Los mejores campings en Europa

0

Uno de los problemas más comunes con los que nos encontramos cuando queremos viajar a algunos países de Europa, especialmente centroeuropeos y nórdicos, es el alojamiento. No es que no haya oferta, es que a menudo hacerla compatible con un presupuesto ajustado es muy complicado. Una solución para poder viajar de manera económica por esa zona es el camping.

Está claro que este tipo de alojamiento no le gusta a todo el mundo, pero sí que hay que quitarse de la cabeza esa falsa idea de que es incómodo. Tanto las instalaciones –sobre todo las que nos encontramos por Europa- como los materiales para acampar (tiendas, sacos, etc.) están cada vez más preparados. Hay campings que parecen parques de atracciones, y hoy en día resulta muy barato equiparse con los básicos para acampar y no dejarse mucho dinero en ello. A veces, incluso te saldrá más barato comprarte el material en el sitio que visites y dejarlo o intentar revenderlo allí cuando te vayas, que andar cargando con él de un lado para otro. Además, en muchos campings ni siquiera te hace falta llevar tu tienda, las tienes allí para alquilar o también puedes optar por pequeñas casas de madera.

Independientemente del coste y de la comodidad, la mayor ventaja de ir de camping es que te da la oportunidad de estar en sitios que no te puedes ni imaginar desde la habitación del hotel. Despertarse al amanecer a orillas de un lago o ver las estrellas desde lo alto de una montaña antes de irte a dormir, no tiene precio.

En cualquier caso, lleves tu propia tienda o te adaptes a las opciones pre-fabricadas, es muy importante ir preparado. La mayoría de sitios en los que acampar es una ventaja, suelen ser bastante fríos incluso en verano, sobre todo por la noche. Igual el “verano” suena un poco lejano, pero ahora es el mejor momento para reservar y aprovechar las muchas ofertas que aparecen entre enero y febrero. Los precios, claro, dependen del alojamiento que estés buscando y de dónde se encuentre tu destino. Te sugerimos cinco opciones muy diferentes para que elijas la que mejor se adapte al tipo de viaje que quieras hacer.

El Campingplatz Kinzigtal en la Selva Negra (Alemania) es el camping clásico de toda la vida pero en uno de los mayores pulmones de Europa. Estarás en uno de los lugares más bonitos de Europa central pero sin agobios. Este camping es pequeño, aunque tiene de todo. No hay piscina pero la del pueblo de al lado es gratis, y puedes hacer otras actividades como montar a caballo o senderismo. En 15 minutos andando llegas al tranquilo pueblo de Steinach y en los alrededores encontrarás lugares de interés como el Europa Park, el mayor parque de atracciones de Alemania, o la ciudad balneario de Baden-Baden, muy famosa por la historia de su casino, tan popular que hasta aparece en varias obras literarias.

Una opción de camping muy común, especialmente en el norte de Europa, es la de acampar al lado de grandes lagos. En los campings de los países del sur es más típico estar cerca de la playa; en el norte son los ríos y lagos. En Finlandia o en la centroeuropea Eslovenia (un país a descubrir) cuentas con muchísimas opciones. Ten en cuenta que cuanto más al norte, más largos son los días en verano. A las 2 de la madrugada puedes estar mirando el reflejo del sol y la luna sobre el agua tapadito con tu saco de dormir… porque puedes acampar literalmente en la orilla del lago.

En Eslovenia puedes hacer camping a la orilla de un lago.

Fotografías de Pixabay.

Por si lo del frío no lo llevas demasiado bien, mejor te recomendamos Camp Liza en el valle de Bovec (Eslovenia). El camping es bastante básico pero está muy cerca de Bovec, un pueblo con más de ocho siglos de antigüedad, y está situado entre dos ríos, el Soca y el Koritnica. Un lugar ideal para los amantes del kayak.

Algunos camping de Eslovenia son perfectos si quieres practicar kayak. Fuente: Wikimedia.

Algunos camping de Eslovenia son perfectos si quieres practicar kayak. Fuente: Wikimedia.

Los campings pueden ser también una buena opción para descubrir toda una zona, utilizarlo como si fuera la base de operaciones desde la que desplazarse a otros lugares. En la Bretaña francesa, por ejemplo, encontrarás muchas opciones de camping por toda la costa y si las miras con tiempo no hay motivo para que salgan demasiado caras.

Sin salir de Francia, nos quedamos con el camping Domaine de Dugny, en el corazón del Valle del Loira. Si buscas paisajes de cuento (tienen hasta un castillo), un lugar tranquilo en el que practicar actividades como la pesca o los paseos en barca o a pie, éste es tu sitio. La región del Loira, a la que se conoce como el “jardín de Francia” por su belleza, es un placer para todos los sentidos. Especialmente para el paladar. Cultura, naturaleza, tranquilidad y una gastronomía local extraordinaria.

La gastronomía de Francia se distingue por quesos de extraordinaria calidad.

La gastronomía de Francia se distingue por quesos de extraordinaria calidad. Fuente: Wikimedia.

Normalmente cuando pensamos en acampar o quedarnos en un camping, se nos viene a la cabeza la imagen de la naturaleza. Sin embargo, también son una buena opción para el turismo de ciudad, sobre todo en lugares en los que el alojamiento es caro, como lo es dormir en París. Igual que ocurre en la capital francesa, hay muchas otras ciudades que cuentan con campings cercanos, más económicos que un hotel.

Es el caso del camping Venezia Village, a unos pocos kilómetros de Venecia (Italia). El sitio en sí no tiene nada especial, puede que parezca incluso un poco “cutre”, aunque te ahorrarás los altos precios que se manejan en uno de los mayores destinos turísticos del mundo.

Por último, si quieres un poco de todo lo anterior y que además sea más económico, tendrás que tirar de Mediterráneo. En destinos como Croacia o Portugal todavía puedes encontrar esa fórmula mágica del “bueno, bonito, barato”. Pero ya que el territorio portugués queda más cerca y encima ha sido elegido como el mejor destino turístico del mundo en los World Travel Awards, te dejamos con un par de campings lusos.

Si buscas playa, siempre puedes aprovechar la enorme oferta del Algarve. El Parque de Campismo de Armação de Pêra, uno de los mejores lugares de la zona, es una buena opción. Un camping bien preparado que se encuentra a unos diez minutos andando hasta una playa espectacular.

En el Algarve también puedes encontrar buenos campings cerca de la playa. Fuente: Wikimedia.

El problema del Algarve es que está un poco masificado, ya que es un destino muy popular entre los británicos. Así que también puedes aventurarte a descubrir el fantástico interior de Portugal. En la Quinta de Odelouca, en la zona del Monte das Pitas, estarás rodeado de montañas, olivos, un río, aire limpio… pero seguirás en el Algarve, sin estar demasiado lejos de la costa por si quieres combinar el senderismo con una escapadita a la playa.

En el caso de Portugal puede ocurrir lo contrario que con los países nórdicos. Ten en cuenta que en verano puede llegar a hacer mucho calor. Es más recomendable ir en la primavera o en los primeros meses de otoño, cuando además evitarás aglomeraciones.

Busques lo busques, te guste un tipo de turismo u otro, el camping siempre es una opción a tener en cuenta, por economía y porque puede ser una experiencia única. Eso sí, una advertencia: engancha.

 

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar por la web consideramos que acepta nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies