemelas de Nueva York matando a cerca de 3.000 personas

Times Square es uno de los lugares más visitados de Nueva York

“Las salas de emergencia de todos los hospitales estuvieron en total alerta y resulta que nadie llegó.”

Una sensación de gran tristeza que no se puede superar… Eso es algo que no se puede superar todavía…

Los muelles se abrieron. Primer hubo mucha desorganización pero después la Cruz Roja, la americana y específicamente la sección de Nueva York, tomó a cargo esa situación y, efectivamente, nos ayudaron mucho, especialmente en la parte psíquica. Había personas que simplemente te escuchaban; esa era su labor. Uno entraba y decía ‘Yo quiero que me escuchen’ y en cualquier sitio, incluso había salas o asientos, regados por todas partes, en donde uno podía hablar con la gente. Y esas personas escuchaban. Todo el mundo pensaba que iba a haber muchos heridos pero en realidad hubo solamente muertos o gente que podía ser atendida en forma ambulatoria en cualquier ambulancia o en un hospital. Pero nunca llegaron las emergencias. Las salas de emergencia de todos los hospitales estuvieron en total alerta y resulta que nadie llegó. Hubo una infraestructura que se creó, alrededor de la Zona 0, por el lado del World Financial Center, especialmente. La gente, cuando las transportábamos en los vehículos, en silencio. En silencio y solamente se referían a la esperanza de poder salir porque la línea aérea no daba ninguna, decían ‘vengan al aeropuerto; si hay cupo, se van. Si no, se tienen que regresar’.

Cuando Bush ganó las elecciones, estábamos hablando con mi hija, que es antropóloga y ella se preguntaba: ¿por qué este pueblo se equivocó? Y yo le dije, ‘Bueno, hija, esto es una ocasión en la que un pueblo se equivoca y es simplemente eso’. Porque la primera vez  que salió elegido no considerábamos que fuera una equivocación, pero sí la segunda. Yo pienso que se vengó, ya se vengó; el neoyorquino, si quería, porque la primera sensación, y debo ser honesto, es que si tu ves caer esas torres, dices, ‘mira, tírale una bomba atómica a quien sea, pero ya’. Pero al día siguiente reaccionas y piensas que del otro lado también hay seres humanos y que si bien algunas organizaciones llegan a hacer eso, no tienes derecho a atacar un país y matar mujeres y niños para, simplemente, agrandar la cifra de gente inocente muerta.

Pienso que ni es más seguro ni es más inseguro. Las autoridades cuando suben la alerta, que si naranja, amarilla y todo eso, es simplemente para dar la sensación de seguridad, pero no pienso que hoy en día seamos un país más seguro ni, por supuesto, menos vulnerable a un ataque terrorista.

La Zona Cero de Nueva York ocupa el lugar en el que antes estuvieron las Torres Gemelas

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 convirtieron a la ciudad de Nueva York en la primera gran ciudad occidental sacudida por el terrorismo islamista

El Skylines de Nueva York se caracterizaba por el perfil de las Torres Gemelas

Ese apoyo irracional que tiene Estados Unidos con Israel y lo irracional que es Israel con sus vecinos seguramente va a traer consecuencias nefastas, no solamente para la seguridad de EEUU y específicamente para mi ciudad, si no para todo el mundo. Sin embargo tenemos que aclarar que los judíos ortodoxos Hasidim de Williamsberg en Brooklyn, Nueva York, que son los que, efectivamente, visitamos en el tour nocturno, no están de acuerdo con la formación del estado de Israel. Ellos se van por el lado religioso de que Dios va a proveer la tierra de Israel. Inclusive son los únicos judíos que no mandan dinero a Israel. Van allí, solamente por fines religiosos, para tocar el Muro de las Lamentaciones, el centro de toda su liturgia. Ellos han sido atacados muchas veces por árabes: una vez, un bus de niños fue atacado a tiros… Pero ellos políticamente no están de acuerdo con Israel…

La lección es que puedes salir en la mañana y no regresar. O puedes ver salir a tu hijo y no verlo nunca más. Entonces, tienes que aprovechar los momentos que puedas compartir con tus seres queridos. Debes estar más con tus seres queridos. Debes ver que, muchas veces, un policía o un bombero, que a veces odias porque te dan una multa, especialmente los policías, pueden morir, también, como tú.

En relación al turismo, antes del 11 de septiembre de 2001, el turista era un mal necesario en Nueva York. Era alguien a quien había que soportar que se parara en medio de Times Square para tomar fotografías y te interrumpiera el paso. Hoy en día es un ser humano que ha venido a vernos. Y agradecemos que lo haya hecho, que haya venido a disfrutar de nuestra ciudad. Y todo el mundo está más abierto al turista, más dispuesto a ayudarle, a guiarlo, a ponerlo en la orientación que necesita si está perdido… Definitivamente, más humano…

Más humana… Definitivamente más humana… “

NUEVA-YORK-11S-EEUU-USA

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.