Canarias no podrá limitar la construcción de nuevos hoteles por sus estrellas

1

El Tribunal Constitucional rechaza que Canarias pueda limitar la construcción de nuevos hoteles en función de su categoría. La patronal de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Ashotel, defiende “mejores camas, no más camas”.

Las siete Islas Canarias forman un archipiélago considerado una de las 17 provincias de España y territorio ultraperiférico de la UE. Su geografía es más limitada, si cabe, que la de cualquier lugar continental, así como, al menos potencialmente, sus recursos naturales, especialmente los hídricos, dado que se trata de una zona con escasas lluvias.

La necesidad de preservar el medio ambiente, una de las bases de su actual oferta turística, y de ordenar correctamente el territorio son los dos motivos que llevaron al Gobierno Canario a limitar el desarrollo de nuevos establecimientos hoteleros. El artículo 4.2. de la Ley 2/2013 de Renovación y Modernización Turística de Canarias establecía, en sus apartados a) y c), que sólo “sólo serán otorgadas autorizaciones previas para plazas alojamiento turístico en Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria y Tenerife (…)” a “establecimientos hoteleros con categoría de cinco estrellas o superior” y a “establecimientos extrahoteleros, siempre que el planeamiento territorial no los prohíba expresamente, exigiéndose para los apartamentos la categoría de cinco estrellas o superior”.

En 2015, el Tribunal Constitucional de España ha anulado esos artículos al considerar que invaden competencias estatales atribuidas al Estado español. Aunque el órgano judicial reconoce que la protección medioambiental y la organización territorial son valores de interés general, sostiene que “no hay nada en los preceptos impugnados que permita entender que las autorizaciones están vinculadas a objetivos medioambientales o de ordenación territorial.”

Nuevas oportunidades en momento de bonanza

Paisaje urbano de las Islas CanariasLa tormenta política y sectorial arrecia en un momento en el que, a pesar del mar de fondo de la crisis económica mundial, las Islas Canarias viven un momento de bonanza que “se mantendrá en los próximos dos o tres años”, señala, en declaraciones a este medio, Juan Pablo González Cruz, gerente de Ashotel, la asociación Hotelera y Extrahotelera de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, que incluye las islas de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro. “Nosotros apostamos por la renovación desde siempre”, dice, “lo que tenemos, no sólo conservarlo, si no mejorarlo”. En esa línea, Ashotel desarrolla su proyecto de asesoramiento ‘No sólo camas’ en el que la especialización, sostiene González, es fundamental. “Hay oportunidades en el segmento familiar, el deportivo y el de sólo adultos; también en el de Naturaleza y en el gastronómico. Necesitamos hoteles donde los clientes no sólo van a dormir si no a buscar experiencias”. Por su parte, el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (FEHT), José María Mañaricúa, señala que en gran Canaria “los productos más demandados son los hoteles de 4 y 5 estrellas, ya que en este segmento tenemos, porcentualmente, un menor número de camas que otras islas”. Ese huésped es, además, el que quieren atraer porque “tiene una mayor capacidad de gasto” aunque reconocen que “ese segmento poblacional es más pequeño y en su lucha por conseguirlo concurren destinos que son estados e invierten en su captación ingentes cantidades de dinero”.

Además, la FEHT añade que “el legislador requiere, para la realización de nuevos proyectos hoteleros, de una cualificación medioambiental que luego no ha especificado en un reglamento posterior, por lo que estamos a la espera de su desarrollo”.

Otros caballos de batalla

La Naturaleza de las Islas Canarias es uno de sus principales atractivosEn un comunicado de prensa, Ashotel plantea otros caballos de batalla del desarrollo hotelero: los costes y la repercusión económica de su actividad. “La diferencia económica a la hora de construir un hotel de 4 o 5 estrellas es apenas de un 7%, mientras que el empleo que genera uno de 5 supone un 50%  más que uno de categoría inferior”. Sobre la calidad del trabajo hotelero en las Islas Canarias, el gerente de Ashotel argumenta que “el empleo que genera el sector es de calidad” y que “no cabe duda de que la apertura de nuevos hoteles genera nuevos puestos de trabajo. Y eso supondrá también, en la medida en que esas explotaciones hoteleras vayan mejor, que puedan contratar, no tanto como si se abrieran hoteles nuevos pero desde luego podrá incrementar los niveles de empleo actuales”.

Actualmente, según cifras de Ashotel, el sector turístico isleño ocupa a cerca de 60.000 personas, un “empleo de calidad” con el que se puede “desarrollar una carrera profesional a largo plazo” y “confiable”. Por eso, dice el gerente de la Asociación, “el sector financiero  está poniendo dinero encima de la mesa para que los hoteleros puedan renovar sus complejos.”

FEHT sostiene que “nuestra lucha en mejorar la industria en términos de empleo vendrá por crear nueva planta alojativa acorde a las demandas del cliente, renovar y modernizar la existente y desarrollar la oferta complementaria (parques temáticos, puertos deportivos, etc). Si lo consiguiéramos, redundaría en un aumento del gasto en destino e, indudablemente, tendría como repercusión la mejora de la rentabilidad del propio destino y, como consecuencia, la mejora de las condiciones laborales y sociales”.

La polémica superficie hotelera

La superficie construible es también motivo de reflexión en el desarrollo hotelero de las Islas Canarias, donde el 40% de la superficie está protegida. “El suelo turístico existente en Canarias”, explica González Cruz, “se va reduciendo; está ya muy consolidado en islas como Tenerife. Se dice que este sector es un depredador del territorio pero es curioso cuando los estudios más serios establecen en un 3,94% el porcentaje de suelo turístico consolidado que hay en Canarias. En el caso de Tenerife, apenas llega a un 2% sobre la superficie total de la isla. No obstante, los lugares donde se pueden construir hoteles están más que definidos en el planeamiento insular y las parcelas están prácticamente agotadas, salvo contadas con los dedos de una mano. La capacidad de nuevos proyectos turísticos en Tenerife es reducida”. La Oficina de Turismo de la isla se encuentra analizando los efectos que el cambio de la moratoria tendría por lo que “no podemos aún ofrecer una postura oficial al respecto”, indican desde su departamento de comunicación.

Share.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar por la web consideramos que acepta nuestra política de cookies