Hanami -春 La floración de los cerezos en Japón

3

En Japón, 127 millones de personas salen a la calle para celebrar el Ohanami, la contemplación de la cerezos en flor.

La pasión por la fiesta de primavera de los cerezos en flor llegó a Japón desde China hace varios siglos.

Fotografía de portada: Pixabay.

El Parque Ueno de Tokyo es uno de los lugares más concurridos durante el Hanami de Japón

El Parque Ueno de Tokyo es uno de los lugares más concurridos durante el Hanami de Japón

Japón es como un tema de los Yoshida Brothers; mestizaje equilibrado entre tradiciones y vanguardias urbanas tan sólo adivinadas en Occidente. El nudo de un obi y un vestido manga; muchachas con los muslos cubiertos de anuncios y otras oscilando sobre unos geta de madera, con los pies enfundados en unos tabi blancos. Milenios de sutileza y arte que se reinterpretan en clave tecnológica y que ahora sucumben al  peso de las flores del cerezo. Pidan la vez para encontrar el mejor sitio desde el que disfrutar del Ohanami, una de las tradiciones primaverales más populares del mundo, porque en Japón, cerca de 127 millones de personas se tiran a la calle, noche y día, para compartir el Hanami.

La pasión por los cerezos en flor llegó de China hace varios siglos. Y lo hizo para quedarse y convivir con los cambios sociales y económicos que el devenir de la Historia ha provocado en un país paradójico y apasionante, controvertido y esplendoroso, diminuto en tamaño pero de inmenso carácter: Japón.

Primavera se dice  ‘Haru’

Hoy todavía no hay Gadget que supere este encuentro estacional entre amigos, familiares y compañeros de trabajo que, picnic de cerveza, sake y Bento (la ‘comida-para-llevar’ nacional) en mano, descorchan la primavera en parques y bulevares. La fiesta natural por excelencia barre, de norte a sur, todo el país (cuatro islas principales y miles de otras menores) y extiende su aliento cálido y rosado por el resto del mundo.




Incluso Madrid habla japonés en esta época del año, gracias a los pequeños bosques de cerezos que la línea aérea JAL y la Los jardines de Japón están siempre llenos de detalles, como esta fuente hecha de piedra y cañaAsociación de la Comunidad Japonesa de la capital la regalaron en 1991 y 2009 respectivamente; una relación, la hispano-japonesa, que comenzó hace 400 años gracias a un viajero de la fe, San Francisco Javier, introductor de la tercera religión más importante del país, el Cristianismo, por detrás del Sintoísmo, también de influencia china, y el Budismo, procedente de Corea. Aunque no fue hasta el siglo XVII que llegaron los primeros japoneses a España.

Cuatro jardines cósmicos y una isla sagrada

Quizá Japón nunca hubiera desarrollado su interés por el Hanami, la floración de los cerezos, ni su estrecha relación con la naturaleza si no hubiera sido por esas dos corrientes filosófico-espirituales, Sintoísmo y Budismo. De ellas surgió la necesidad apasionada por los jardines (de paseo, de té, paradisíacos, de paisaje seco-) en y con los que miniaturizan el universo, y esa veneración paradójica (aunque no más que la de Occidente) por la tierra, el mar, los árboles y el agua. Agua que es ingrediente principal de lugares emblemáticos y mágicos, como la Isla de Miyajima, un símbolo nacional al Suroeste de la isla de Honshu, el eje del archipiélago.

Consagrada a la guardiana de los mares, Miyajima es lugar de peregrinaje por dos motivos fundamentales que resumen, una vez más, esa armonía sorprendente entre creencias ancestrales y pasión tecnológica: el Santuario Itsukushima, considerado Tesoro Nacional, y la puerta de Ootorii, una de las tres mejores vistas de Japón.

JAPON-MIYAJIMA

Pasear en yucata y geta, como un japonés más, por los coquetos senderos de la isla (en la que, de tan sagrada, sigue estando prohibido dar a luz o morir) es  una experiencia tan sencilla como inolvidable. Igual que la de sentarse bajo los cerezos en flor durante el Hanami en cualquier rincón de Japón: costumbrismo nipón que conecta con lo básico y renuncia a cualquier tipo de festejo apabullante… Para eso siempre hay tiempo el resto del año, especialmente en verano, cuando el país entero estalla en una sucesión de fuegos artificiales que congregan, cualquier día, en cualquier rincón, a miles de personas.
Samuráis, señores de la guerra y el arte

Pero cuando ya no haya cerezos en flor bajo los que acampar, siempre quedarán los de, por ejemplo, las puertas del Castillo de Nijo, en Kyoto, famoso también por sus suelos anti-intrusos, (‘de ruiseñor’ les llaman), porque crujen y silban cuando se pisan sin  saber la disposición de sus tablas.

Y es que los shogunes y los samuráis, mecenas también de la ceremonia del té, que supuso el desarrollo casi infinito de otra representación miniaturizada de la naturaleza, el Ikebana, combinaron como pocos el filo de la espada y la sutileza artística de inspiración natural, como si en el fondo estuvieran convencidos de que también podían domeñar los perfiles boscosos y los escorzos nevados. Impertérritos por fuera pero frágiles por dentro, quizá esa infinita capacidad de asombro y control sea parte del legado que dejaron a sus descendientes.

Cuaderno de Bitácora del Hanami en Japón

Mejor época para viajar a Japón:

La mejor época para viajar a Japón puede ser la primavera, cuando la temperatura media gira alrededor de los 15 ºC. Aunque el otoño también puede ser un buen momento para planificar la visita.

Qué es el Hanami:

El Hanami es una fiesta sencilla y familiar que celebra la llegada de la primavera con pícnics y encuentros a la sombra de los cerezos en flor (en japonés, Sakura) durante varias semanas del mes de abril, aunque los cambios climáticos pueden adelantar o retrasar varios días las mejores fechas para festejar la contemplación de los cerezos en flor

Miyajima:

La isla de Miyajima y el Santuario de Itsukushima están considerados uno de los tres  lugares más bellos de Japón y Patrimonio de la Humanidad. Su símbolo es la Puerta de Ootorii, 117 m. de altura y pilares de 10 metros de diámetro sostenidos sobre el fondo de arena por su propio peso.

Las calles de las grandes ciudades de Japón también son buenos escenarios para disfrutar de la floración de los cerezos o Hanami

Parques para disfrutar del Hanami en Japón:

* Tokyo:

Los mejores parques de Tokyo para disfrutar del Ohanami son lo del Palacio Imperial y el parque de Ueno, con el Santuario Tosho-Gu, una de las pocas construcciones del periodo Edo que quedan en la capital de Japón.

*  Kyoto:

Maruyama y el Paseo del Filósofo son dos de los lugares más recomendables para vivir los encuentros que los japoneses organizan con motivo del Hanami.

* Nara y Nikko, Patrimonio Mundial de la Humanidad, son visitas obligadas en un viaje a Japón durante la floración de los cerezos.

* Kanazawa: 

Si viajas a Japón para disfrutar del festival del Hanami, tienes que visitar el Jardín Kenrokuen de Kanazawa.

Los Jardines Kenroekun son uno de los lugares fundamentales para disfrutar de la contemplación de los cerezos en flor,ohanami,durante el festival de primavera

Los Jardines Kenroekun son uno de los lugares fundamentales para disfrutar de la contemplación de los cerezos en flor,ohanami,durante el festival de primavera

Diseño de los jardines en Japón:

El diseño de jardines es otra manifestación tradicional de la estética y la filosofía niponas. El máximo esplendor de la jardinería se alcanzó entre los siglos XIV y XVIII.

Los jardines imprescindibles en viaje a Japón deberían ser:

  • En Tokyo:

Tokyo no es sólo la ciudad de los rascacielos y el tren bala. Si visitas la capital de Japón, no te olvides de conocer Koishikawa Korakuen, el Jardín del Sumo Placer, y Rikugi-en, con 88 mini-paisajes.

  • En Kyoto:

Kyoto es la capital cultural de Japón, así que, además de intentar encontrar con alguna geisha por sus calles, intenta visitar uno de los mejores jardines de paisaje seco que existe en el mundo, el jardín Ryoan-ji.

  • En Nara

Si visitas Nara durante tu viaje a Japón, apunta el nombrel del jardín Isui-en.

  • En Hirazumi:

Motsu-ji, el Jardín del Paraíso, es el jardín de referencia para todos aquellos que visiten Hirazumi durante su viaje a Japón.

El Jardín Ryoan-ji, en Kyoto, es uno de los mejores ejemplos de jardín seco de Japón

El Jardín Ryoan-ji, en Kyoto, es uno de los mejores ejemplos de jardín seco de Japón

Ceremonia del té:

La ceremonia del té en Japón está pensada para proporcionar paz a quien la realiza y a quien la observa. La afición de los samuráis adinerados por este ritual hizo que las casas en las que se celebraba empezaran a ser decoradas con lo que terminó convirtiéndose en otro arte, el Ikebana.

Libros sobre Japón:

Novelas históricas ambientadas en Japón; libros escritos por autores japoneses o ensayos antropológicos fundamentales en la Historia, hay un cúmulo de libros que deberías leer antes o después de tu viaje a Japón o aunque no tengas pensado visitar el país ni siquiera durante el Hanami.

  • El crisantemo y la espada, Ruth Benedict, Alianza Editorial.
  • El aventurero de Dios, Pedro Miguel Lamet, La Esfera de los libros.
  • Introducción a la cultura japonesa, Hisayasu Nakagawa, Editorial Melusina.
  • La fórmula preferida del profesor, de Yoko Ogawa, Editorial Funambulista.
  • El Haiku de las palabras perdidas, de Andrés Pascual, Editorial Random House Mondadori.

Para celebrar el 400 aniversario de las relaciones hispano-japonesas se programarán distintas actividades culturales entre junio 2013 y julio 2014

Agradecimientos: Oficina de Turismo de Japón; Taeko Ueda, representante de Turismo del Gobierno de Tokio en España

Ver mapa más grande

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.