Seis curiosidades sobre Cuzco, Perú, y dos libros imprescindibles para tu viaje

0

Seis curiosidades y dos libros sobre Cuzco, la capital del Imperio inca y una de las ciudades más importantes de Perú desde tiempos del Virreinato.

PERU-CUZCO-CORICHANCHA-AMERICA

La iglesia de Santo Domingo se levanta sobre el antiguo templo del Coricancha.

Se dice Cuzco pero también Cusco.

La palabra Cuzco deriva de la adaptación de oídas que los españoles hicieron de la denominación inca pero hoy también se acepta el término “Cusco”, muy habitual en Perú, quizá no tanto fuera del país, que recupera de alguna manera el sonido inca original. Aunque el uso de una u otra palabra ha dado mucho de qué hablar en el país andino, a nivel lingüístico, el Diccionario Panhispánico de dudas cree que “las dos formas son igualmente válidas (…) Paralelamente, son correctos los gentilicios cuzqueño y cusqueño”.

El trazado original de la ciudad de Cuzco tenía forma de puma.

Evidentemente, la ciudad que nos encontramos a día de hoy al pie de los Andes es mucho más extensa que la que existía cuando era el Ombligo del mundo, que eso es lo que significa su nombre, capital del Imperio inca. Pero, dicen los expertos, si nos quedáramos sólo con el cogollito original, veríamos que tiene su distribución sigue el dibujo de un puma, animal sagrado para muchas culturas prehispánicas, no sólo la Inca, tumbado.

Su cabeza estaría en la Fortaleza de Sacsayhuamán, de obligada visita aunque no sea demasiado famosa; su corazón lo marcaría el palacio de Inca Viracocha, sobre el que hoy se levanta la Catedral de Cuzco y los genitales se situarían donde construyeron el Templo del Sol o Coricancha, sobre el que los españoles levantaron la iglesia de Santo Domingo.

Cuzco es uno de los pocos lugares del mundo en los que podrás tomar una infusión de coca porque te lo pide el cuerpo.

Como los viajeros contemporáneos llegamos en avión a Perú y muchas de las distancias internas las cubrimos también con vuelos domésticos, nos perdemos el proceso de aclimatación natural del cuerpo a las grandes alturas, factible si llegas a ellos a pie. Si en Cuzco, que está a más de 3.000 metros de altura, te duele la cabeza, te fatigas en exceso o padeces insomnio, estarás experimentando los síntomas del mal de altura. No te preocupes, que se pasa rápido.

A tanta altura hay menos oxígeno y tu organismo, adaptado a otras circunstancias, está reajustando el funcionamiento. Puedes paliar esas molestias con una infusión de hoja de coca, planta sagrada para la cultura inca, incluso para las anteriores, porque ya era conocida por los Nazca y los Chimú. Juega un papel fundamental en la vida cotidiana de, sobre todo, los pueblos andinos, tanto a la hora de trabajar como a la de curar enfermedades o desarrollar determinadas ceremonias sociales, desde las de carácter religioso hasta las celebraciones familiares o vecinales. El mal uso que se hace de parte de sus propiedades en el mundo Occidental es contrario absolutamente al indígena.

PERU-CUZCO-AMERICA

Cuzco es uno de los mejores lugares de Perú en el que entender el mestizaje entre la cultura indígena y la española.

Alérgicos a los extremismos ni a las tablas rasas, si hay que hacer una lectura en positivo de la política de construcción que los españoles desarrollaron en Cuzco, y en muchas otras ciudades del continente americano, cuando las fueron controlado, es que hoy tenemos un legado mestizo en el que se pueden ver o adivinar los orígenes indígenas de muchas de esas construcciones, además de los añadidos posteriores. De entre todos los edificios de Cuzco que tienen esa combinación, nosotros nos quedamos con el Palacio del Inca Roca, sobre el que se ubica el actual Palacio Arzobispal, la Catedral, especialmente su capilla del Triunfo, que es la construcción inicial de 1.539, levantada sobre otro palacio, el de Viracocha Inca, o el Coricancha o Templo del Sol, donde los españoles colocaron la Iglesia de Santo Domingo y donde, por cierto, hay un recordatorio muy especial al significado tan distinto que una y otra cultura dieron al oro.

Pero esa mezcla de lo español y lo indígena quedó también plasmada en cuadros porque aquí se desarrolló la Pintura de la Escuela Cuzqueña, con influencias de artista europeos, como Bernardo Bitti, y el talento local que, a partir del siglo XVII, evolucionó de manera independiente, incorporando paisajes, animales y plantas autóctonos y utilizando símbolos para relacionar la iconografía católica con sus creencias ancestrales. Por eso las Vírgenes cuzqueñas tienen esos faldones triangulares, con los que los pintores querían representar las montañas que para ellos simbolizaban a la Mamapacha o Madre Tierra.

PERU-CUZCO-RUTA-INCA-MACHU-PICCHU-AMERICA

La Ruta Inca todavía se puede recorrer a pie o a caballo.

Otra de las curiosidades de Cuzco es su Piedra de los Doce Ángulos.

La Piedra de los Doce Ángulos es tan increíble como los muros ciclópeos, sin fisuras, de la cercana Fortaleza de Sacsayhuamán o los de Machu Picchu. Quizá ese talento con las piedras tenga algo que ver con el de los pinceles… En cualquier caso, los incas fueron unos arquitectos brutales.

La Piedra de los Doce Ángulos está en la calle Hatun Rumiyuq (que significa, por cierto, De la Roca Mayor) y si cuando la ves, una sola pieza con sus doce ángulos lisos y bien acabados, no te emocionas, piensa que algunos expertos han valorado durante años que fuera hecha por marcianos o con algún tipo de rayo láser.

¡Por cierto! La piedra forma parte de una de las paredes del Palacio de Inca Roca, hoy sede, como ya hemos dicho, del Palacio Arzobispal de Cuzco.

LIBROS-PERU-VIAJES-AMERICA

Las chinkanas, esos túneles secretos que atraviesan el Tahuantisuyo.

Si hablamos de curiosidades y de arquitectura de Cuzco, no podemos dejar de mencionar la leyenda según la cual el valle entero está atravesado por túneles subterráneos, sólo accesibles para iniciados en los que, al parecer, se guardó la mayor parte del tesoro inca cuando se dieron cuenta de que el interés español por el oro no era tan místico como el suyo.

Hay distintos testimonios históricos y modernos sobre las chinkanas y algunos especialistas en culturas antiguas siguen estudiando la existencia y el significado de estos pasillos secretos que no se limitarían sólo al área de Cuzco si no que tendrían extensiones a otros rincones del Tahuantisuyo, nombre con el que los incas se referían a su imperio, que llegó a abarcar zonas de las actuales Colombia, Bolivia, Argentina y Chile.

Si vas a viajar a Cuzco, te recomendamos leer:

El tesoro de la ciudad perdida de Machu Picchu, de Jesús Nieva (Kailas Editorial) y Dirección Machu Picchu, de Mark Adams (Editorial Xplora) porque reúnen lo mejor de la aventura de su descubrimiento a ojos occidentales con la historia de Hiram Bingham, el protagonista de aquel acontecimiento, así como muchas otras curiosidades sobre la cultura inca.

Si viajas a Perú desde Madrid o Barcelona, consulta las posibilidades que te ofrece Lan.

Share.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar por la web consideramos que acepta nuestra política de cookies