Perseguidos y salvados: caminos de libertad en el Pirineo de Lérida

0

Perseguidos y Salvados recupera las rutas, los caminos de libertad, por las que miles de europeos huyeron de la Europa nazia atravesando el Pirineo de Lérida.

Cinco escenarios para una ruta, la de Perseguidos y Salvados, que rescata, entre la verticalidad del Pirineo ilerdense, las historias de quienes huyeron del nazismo, cuya huella sigue vive en edificios, monumentos y riscos.

La prisión museo de Sort es el corazón de las rutas Perseguidos y Salvados en el Pirineo de Lérida.

La prisión museo de Sort es el corazón de las rutas Perseguidos y Salvados en el Pirineo de Lérida.

La mirada tímida del historiador Josep Calvet se asoma por encima de los quesos artesanos del Café Pessets, frente al Noguera Pallaresa, el río al que Sort se lo debe todo. Él fue quien empezó a investigar las rutas que miles de europeos –especialmente judíos-  usaron para cruzar el Pirineo, huyendo del nazismo, con las que han logrado “articular un discurso cultural que se pudiera aplicar a todo el Pirineo”; estos itinerarios hoy son conocidos como ‘Perseguidos y Salvados’ y permiten recorrer los caminos de libertad que atraviesan el Pirineo de Lérida y que incluyen, incluso, a restaurantes como ése, donde descansaron y se alojaron muchos de los perseguidos, familias enteras entre 1939 y 1943; jóvenes y niños a partir del año siguiente. También hubo “pilotos aliados derribados y acompañados por la Resistencia”, añade Calvet frente a la placa que recuerda que uno de ellos, el piloto Charles Yeager, derribado en marzo del 44, más famoso quizá por ser el primer hombre que rompió oficialmente la barrera del sonido, durmió aquí en su huida de la Francia ocupada.

De postre, libros recomendables, una cucharada de Filiberto y un chupito de Ratafia.

Primera parada, 22 m2

La de Sort fue “la ruta más importante porque era la más difícil de cruzar pero también la menos vigilada”. Su cárcel, intacta desde los años 40 y museo desde 2007, era el primer destino de los refugiados, que usaron, aunque a la inversa, los mismos pasos de los exiliados de la Guerra Civil, esos caminos de libertad de ‘Perseguido y salvados’. “Hay una relación muy intensa”, añade Calvet mientras recorre los paneles explicativos de la prisión, “con los ayuntamientos franceses que explican su parte de la historia”. Rostros y nombres; registros y pasaportes, a vuelapluma y falsos; cartas y fotografías que se han ido encontrando en archivos y en Internet; vídeos que le han echado un pulso a La Parca, con testimonios de expatriados y de pasadores, el último de los cuales murió en 2015, con casi cien años.   “Aquí pasaban unos días antes de ser trasladados a prisión de Lérida y posteriormente a Madrid o Barcelona”. De allí, sobre todo, a América.

Y fuera, un balón de fútbol sabotea la siesta.

La de Sort fue la ruta de ‘Perseguidos y salvados’ más importante porque era la más difícil de cruzar pero también la menos vigilada.





Personas en el paisaje vertical

Los nombres de los refugiados que pasaron por la prisión museo de Sort se exponen en su entrada. Cruzaban los picos más altos del Pirineo de Lérida a través de los pasos utilizados por los exiliados de la Guerra Civil española.

Los pasos para los refugiados europeos habían sido antes utilizados por los exiliados españoles de la Guerra Civil.

“La del Pallars Sobirá es la comarca de la verticalidad”, dice Yolanda Mas entre curva y curva, desde los 700 metros de altura de Sort, donde es técnico de turismo, hacia los 3.133 de la Pica d`Estats, el punto más alto de Cataluña. Dice también que Gaudí se inspiró en este paisaje dentellado, de gancheros, pescadores, pastores, queseros y, claro, perseguidos y salvados. La película, la novela, son aquí realidades tangibles, próximas. Esas personas de carne y hueso iban por ahí. Y por ahí se pueden seguir sus pasos. La esencia del ‘senderismo cultural’ brinca por las cimas, se desploma hasta los valles y flota entre las aguas bravas, uniendo al ser humano de cualquier época con el paisaje y con quienes lo hicieron como lo ve, dotándolo de un sentido y una trascendencia sublimes.

Con la bota puesta se entiende que Calvet, al despedirse, puntualice que “los protagonistas”  de esas 4 rutas de Perseguidos y Salvados, con cuyos cabos sueltos aún sigue enredado, son “las personas, no los caminos”. El agua borbotea y los pajaritos cantan.

Pros y contras del aislamiento

Las estrecheces geográficas del Pirineo propiciaron el aislamiento que atrajo a los refugiados y que protegió el románico de Boí, pero que no impidió la fundación de condados y prioratos poderosos, capaces de gestar las Homilías de Orgañá, “el acta fundacional de la literatura catalana”, aclara Carles Gascón, técnico de cultural del Consejo Comarcal del Alto Urgell; o de traer, en el siglo XI, uno de los ocho Beatos de Liébana que existen en España, custodiado en La Seo de Urgell, la única catedral íntegramente románica de Cataluña, donde la huida de la tarde expulsa a los restauradores de su claustro y llena de polvo dorado en suspensión su nave central. Quien quiere llegar lo hace, aliándose, si hace falta, con los impedimentos.

La especificidad de la comunidad judía

Entre los perseguidos que se salvaron a través del Pirineo de Lérida, Calvet cree que “el grupo de judíos quizá sea el más importante cuantitativamente y el que presenta una mayor variedad de historias”. Eran asquenazis y, como sus antepasados sefarditas, tuvieron que salir de España, aunque, como en Lorca o Hervás, Lucena o Madrid, su huella marcó usos, costumbres y lugares como la necrópolis de Les Roquetes, en Tárrega, “un testimonio arqueológico excepcional a nivel europeo de  de las matanzas antijudías con cronología medieval”, desvela Oriol Saula, director técnico del Museo Comarcal de Urgell.

El collar de los amuletos brilla en la penumbra de un museo, casi a las puertas de Lérida.

Los pilotos alidos que caían en territorio francés también utilizaron las rutas de Perseguidos y Salvados por el Pirineo de Lérida

Los pilotos alidos que caían en territorio francés también utilizaron las rutas de Perseguidos y Salvados por el Pirineo de Lérida.

En Orgaña se escribieron las Homilías de Orgañá, consideradas el primer texto literario en lengua catalana.

En Orgaña se escribieron las Homilías de Orgañá, consideradas el primer texto literario en lengua catalana.

Cuaderno de Bitácora  para las rutas de Perseguidos y Salvados en el Pirineo de Lérida

Dónde dormir en Lérida:

Parador de La Seo de Urgel, junto al casco histórico.

Hotel Andria en La Seo de Urgell, vinculado con las rutas de huida. Coqueto y lleno de detalles decorativos.

Hotel Pintor Marsá, en Tárrega. Un homenaje funcional y agradable a uno de los personajes más conocidos de Tárrega gestionado por una familia dedicada desde hace dos generaciones a la hotelería y la restauración.

Dónde comer en Lérida:

En Sort, imprescindibles el Café Pessets y Can Punyetes. Son dos referentes de las recetas tradicionales del Pirineo de Lérida y de los productos locales, especialmente el Café Pessets, donde ofrecen un interesante menú degustación en colaboración con productores de la zona y con maridajes regionales.

En Lérida, El Celler del Roser. Aunque su especializada es el bacalao, la carta tiene muchos otros deliciosos guiños a la gastronomía tradicional catalana. Ante la duda, lo mejor es dejarse aconsejar por su propietaria, entusiasta, además, de los vinos ilerdenses. El Celler del Roser forma parte de la Ruta del Vino de Lérida y lleva años siendo un justificado e imprescindible referente de la gastronomía de la ciudad.

Qué hacer y qué visitar en las rutas de Perseguidos y salvados:

Perseguidos y Salvados es una iniciativa de la Diputación de Lérida. Incluye cuatro rutas señalizadas, con espacios expositivos, a lo largo del Pirineo: Pallars Sobirá, Valle de Arán, Alto Urgell y Cerdaña. Más detalles en perseguitsysalvats.cat.

Imprescindible también conocer la tradición piragüista del Noguera Pallaresa y visitar una quesería tradicional, como La Peça D`Altrón, en Altrón, muy cerca de Sort, donde hay muchas otras actividades relacionadas con el senderismo y la Naturaleza.

Parque Natural del Alto Pirineo: Castellbó y Sant Joan de l`Erm, con las primeras pistas de esquí de fondo de España.

Orgaña/ Organyá: Oficina de Turismo y exposición sobre las Homilías y la iglesia, antigua Colegiata, de Santa María.

La Seo de Urgel/ La Seu d`Urgell: casco histórico medieval; el Ayuntamiento y el Espacio Ermengol; la Catedral y el Castillo.

Tárrega: Museo Comarcal del Urgell y la exposición La tragedia en el barrio judío. Necrópolis de Les Roquetes.

El claustro de la Catedral de La Seo de Urgel, la única románica de Cataluña.

El claustro de la Catedral de La Seo de Urgel, la única románica de Cataluña.

Share.

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar por la web consideramos que acepta nuestra política de cookies