Curiosidades de Madagascar: arquitectura tradicional

0

La arquitectura es uno de los aspectos más curiosos de Madagascar, que tienes que conocer, sobre todo si quieres viajar por libre a esta isla de África.

Las aldeas del interior de Madagascar no suelen tener ni electricidad ni agua potable; su arquitectura sirve para afrontar su clima extremo.

Tendemos a pensar que todas las personas que conocemos viven en casas parecidas a la nuestra, con muebles parecidos a los nuestros, en espacios similares a los nuestros. Pero si las sorpresas son mayúsculas incluso dentro de nuestros propios círculos, con los que compartimos cultura, sociedad, tendencias, gustos (vale, vale, y renta per capita y fines de semana de Ikea), ¿qué puede suceder cuando uno decide conocer cómo viven realmente los malgaches?

Arquitectura de costa o de interior

Aunque Madagascar es muy conocida por sus playas, el interior de la isla garantiza una serie casi ininterrumpida de sorpresas de carácter cultural, paisajístico y social que no sólo tienen que ver con su arquitectura, aunque en el fondo siempre estén relacionadas con ella. Hay que tener en cuenta que la costa es el lugar con mayor y mejor desarrollo turístico de Madagascar, así que, como leerás un poco más abajo, también es donde se concentran los hoteles con más encanto de Madagascar.

El interior de Madagascar tiene un clima extremo: caluroso en verano y muy frío en invierno. Por eso no es raro ver a los pastores envueltos en gruesas mantas floreadas, tan típicas de casi cualquier lugar de África, arreando los cebús –icono animal y visual de este país- y luchando contra el viento que bate la meseta central. Si recorres el interior de Madagascar en coche y tienes la oportunidad, para para conocerles personalmente. Seguro que ellos están tanto o más sorprendidos que tú y no ponen reparos. Ten en cuenta que el idioma oficial de Madagascar es el malgache y que el inglés y, sobre todo, el francés, son más habituales en la capital, Antananarivo, y en las principales zonas turísticas. Pero si viajes con un guía malgache, las posibilidades de comunicación directa con los nativos están garantizadas.

En las aldeas del interior de Madagascar no suele haber calefacción, tendido eléctrico o agua potable. Por eso, la arquitectura tradicional de Madagascar -una de las grandes curiosidades de la isla- conjura las temperaturas a base de muros de ladrillo, ventanas pequeñas y cuadras en lugar de entradas decorativas. Viejos trucos que ayudan a mantener el calor y que, en realidad, se repiten en muchos otros lugares del mundo. Las cocinas, normalmente en los pisos superiores, dejan escapar el humo del hogar por ventanas laterales. Es curioso que el concepto de ‘chimenea’ no esté tan desarrollado como el de los balconillos que salpican las fachadas de las casas, espacios que suelen aprovecharse, no sólo para mirar, si no para secar el grano y otras tareas domésticas.

La deforestación del interior de Madagascar se debe, sobre todo, a la necesidad de leña, aunque también es cierto que el país ha sido pionero en el desarrollo de una red nacional de parques y espacios naturales.

En las zonas rurales de  costa es habitual encontrar casas hechas de cañas y barro, condicionada la arquitectura por los vientos y los embates del mar. Otras localidades más imporantes, como Ifaty, tienen construcciones más firmes, a base de ladrillo, y encaladas.

Aunque las casas de cañas y barro también se pueden encontrar en las zonas más modestas del interior de Madagascar, a los pies de los baobabs, uno de los árboles endémicos de Madagascar, famosos por rincones como la famosa Avenida de los Baobabs, tantas veces fotografiada por viajeros de todo el mundo. Estas modestas casas suelen estar rodeadas de pequeños huertos, arrancados al suelo erosionado a base de azada y chancla de neumático. En otras ocasiones, las poblaciones agrarias más desarrolladas se apiñan, ya construidas a base de ladrillo, cerca de los campos de arroz, del que Madagascar es uno de los principales productores y consumidores a nivel mundial.

Una fábrica de ladrillos

Como la manera más barata de moverte por Madagascar es en transporte rodado -en jeep si organizas tu viaje a través de una agencia o en los autobuses públicos si viajas a Madagascar por tu cuenta- podrás ver alguna fábrica de ladrillos típica. Parar y visitarla no es mala idea si te interesan las tradiciones y curiosidades de las poblaciones locales en los países que visitas. En nuestro caso, las risas de los trabajadores eran casi más llamativas que nuestro interés. Incluso llegamos a preguntarnos si a ellos no les parecería una excentricidad o en qué lugares pararían ellos si estuvieran de viaje por nuestro país. ¿Qué les llamaría la atención de nuestra manera de vivir?

La vida en las grandes ciudades de Madagascar

Las grandes ciudades de Madagascar, lugares de interés en cualquier viaje por la isla, como Antananarivo o Fianarantsoa, se asemejan más al concepto urbano occidental. Pero también están llenas de curiosidades.

Antananarivo es la capital de Madagascar y ha sido el epicentro de su poder durante todos los periodos históricos de la isla africana. Allí se concentran muchos de los lugares de interés de Madagascar, además de mercados típicos, que también pueden encontrarse, junto a la celebración de rituales o ceremonias en otros lugares del país. Antananarivo es popularmente conocida como “Tana” o “Tanana”.

Fianarantsoa es la segunda ciudad más importante de Madagascar. Su casco histórico está casi inalterado gracias a la recuperación que algunas asociaciones locales, con ayudas internacionales en muchos casos, han realizado de sus edificios típicos. Si paras en Fianar, como se la conoce popularmente, merece la pena que dediques un tiempo a visitar a pie su casco histórico, en lo alto de la ciudad.

Dónde dormir en Madagascar

Si a la luz de todas estas curiosidades sobre la arquitectura de Madagascar te preguntas cómo son los hoteles de Madagascar y si es seguro viajar a Madagascar, te podemos decir que en nuestra opinión, hay de todo entre los alojamientos malgaches  pero que, en general, tienen un nivel medio bastante aceptable. Existen hoteles llenos de encanto, como Jardin du Roy, cerca de Isalo, o Le Paradisier Hotel, en la costa, cerca de Toliara, hasta modestas cabañas de madera, limpias y muy apañadas, como Ihary Hotel, en Fianar, o Artisan Hotel en Ambositra.

MADAGASCAR-HOTELES

madagascar-HOTELES

MADAGASCAR-HOTELES

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.