Costumbres de Madagascar,el árbol de los sacrificios

2

Algunas de las costumbres de Madagascar más raras e importantes están relacionadas con el culto a la muerte. La leyenda que rodea el Árbol de los sacrificios dice que una joven virgen fue sacrificada para calmar la fuerza de la lluvia. Todavía hoy hay malgaches que acuden allí para realizar los rituales tradicionales porque, aunque la religión de Madagascar es el cristianismo, las influencias animistas juegan un papel importante. El Árbol de los sacrificios también puede ser considerado un espacio de socialización, en el que se pueden encontrar niños de los pueblos de alrededor junto a la guardiana del espacio.

El siglo XVIII fue crucial en la Historia de Madagascar. Las tribus malgaches recrudecieron los enfrentamientos entre sí y la de los Merina fue consolidando su poder. Europa fijó sus ojos en la isla y empezó a enviar misioneros y comerciantes. Radama I coqueteó con los británicos que, poco a poco, fueron posicionándose en el nuevo gobierno. La llegada de los misioneros cristianos marcó un antes y un después en las costumbres de Madagascar, hasta entonces animistas. El aislamiento secular de la isla de Madagascar hace de ella el último arca de Noé, tanto en lo que a Naturaleza se refiere como en lo referido a costumbres y tradiciones. Finalmente, el cristianismo se impuso como la religión de Madagascar pero con una fuerte influencia de las creencias previas, especialmente en todo lo relacionado con el culto a los poderes naturales y a la vida después de la muerte. Seguramente en ese afianzamiento del cristianismo como religión de Madagascar algo tuvieron que ver las persecuciones neronianas de la reina Ranavalona I.

Las malas lenguas dicen que Ranavalona I tenía, además de fijación con los cristianos, un apetito sexual insaciable. Dicen también que solía despeñar a los cristianos desde lo alto de una montaña en la ciudad de Antananarivo.

Pese a las persecuciones, los malgaches se quedaron con algunas ideas, las metieron en la olla del tiempo y las cocinaron a fuego lento junto a sus creencias animistas. El resultado es una cultura polifacética y sorprendente en la que todo tiene cierta cabida. Algunos lugares, como este árbol de los sacrificios, mantienen viva la cultura de la muerte, una de las grandes curiosidades de Madagascar.

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.