El lugar más feliz del mundo: nostalgias asiáticas

2

“La nostalgia es una pésima compañera de viaje”, dice David Jiménez, el Kapuscinski español para muchos, mientras empiezas a pasar los billetes de ida de su último libro, El lugar más feliz del mundo, con destino a Japón, China, Malaisa, Tailandia, Filipinas… Nosotros no podemos leerle sin que se nos pinte en la cara la sonrisa de esos primeros viajes asiáticos, cuando de Birmania apenas se hablaba en Europa, mucho menos en España, y uno podía sentirse aún pionero en países como Camboya.

“En Comala comprendí/ que al lugar donde has sido feliz/ no debieras tratar de volver.” Joaquín Sabina

LUGAR-MAS-FELIZ-MUNDO-DAVID-JIMENEZ-KAILASPero no hace falta haber estado en Asia para disfrutar de este libro de viajes. Como siempre que el Buen Periodismo y la Mejor Literatura se toman del brazo, el paseo se convierte en una reflexión sobre la condición humana, los lazos y desencuentros culturales, la capacidad de superación, la infinitud de los sueños personales, independientemente del rincón del planeta en el que nazcan…

Quien haya tenido la suerte de pisar Malasia, Tailandia, Tíbet o Bután, disfrutará reconociéndolos; quien todavía no lo haya hecho o, incluso, quien ni siquiera se lo haya planteado, puede encontrar aquí el empujoncito necesario  para marcharse tan pronto como sea posible… Y, si no, no pasa nada. Porque lo bueno de ese cóctel periodístico-literario es que nos permite conocer el mundo y a quienes lo habitan sin necesidad de recorrer los kilómetros que nos separan.

Que los libros pueden ser la mejor ventana por la que asomarse a, en este caso, uno de los continentes más sorprendentes, maravillosos y extremos del mundo.

Y la mirada de David Jiménez –el hombre paciente que tantas veces nos ha atendido en la radio- es, por talento y educación, por garra y experiencia, un buen observatorio desde el que cavilar sobre los grandes desastres naturales y humanos, las peores dictaduras imaginables, los crímenes más execrables y, a la vez, aunque produzca vértigo, la serenidad, la superación, la capacidad de sacrificio y las aspiraciones más loables y sorprendentes.

El lugar más feliz del mundo es, además, una luz en este túnel de despedidas de la Profesión (la de Leguineche y Meneses, la de Torres y Spengler) ahora que se van apagando el resto, o por cuestiones generacionales o de (des)crédito editorial. LUGAR-MAS-FELIZ-MUNDO-DAVID-JIMENEZ-KAILAS

Qué: El lugar más feliz del mundo, de David Jiménez

Quién: Kailas Editorial

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.