Recorrer la Patagonia argentina, de Ushuaia a Tierra de Fuego

0

Si vas a viajar por la Patagonia argentina te interesa conocer estas curiosidades.

Descubre el origen de la Patagonia argentina, de Tierra del Fuego, de Ushuaia y de El Calafate.

¿Qué se puede esperar de un país que es un mundo? Con mega-urbes, cascadas Patrimonio de la Humanidad, hielos milenarios, arqueología desconocida, folclore universal, todo es poco para Argentina que, como dijo Borges de su capital, parece “tan eterna como el agua y el aire”.

En El Calafate el viento sopla de manera constante y los colores se superponen, como en esos frascos de azúcar coloreada que se preparaban en la infancia. El azul turquesa, casi cegador, de las aguas del Lago Argentino, rodeado por el naranja y el ocre de la tierra batida, desnuda. Los cristales panorámicos del hotel vibran a ritmo de bandoleón… Qué lejos queda ahora Buenos Aires; y sus tangos, y su tráfico, y sus edificios neoclásicos, su puerto hiperactivo, Caminito, Cabaña Las Lilas, el “subte” y los expresos del Tortoni. Esto es otro país. Y sin embargo el mismo.

De los gigantes del sur a los saltos del norte

Cómo no van a ser apasionados y contradictorios los argentinos. Si reunieron lo mejor de cada casa mediterránea, lo sazonaron con un poco del pragmatismo anglosajón y se desarrollaron en un país habitado por gigantes invisibles con fuegos eternos.

O eso pensaron Magallanes y sus contemporáneos, sorprendidos por las hogueras que los yámanas, pescadores nómadas que desafiaban al frío untando sus cuerpos con grasa de leones marinos, trasladaban siempre consigo; un hogar de brasas encendidas que les distanciaba un poquito de la muerte.   De los gigantes que supuestamente dejaban huellas enormes en las playas del sur se quedó el vocablo de “patagón” y de él, el de “Patagonia”; y de sus lumbres, la idea de la “Tierra de Fuego”. Igual que de la lengua quechua sobrevivieron los nombres de Aconcagua -Centinela de piedra- o Pampa, Campo raso. Hielo y praderas. Al Norte, los cañones de Salta y Jujuy y el ambiente tropical de Iguazú, con sus 275 saltos Patrimonio de la Humanidad y ese cruce de productos, historias, gente y leyendas conocido como el Hito de las tres fronteras, territorio de contrabando y efervescencia social.

Otro número, el siete, da pie -literalmente- a otra de las rutas más populares que puedes recorrer al viajar por la Patagonia argentina : el camino de los siete lagos en la Patagonia argentina, especialmente recomendable si vas a viajar por la Patagonia entre diciembre y marzo.

De la pintura sueca al último faro americano

Detrás de los españoles, los ingleses, los italianos, los holandeses, ¡hasta los escoceses! Y los suecos, que dejaban en el Barrio de Boca la pintura azul y amarilla con la que los fundadores del Boca Juniors decoraron sus camisetas. Dicen que también algunos pistoleros abandonaron el salvaje Oeste por estas tierras complejas.

Tiempos (siglos) difíciles de los que quedan lugares como Puerto Hambre o Ushuaia, magnífico territorio isleño, lleno de leyendas, gente amable y lugares históricos, desde la cárcel más austral de América –donde estuvo preso el escalofriante Petiso Orejudo, uno de los personajes más oscuros de Buenos Aires– hasta el Faro del fin del mundo, o de San Juan de Salvamento, última luz civilizada antes del vacío helador de la Antártida. En él se inspiró Julio Verne para su novela póstuma y homónima.

Fama y dinero; fanfarronería y nostalgia; sueños por cumplir, un territorio hostil al que doblegar y todo por hacer. Pero como no hay invento de la nada, los inmigrantes encontraron los cimientos en sus tierras lejanas. Aún hoy el sentimiento de la patria primigenia se lleva a gala en un listín telefónico variopinto, mestizo e internacional. Y no sólo en Buenos Aires, la segunda capital más grande de Sudamérica, sino en todo el país. Porque Argentina se extiende y se desarrolla más allá del Río de la Plata, aunque sea allí, en una de sus orillas (en la otra, justo enfrente, Montevideo) donde se resuma gran parte de la idiosincrasia nacional.

Del Perito Moreno a las pulperías gauchas

El Calafate es la última población antes del Parque Nacional Los Glaciares. No se parece a ningún otro lugar de la Patagonia argentina . Igual que Ushuaia trasmite cierta calidez, aquí la sensación es de precariedad. La gente es risueña pero el escenario, de cartón piedra. Aunque enseguida se abandona ese microcosmos, otra vez y aún quedan más, para penetrar en el de la navegación glaciar: paredes de hielo, sedimentos milenarios, seracs y morrenas, cafés hirviendo para poder seguir en la cubierta, con la nariz roja, mirando cara a cara a los glaciares Spegazzini, Upsala, Negro y, por supuesto, Perito Moreno, el más famoso, el más grande (195 km2), el más polémico: hay quien dice que sus rupturas son una señal del calentamiento global y quienes defienden la naturalidad de una fractura fruto del movimiento constante de las masas de hielo. No lo vemos ni lo sentimos, como tantas otras cosas de la naturaleza, pero esos neveros gigantes están siempre avanzando.

Puedes conocer el Perito Moreno en una excursión organizada de día completo que incluye una ruta a pie por la pasarela de madera construida justo enfrente del gigante de hielo, además de un tour en barco por las aguas azules que lo rodean o bien caminar por su superficie con crampones en una ruta de dos horas que te permitirá vivir una aventura glaciar al viajar por la Patagonia argentina .

El glaciar Perito Moreno es una parada imprescindible al viajar por Patagonia.

El glaciar Perito Moreno es una parada imprescindible al viajar por Patagonia. Fotografías de Pixabay.

Más al  norte, a 113 kilómetros de la capital de Argentina, San Antonio de Areco, una de las mecas pamperas, el mejor lugar para conocer el mundo del gaucho, repleto de símbolos: las bombachas, los pañuelos al cuello, las pulperías en las que comprar de todo un poco, las estancias,  hoy reconvertidas en hoteles con encanto… Y las alambradas de púas que pusieron la primera piedra de su desaparición, al delimitar los territorios inabarcables por los que se movían, en total libertad, con sus caballos y su ganado.

Del gaucho Martín Fierro al Caminito de Gardel, pasando por las letras de Bucay, Sábato o Pizarnik, los ritmos de Piazzola, las películas de Federico Lupi y Cecilia Roth o los goles de Maradona. Del hielo del sur a las cataratas del norte y la complejidad urbana de Buenos Aires. Del Lago Argentino y unos cristales vibrantes a una milonga sencilla, con gente de a pie, en La Viruta tango: un país que es un mundo: una batidora de emociones, paisajes, historias y apellidos. “Simplemente” Argentina.

Recomendaciones para viajar por la Patagonia

Hoteles, restaurantes y lugares de interés si vas a viajar por la Patagonia argentina y quieres concederte algún capricho especial en dos de las paradas fundamentales en cualquier tour por el sur de Argentina: El Calafate y Ushuaia,

Si al viajar por la Patagonia argentina  tienes pensado visitar El Calafate, te recomendamos dormir en el hotel El mirador del lago, que se distingue por sus vistas sobre el Lago Argentino y un ambiente acogedor y cálido. Además, su ubicación –fuera de El Calafate– te garantiza tranquilidad y magia.

Si visitas El Calafate al viajar por la Patagonia, no te olvides de reservar plaza en un crucero por el Parque Nacional Los Glaciares, que concentra una de las reservas naturales de agua potable más importante del mundo.

Si escoges Ushuaia como una de tus paradas al viajar por la Patagonia argentina, puedes dormir en el hotel Las Hayas Ushuaia Resort, todo un clásico de la región, con unas preciosas vistas de Ushuaia –gracias a su ubicación lo alto de una loma- y una decoración con agradables estampados, detalles en madera y tonos cálidos.

Si prefieres los hoteles de diseño más moderno, cuando visites Ushuaia al viajar por la Patagonia argentina debes reservar en el hotel Los Cauquenes, un cinco estrellas con spa donde también organizan visitas guiadas a lugares de interés en la Patagonia argentina.

Si te detienes unos días en Ushuaia al viajar por la Patagonia argentina, no te olvides de visitar el Museo y el Presidio del Fin del mundo, donde también encontrarás el Museo Antártico, donde podrás conocer más sobre por qué Argentina es uno de los países líderes en expediciones e investigaciones antárticas.

Al viajar por la Patagonia argentina , no puedes desaprovechar la oportunidad de realizar cualquiera de los cruceros organizados por Tolkeyen Patagonia Turismo.

Al viajar por Patagonia verás algunos faros más extremos del mundo que incluso han inspirado a autores como Julio Verne.

Al viajar por Patagonia verás algunos faros más extremos del mundo que incluso han inspirado a autores como Julio Verne.