Dolores Redondo: de Baztán a la Ribeira Sacra

0

La trilogía de Baztán ha dado pie a una ruta de dos horas y media por Elizondo.

Todo esto te daré, Premio Planeta 2016, se ambienta en la Ribeira Sacra, Lugo.

Lo que Dolores Redondo escribe se convierte en oro. Primero fue la trilogía de Baztán (El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta), con más de 400.000 ejemplares vendidos; y luego, la consecución del Premio Planeta 2016 con Todo esto te daré, una novela de intrigas familiares y venganzas sociales ambientada en la Ribeira Sacra, una de las regiones vitivinícolas más singulares de España y del mundo.

De refilón, el éxito de ventas de los libros de Dolores Redondo ha impulsado el interés por las regiones en las que se ambientan. En Elizondo –el pueblo el Norte de Navarra que vertebra la trilogía de Baztán– han tardado muy poco en poner en marcha una ruta turística de dos horas de duración por los principales escenarios de las investigaciones protagonizadas por la inspectora Salazar: el bar Txokoto, la calle Braulio Salazar, la  iglesia, el cementerio… Hasta se pueden probar los `’txantxigorri’, unos pastelitos tradicionales vinculados con los asesinatos de la trilogía de Baztán.

En Galicia parece que vieron el cielo abierto cuando Dolores Redondo anunció que ambientaría allí su siguiente obra, ganadora, del Premio Planeta 2016, sin duda, un trampolín envidiable para vender más ejemplares de Todo esto te daré –novela floja y prescindible en general- y, de paso, poner de moda los Cañones del Sil, en cuyas laderas todavía se cultiva el vino como hace cientos de años debido, sobre todo, a una orografía que impide la mecanización de las viñas.

Pero quizá el efecto de Todo esto te daré no sea ni tan inmediato y ni tan directo porque el escenario de la Ribeira Sacra no juega un papel tan determinante en la historia de Manuel y Álvaro. La vendimia y el empinado paisaje que rodea las aguas del Sil son el telón de fondo de una acción retorcida, pero no se convierten, como en el caso de Baztán, en un protagonista más de la novela. Otros críticos han encontrado muchas otras razones para considerar que el tratamiento que Dolores Redondo hace de Galicia en su último libro no es comparable, en absoluto, al que dedicó a su trilogía de Baztán.

A esto hay que añadir que si los agentes turísticos y productores locales no se organizan para crear un producto específico –lo que puede no interesarles en términos económicos y organizativos-, la llamada de Todo esto te daré se diluirá con mucha más rapidez que la que hizo del Valle del Baztán un destino ‘trendy’ en Navarra, con ayuda, incluso, de una película; al menos en los términos cuantitativos que parecen exigir los tiempos modernos, espada de doble filo para lugares con poco desarrollo de infraestructuras turísticas y escasa capacidad para absorber grandes flujos de visitantes que, además, basan su atractivo en el recogimiento y la tranquilidad.

En realidad el tirón que la Literatura ha tenido en relación al mundo del viaje ni es nuevo ni ha requerido nunca de rutas específicas. Bastaba con leer un título ambientado en algún lugar concreto y viajar hasta él, libro en mano. Por no hablar de la Literatura de viajes “pura”, ésa que describe directamente recorridos y aventuras por ciudades y países. El ejercicio independiente de la lectura se trasladaba a lo tangible, enfrentando imaginación y realidad –a veces para bien y otras para no tan bien- y prolongando un disfrute que parece en peligro de extinción: el de buscar por uno mismo los rincones aprendidos, perseguir a los protagonistas por las calles conocidas sin haberlas pisado antes y vivir espontáneamente, sin etiquetas ni paquetes temáticos, un lugar, una obra artística, un trozo de tiempo y de mundo sólo de uno mismo, y por eso más local y exclusivo que todos los que ahora se venden en serie con el carácter de únicos.

Sin negar lo que de positivo puede tener para muchos lugares el desarrollo de un sector turístico y el buen uso que se puede hacer del tirón de novelas de éxito, hay que reflexionar muy mucho sobre cuáles son los objetivos y los costes, cuál el perfil de visitante al que uno se dirige y, sobre todo, de cuánto contenido real se puede dotar a la ruta que se diseñe, para que tenga sentido aunque el éxito y la fama de la novela desaparezcan. Porque ni la trilogía del Baztán ni mucho menos Todo esto te daré están llamados a ser clásicos de las letras españolas –Macondos y Vetusta hay pocos- ni los tiempos que corren admiten impactos o éxitos de larga duración.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar por la web consideramos que acepta nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies