Qué tener en cuenta al contratar un seguro de viaje

Consejos sobre qué coberturas incluir en tu seguro de viajes cuando hagas desplazamientos fuera de tu país. Tener seguro te ahorrará dinero.

Los imprevistos que pueden surgir en un viaje fuera de nuestra casa son variados. En la mayoría de las ocasiones no ocurre nada: el turista disfruta de sus vacaciones y vuelve a su domicilio sin problema. Pero otras veces suceden accidentes, enfermedades o percances que, si no se cuenta con seguro de viaje, pueden costarnos la salud y los ahorros de la cuenta corriente.

Un estudio de la Asociación Empresarial del Seguro (Unespa) aseguraba en 2019 que dos de cada tres percances que ocurren en un viaje son de tipo leve. Así que no hay que alarmarse. Sin embargo, el 30% de los problemas restantes se catalogan de graves a extremos. Y para ellos es bueno saber qué tener en cuenta al contratar un seguro de viaje.

Lo primero que recomienda Unespa es que el seguro disponga de cobertura médica, porque la asistencia sanitaria en muchos países es cara. Si se es particular, la mayoría de compañías aseguradoras disponen de cobertura médica en sus seguros de viaje.

Ahora bien, muchos desplazamientos fuera de España son consecuencia de que nuestra empresa nos mande a otro país y, en ese caso, lo más recomendable es buscar un seguro médico para empresas, en el que se pueden incluir coberturas de viaje.

La segunda cuestión es que, si nos desplazamos a un país en vías de desarrollo, es importante incluir una cobertura de repatriación en el seguro. Las infraestructuras de transporte (carreteras, aeropuertos, puertos, ferrocarril) no son de la misma calidad en todos los países. Por lo que disponer de una garantía de vuelta a nuestro domicilio es un plus muy recomendable.

Tercero, la cobertura frente a cancelaciones y retrasos en el transporte. No disponer de ella puede significar que tengamos que comprar billetes de avión o tren que sean realmente caros para volver a nuestra casa. Además, en los tiempos que vivimos también es necesaria una cobertura contra Covid-19, pues ya sabemos que, en caso de contagio, debemos aislarnos (con toda posibilidad en la habitación de un hotel) y ello supondrá gastos diarios de estancia y manutención. Si contamos con esta cobertura, el coste se reducirá significativamente.

Y cuarto, si se practican deportes de riesgo, en los que se puede incluir el esquí, también es muy aconsejable sumar la cobertura frente a accidentes en ellos dentro del seguro de viajes. Caídas, fracturas y hospitalizaciones son habituales cuando se realizan actividades como buceo, descenso de barrancos, etcétera.

Unespa recuerda que la mitad de los percances en viajes tiene que ver con indisposiciones y enfermedades. Además, una cuarta parte son accidentes, que suelen requerir asistencia sanitaria. EEUU es uno de los países donde los percances pueden salir más caros. Allí, una asistencia sanitaria puede llegar a costar 70.000 euros y un rescate puede rondar la misma cifra.

Total
0
Shares
Artículo anterior

Turismo por El Bierzo

Siguiente artículo

Argumentos en contra de los 'influencers'

Artículos relacionados