Isla Mauricio, más allá del paraíso

3

Un viaje tropical está repleto de sensaciones: olores, colores, sabores que despiertan los recuerdos y generan otros nuevos; paisajes que, más allá del exotismo habitual, estimulan los sentidos y la imaginación. Cambiamos el rojo otoñal por el de los flamboyanes en flor y el abrigo por el pareo para viajar al corazón del Índico. Al avanzar por la pantalla, tendría que haber recibido un soplo de aire fresco y cargado de sal; al pasar esta página debería haberle llegado el aroma, intenso, dulzón pero irremediablemente atractivo, del frangipani, una discreta pero inolvidable flor blanca y amarilla; o el de los flamboyanes, las camelias y las buganvillas, auténticas explosiones sensoriales; el de la fruta tropical, (la del pan o la de la pasión, mangos, papayas, lichis) y los de las especias que se acumulan en los recetarios locales.  

Si haces turismo en Isla Mauricio descubrirás mucho más que sol y playas

Un otoño tropical

Al seguir bajando por la página, tendría que haber resonado en sus oídos el crepitar de las ‘palmeras tormenta’, infinitamente largas y de copa despeluchada, o el ronroneo de las olas que se convierten en espuma mucho antes de llegar a la orilla, batiendo siempre la barrera de coral que consigue que el mar se convierta en una piscina de aguas azules. Al avanzar en la lectura, tendría que notar su piel un poco más tibia, un poco más dorada, un poco más húmeda que en un mes de octubre cualquiera. Porque al seguir aquí se ha ido de viaje a Isla Mauricio, quizá la más completa, compleja, deseada y variada de las islas del Índico.

Sitios que ver en Isla Mauricio: Jardines Pamplemousse en Port Louis
Los nenúfares gigantes son una de las grandes atracciones de los Jardines Pamplemousse.

Exuberante, sugerente, mestiza, Isla Mauricio ha ido construyendo su reputación sobre las bases que la naturaleza ancló un buen día en medio del océano: pilares volcánicos, bosques semitropicales, playas coralinas y aguas turquesa. Incluso su interior, ondulado y verde, consigue evocar a uno de sus mayores admiradores, Mark Twain, para quien el paraíso celestial se hizo a imagen y semejanza de la que hoy se conoce como la Sonrisa del Indico.

Isla Mauricio, destino 7 estrellas con hoteles de 5

Le Touessrok es uno de los mejores hoteles de Isla Mauricio
Le Touessrok es uno de los mejores hoteles de Isla Mauricio
Los hoteles de Isla Mauricio tienen muy buenos spas, como éste del hotel Sugar Beach
Los hoteles de Isla Mauricio tienen muy buenos spas, como éste del hotel Sugar Beach

Y eso que Twain, igual que el naturalista británico Gerald Durrell, otro enamorado de la isla, no conoció sus placeres hoteleros que, detalle a detalle, han ido cuajando la costa mauriciana. Entre los cinco mejores hoteles de Isla Mauricio, Le Touessrok, en la Bahía d`Eau Douce, un guiño a la elegancia colonial construido sobre dos islas privadas y frondosas, repletas de detalles exquisitos; entre los más originales, el Long Beach con sus actividades vanguardistas, un poco más al sur, casi como un reflejo del eclecticismo local (comida japonesa, china, mediterránea, italiana, multitud de actividades….) y del futuro al que aspiran los mauricianos, hospitalarios hasta la extenuación, habituados a convivir con diferentes culturas, orgullosos de sus tradiciones familiares, procedentes de todos los continentes y tan coloridas como el sega, la música de Isla Mauricio, pero enamorados también de un país del que todos forman parte; aunque imperfecto, la sucesión de templos religiosos –musulmanes, cristianos, budistas o hinduistas- en cualquier localidad mauriciana es un buen ejemplo de civismo cotidiano.

Mestizaje cultural, mestizaje de los sentidos

Es ese legado cultural el que remata el encanto natural de la isla, el que contribuye al laissez faire que lo invade casi todo, el que relaja los sentidos y arranca sonrisas, a la orilla del mar, en las ajetreadas calles de Port Louis o frente al panteón, colorido y complejo a partes iguales, del Lago Grand Bassin o Ganga Talao, epicentro espiritual del hinduismo del Índico. A la exuberancia floral se suman aquí la intensidad del incienso y el frufru de los saris, con la misma naturalidad con la que se disfruta de un baño relajante a base de aceites de naranja y coco.

Si vas a viajar a Isla Mauricio tienes que probar la comida criolla
Escale Créole es uno de los mejores restaurantes criollos de Isla Mauricio
El lago sagrado Grand Bassin es uno de los sitios que ver en Isla Mauricio
El lago sagrado Grand Bassin es uno de los sitios que ver en Isla Mauricio

Lo visual, lo sensitivo, lo bello en apariencia tiene, en Isla Mauricio, un trasfondo multicultural igual de interesante. El azúcar del café matutino, por ejemplo, está relacionado directamente con los primeros colonizadores de la isla, los holandeses, quienes introdujeron la caña de azúcar desde Malasia, además de los ciervos que dan nombre, por cierto, a una de las islas más famosas del país, la Ile aux Cerfs, donde se ubica uno de los campos de golf más bellos del mundo, diseñado por Bernhard Langer, uno de los jugadores más precoces y considerados del panorama internacional.

El campo de golf de Le Touesrrok, en la Isla de los Ciervos, está considerado uno de los más bellos del mundo. Este hoyo es el preferido de los aficionados, por su técnica y sus vistas.
El campo de golf de la Isla de los Ciervos está considerado uno de los más bellos del mundo. Este hoyo es el preferido de los aficionados, por su técnica y sus vistas.

Paradojas de la Historia y de la naturaleza

A los holandeses se les debe también el nombre del país, en honor del príncipe Mauricio de Nassau, superviviente al de Isla de Francia que le pusieron, un poco más tarde, los galos. A cambio, el francés sigue siendo el idioma más utilizado, a pesar de que la última administración colonial fue la de Inglaterra y a que el idioma oficial de la república es el de la Gran Bretaña. Paradojas de la mezcla, de las leyendas y de la Historia… Igual que la que hace que la Isla de las serpientes, al norte del país, no tenga ni un solo reptil, o que la Isla Redonda, muy próxima, no tenga en absoluto esa forma… Curiosidades únicas, igual que la paloma rosada, el extinto dodo o los gigantescos árboles banianos, de un país al que han ido a parar las mejores características de muchos otros; un país para cultivar los sentidos y esponjar el corazón.

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.