En Ibiza se puede navegar en veleros de alquiler

Visitando Ibiza desde el mar en velero

Usar un velero es una de las mejores formas de conocer Ibiza y de acceder a lugares de la isla balear a los que no se puede llegar a pie.

Si hay un paraíso a la altura del Caribe en España este es, sin duda, el de la islas Baleares. Nada tienen que envidiar sus playas a las del otro lado del charco; y es que en rincones como Ibiza vamos a encontrar una variedad impresionante de calas y playas que, además, son un reclamo absoluto para el turismo en velero. Ibiza cuenta con 210 kilómetros de litoral. En esta extensión de costa, podremos encontrar más de 50 playas y calas para poder disfrutar del sol, el agua transparente y su fondo marino.

Viajar en velero a Ibiza

Ibiza hay muchas formas de conocerla, pero sin lugar a dudas una de las maneras más impactantes es a través de sus costas. El alquiler de velero para bordear su costa se ha convertido en uno de los atractivos más demandados de la isla; yes que la calidad de sus playas, así como la inmensa variedad de opciones, convierten esta experiencia en algo único.

Alquilar un velero en Ibiza nos permitirá acceder a rincones con difícil acceso a pie. Esto significa que la masificación turística de esas calas y playas será menor, pudiendo así disfrutar de jornadas mucho más tranquilas.

Asimismo, no podemos negar que viajar en barco ya cuenta, de por sí, con muchas ventajas. Para empezar, es un ambiente seguro en tiempos de COVID. Un ambiente controlado, con pocas personas y pocas aglomeraciones de gente.

También hay que destacar que la posibilidad de dormir en un velero, observando el cielo estrellado, complementa a la perfección las actividades diarias en esas impresionantes playas.

Opciones para todos los gustos

En cuanto a los lugares para fondear, lo cierto es que la lista es interminable. Podemos, no obstante, destacar rincones mágicos como Cala Salada. Se trata de una cala estrecha que está completamente rodeada por rocas. Cuenta, además, con una pequeña isla al norte y un muelle menguado.

Los propios isleños hablan de ella como la cala más acogedora de la isla, así es Cala Es Portixol, un lugar único con un tamaño bastante reducido y a tan sólo 6 kilómetros de San Miguel, un añadido que nos permitirá hacer otro tipo de turismo por la isla.

Cala Es Canaret es una de esos espacios naturales a los que no podemos acceder fácilmente a pie. Es, por tanto, un lugar tranquilo al que se acercan los veleros para poder envolverse en la tranquilidad de la zona. Aguas tranquilas y transparentes que permiten jornadas de sol encantadoras.

Asimismo, otra opción interesante sería la de Cala de Port Roig. Es uno de los nombres más conocidos por los veleros que fondean la zona de Ibiza. Esto es debido a su tamaño y sus aguas tranquilas, que ayudan a que el fondeo sea bastante agradable.

Estos son sólo algunos de los ejemplos que podemos tomar para visitar las costas de Ibiza. Como comentábamos, la variedad es realmente amplia, mereciendo la pena estudiar a fondo sus costas para escoger cada día una zona diferente.

Total
0
Shares
Artículo anterior

El por qué de la circuncisión en los judíos

Siguiente artículo

¿Qué es una monarquía parlamentaria?