Por qué se produjo el genocidio armenio

0

El genocidio armenio está considerado el primer genocidio del siglo XX. Tuvo lugar en 1.915, en el contexto de la Primera Guerra Mundial Las acciones desarrolladas por el Gobierno turco -considerado el responsable del genocidio armenio- incluyeron asesinatos y deportaciones masivas en las que murieron cerca de un millón y medio de armenios. Para dar con las claves de por qué se produjo el genocidio armenio hay que remontarse en el tiempo. Desde el siglo XVII, el Imperio turco había intentado asimilar a los armenios. Las políticas encaminadas a conseguir que los armenios abandonaran el cristianismo -que habían adoptado de forma oficial en el siglo IV- y a que olvidaran la idea de volver a tener un país propio se sucedieron casi sin tregua. Algunas fuentes indican que la renuncia de Gran Bretaña a actuar como supervisor de las libertades de los armenios en la región tras la Guerra de Crimea acrecentó la sensación de impunidad de los gobernantes turcos. En 1.915, el Imperio otomano había perdido gran parte de su territorio y llevaba las de perder en la Primera Guerra Mundial, al apoyar a Alemania. Tras ser vencida en una serie de acciones por Rusia, su enemiga secular en la región y en la guerra que se libraba, el Gobierno turco empezó a sospechar de la lealtad de los armenios y con esa “excusa” llevó a cabo una serie de acciones coordinadas y calculadas para asesinar a todos los armenios de su territorio, mujeres, niños y ancianos incluidos. Lo que sucedió en Armenia en 1.915 fue la culminación de los progromos de 1.894 y 1.896 y la matanza, en 1.909, de 20.000 armenios de Cilicia, también a manos del responsable del genocidio armenio: el Gobierno turco. Hoy, Turquía encabeza la lista de países que niegan el genocidio armenio, entre los que también figuran España y Gran Bretaña.

Qué pasó en Armenia en 1.915

Para entender lo que pasó en Armenia en 1.915 hay tener en cuenta que por aquel entonces el Imperio turco atravesaba una crisis interna importante y que ya había perdido hasta el 30% de su territorio. De hecho, quedó disuelto al terminar la Primera Guerra Mundial (1.914-1.918), en la que los turcos participaron en el bando perdedor. También hay que recordar que los turcos habían intentado subyugar a los armenios desde el siglo XVII con acciones de todo tipo: subiéndoles los impuestos, con conversiones obligadas y expulsiones forzosas, desplazando colonos turcos a su territorio, etc. Los turcos eran musulmanes y los armenios, desde el siglo IV, cristianos que, además, mantenían fija la idea de recuperar el estado que tuvieron hasta el año 428 d.C., cuando el empezó a ser moneda de cambio entre otras grandes potencias interesadas en controlar un territorio geoestratégico entre Europa y Asia, fundamental para las rutas comerciales y la defensa de sus fronteras exteriores. Entre esas grandes potencias destacan la también cristiana Rusia y Gran Bretaña, que renunció a su papel de supervisor de las libertades armenias tras la Guerra de Crimea a cambio de que los turcos le devolvieran Chipre.

Si genocidio es el “exterminio o eliminación sistemática de un grupo por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad”, la política turca con respecto a los armenios parece cumplir todos los requisitos desde finales del siglo XIX. En 1.894 y 1.896 se registran los primeros pogromos y en 1.909, el gobierno de los Jóvenes turcos -con una política de asimilación cultural y religioso más agresiva- llevó a cabo una matanza “de advertencia” entre la comunidad armenia de Cilicia que acabó con la vida de 20.000 personas. En 1.915, más amenazado que nunca en el exterior por los sucesivos reveses frente a Rusia en el contexto de la Primera Guerra Mundial y por las sospechas de traición a nivel interior, el Gobierno turco perpetró el genocidio armenio con la “excusa” de colaborar con sus enemigos. Las detenciones ilegales, los asesinatos en masa y las deportaciones forzosas acabaron con la vida de entre 600.000 y un millón y medio de armenios. Los 60.000 soldados armenios integrados hasta entonces en el ejército turco fueron apartados del servicio y, primero, llevados a campos de trabajo y luego, aniquilados. En paralelo, los intelectuales y profesionales armenios de las grandes ciudades fueron detenidos ilegalmente y asesinados o hechos desaparecer en las llamadas “caravanas de la muerte de 1.915”, en la que también fueron embarcados civiles de otras zonas, con la única intención de que murieran por el camino a consecuencia del cansancio, el hambre o las enfermedades.

Inicio

Qué países niega el genocidio armenio

Las presiones de Turquía han limitado el reconocimiento internacional del genocidio armenio. El Gobierno turco reconoce que la muerte de armenios en el contexto de la Primera Guerra Mundial, pero rechaza el uso del término “genocidio”, que fue acuñado en 1.944 por el abogado Rafael Lemkin para intentar explicar la política de exterminio de judíos desarrollada por el régimen hitleriano. Azerbayán, que está enfrentado con Armenia por el control del territorio conocido como Nagorno Karabaj, tampoco reconoce el genocidio armenio. En 2015, el Vaticano pasó a formar parte de los países que reconocen el genocidio armenio, con el oficio de una misa a cargo del Papa Francisco con motivo del centenario de lo que pasó en Armenia en 1.915. Los Estados Unidos también han sido de los últimos países en abandonar la lista de países que niegan el genocidio armenio, condicionados por las relaciones económicas, militares y diplomáticas con Turquía.  A pesar de que el genocidio armenio es testamento europeo, y de la resolución del Parlamento europeo de 2005, muchos países no reconocen oficialmente el genocidio armenio. Es el caso de Gran Bretaña, cuyos gobiernos se escudan en la idea de que no se puede valorar con certeza y retrospectivamente que lo que sucedió en Armenia en 1.915 fuera un genocidio. España es otro de los países que niega el genocidio armenio pese a que se ha propuesto en tres ocasiones entre 2015 y 2018 y a que varios parlamentos autonómicos sí lo hacen.

Inicio

Dónde está Armenia

Inicio

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.