Barrio de Josefov en Praga: antiguo cementerio judío y sinagogas

8

El Antiguo Cementerio judío de Praga es el cementerio con más muertos del mundo.

Entre las sinagogas del Barrio de Josefov de Praga destacan la Sinagoga Española, inspirada en La Alhambra y la Sinagoga Vieja- Nueva.

Hay mucho que ver en el Barrio judío de Josefov, creado en Praga durante la Edad Media a partir de la unión de las dos comunidades hebreas de la ciudad. Una de ellas se asentó alrededor de la Sinagoga Española y la otra fue creciendo en torno a la Sinagoga Nueva- Vieja.

El barrio judío de Praga se llama Josefov porque los judíos de la ciudad quisieron rendir un homenaje a José II, que desarrolló una política de bastante tolerancia hacia el resto de credos de su Imperio.

En el siglo XIX el Barrio de Josefov fue reformado. Sólo quedaron en pie el hoy conocido como Antiguo Cementerio judío, la Sinagoga Española y la Sinagoga Vieja- Nueva. Estos lugares son, hoy en día, de los más importantes que hay que ver en Praga.

El Antiguo Cementerio de Praga

El Antiguo Cementerio judío de Praga fue fundado en el siglo XV y cerró en 1787. Ha sobrevivido a persecuciones, incendios, huidas y la ocupación nazi y hoy es, además de un símbolo de la ciudad, uno de los más ‘ocupados’ del mundo: 12.000 tumbas en superficie y cientos de miles en distintos niveles. 

La lápida más antigua del Cementerio judío de Praga data de 1439

Y es que la comunidad judía de Praga ha sido una de las más importantes y prósperas de Europa desde el año 965 a.C… O eso dicen que escribió un viajero de origen hispánico que por aquel entonces recaló en aquellas tierras. En cualquier caso, y salvando los baches medievales (un periodo de persecuciones inspiradas, como en tantas otras ocasiones, en la ignorancia, los intereses económicos y el fanatismo religioso de las Cruzadas), los judíos praguenses obtuvieron, en el siglo XVIII, el permiso imperial para vivir fuera del que, hasta entonces, había sido su barrio, su “gueto”, que en el siglo XIX se convirtió, por el abandono vecinal, en el peor símbolo de ese concepto, nacido, por cierto, en Venecia. Y durante todo este tiempo, el Cementerio judío de Praga fue creciendo.

La lápida más antigua del Cementerio judío de Praga data de 1439.

Pero la ocupación nazi de Praga acabó con la trayectoria social, económica y cultural de la comunidad judía de Praga. Más de 45.000 judíos fueron deportados desde Praga hasta los campos de concentración de Terezín y Auschwitz-Birkenau. Sus posesiones y edificios, incluido el Viejo Cementerio judío de Praga, no fueron destruidos porque Hitler había pensado abrir un museo sobre la raza judía en la Sinagoga Vieja-Nueva y necesitaba objetos y curiosidades con los que llenarlo. Parte de esa perturbada visión de la Historia y de las sociedades se retrata, de manera espeluznante, en la más que recomendable novela HHhH, de Laurent Binet.

El Viejo Cementerio judío de Praga estuvo en funcionamiento hasta 1787, manteniendo así su consideración de cementerio con más muertos del mundo. Entre los sepultados más conocidos están el Rabino Loew y su esposa Perl, vinculados con el Golem, una criatura legendaria de barro a la que se supone que insuflaron vida; o Mordechai Moser, asesor financiero del emperador Rodolfo II, mecenas del arte y del esoterismo.



PRAGA-JUDIOS

 Consejos para visitar el Viejo Cementerio judío de Praga:

Para visitar el Viejo Cementerio judío de Praga es recomendable llevar ropa recatada; los hombres tienen que cubrirse la cabeza con una kipá, igual que en las sinagogas, que se proporciona a la entrada.

Es conveniente que las piernas y los hombros también estén cubiertos y mostrar actitud de respeto.

Las sinagogas de Praga:

¿Por qué hay que visitar la Sinagoga Vieja- Nueva de Praga y la Sinagoga Española?

Primero: porque sólo visitando los templos de otras religiones se las puede comprender y respetar mejor, y no siempre se tiene esta gran oportunidad.

Segundo: porque la Sinagoga Vieja- Nueva es la única de las tres sinagogas de Praga que ha sobrevivido a incendios, desastres varios y a la remodelación que decidieron realizar en el Barrio de Josefov de Praga durante el siglo XIX, cuando la mayoría de las familias se mudaron a otras partes de la ciudad.

Tercero: porque la arquitectura de la Sinagoga Vieja- Nueva de Praga está llena de símbolos y curiosidades, como cuando uno visita, por ejemplo, una iglesia románica. Otra sinagoga famosa de Praga es la Sinagoga Española que está, dicen, inspirada en La Alhambra.

Dicen que la Sinagoga Española de Praga está inspirada en el diseño de La Alhambra de Granada.

Dicen que la Sinagoga Española de Praga está inspirada en el diseño de La Alhambra de Granada.

Cuarto: porque su nombre paradójico, Sinagoga Nueva- Vieja, tiene una explicación curiosa: resulta que cuando la construyeron, ya existía una Sinagoga, que pasó a llamarse, Sinagoga Vieja para diferenciarla de la reciente Sinagoga Nueva. Pero en el siglo XVI, la familia Weschler, poderosa y rica, decidió levantar otra y denominarla Sinagoga Nueva. ‘Pero si ya tenemos una nueva’, debieron decirles. ‘Pues buscadla otro nombre’, sugirieron-ordenaron. Así que, ni para ellos ni para los otros: Sinagoga Vieja- Nueva… Y superviviente, muchos dicen que por obra y gracia del Rabino Loew… Sí, el del Golem…

La Sinagoga Española, inspirada, dicen en La Alhambra y construida en 1868, es un buen referente documental sobre la evolución de la vida de la comunidad hebrea en Praga.

Debate abierto: ¿Es necesario visitar cementerios, museos de genocidios y otros lugares ‘incómodos’ cuando viajamos o no? ¡Queremos saber tu opinión! 😀

La Sinagoga Española de Praga es una de las tres sinagogas más famosas de la capital de la República Checa

 

Share.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar por la web consideramos que acepta nuestra política de cookies