El corazón de los hombres, de Nickolas Butler

0

Libros del Asteroide publica la segunda novela del polifacético Nickolas Butler.

Butler reflexiona sobre la amistad, la violencia y el amor a través de tres generaciones.

Escribo sobre El corazón de los hombres con cierto retraso y después de haber visto la serie de televisión Big Little Lies, y encuentro algunos paralelismos porque en ambos casos se produce una reflexión sin paños calientes sobre la verdad individual y la verdad social, sobre las consecuencias de nuestros actos y su valor como ejemplo educativo hacia las nuevas generaciones y sobre el peso de la violencia en las personas y en la sociedad.

El corazón de los hombres es la segunda novela de Nickolas Butler, publicada por Libros del AsteroideEn El corazón de los hombres, Butler sitúa a sus personajes –a varios de los ellos durante décadas- sobre la delgada línea que separa al bien del mal y les empuja a caminar por ella con los ojos tapados, como hacemos todos a diario. Ni Nelson ni Jonathan ven las cosas claras, como nos sucede a todos en nuestro quehacer diario; pero al leer sobre ellos, sobre su evolución de chavales indecisos a adultos más o menos descreídos, Butler nos concede la capacidad demiúrgica de la perspectiva, ésa que permite diferenciar los árboles del bosque y separar –concluyente y juiciosamente- lo que está bien de lo que está mal, lo que hay que hacer de lo que se debe evitar, lo que hay que decir y aquello que es mejor callar.

¿Será a enfrentarnos con esa contradicción entre lo que hacemos, lo que pensamos y lo que debemos; ese punto oscuro de nuestra conciencia, que dejamos de escuchar o que adormecemos con los años, adonde nos quiere conducir El corazón de los hombres? ¿Es ése el secreto sobre el que Butler ahonda en esta novela existencialista, de hombres y mujeres de distintas generaciones, traumatizados por los imprevistos de la vida y las consecuencias de sus decisiones?

Las vidas de Nelson y Jonathan, las de las mujeres que les rodean y los descendientes que les suceden pivotan sobre preguntas de fondo común, ante las que cada uno reacciona de manera distinta: el estancamiento de una situación acomodada; la huida hacia adelante en solitario; la crisis personal por la pérdida de valores y el embrutecimiento intelectual y social; la ignorancia voluntaria de los aspectos negativos de la conducta de aquellos a quienes más queremos o la esperanza juvenil de estar llamados a algo distinto. Rompe el molde el discurso descarnado de Jonathan a su hijo, que me parece uno de los momentos más impactantes de la novela –como la Nana salvaje de Robe Iniesta.

Cualquier posición termina siendo brutal, revuelve las entrañas, provocando un conflicto, tanto en las páginas de la novela como en la conciencia del lector. Igual que cada uno de los capítulos de Bit Little lies, El corazón de los hombres nos enfrenta a preguntas incómodas sobre las consecuencias de aquello de lo que somos capaces, nuestra fidelidad a unos principios, la permanencia de unos códigos que, como los boy scout, pueden parecer trasnochados pero que siguen rigiendo los procesos socializadores, las pautas educativas que tratamos de inculcar aunque no seamos capaces de seguir.

La conclusión de cada uno será tan estremecedora como sincera sea la mirada con la que nos repasemos a nosotros mismos. Butler nos exige, al menos, la reflexión. Y nos llama a pensar no tanto en nosotros como en quienes vienen por detrás.

Qué: El corazón de los hombres, de Richard Butler.

Quién: Libros del Asteroide.