Ana Frank: vida, libro y legado

0

El legado de Ana Frank más importante es su diario, aunque lo que casi 35 millones de personas han leído no es lo que ella escribió durante los dos años que pasó escondida en Amsterdam, junto a su familia. El lugar que ella denominó la “Casa de Atrás” es donde hoy se ubica un museo dedicado a su vida, uno de los más visitados de la ciudad, que también podría incluirse en el legado de Ana Frank, no sólo por la importancia del espacio en sí, sino porque allí se exhiben los diarios de Ana Frank originales. Una de las mayores curiosidades del diario de Ana Frank es que existen hasta tres ediciones distintas: los textos originales que la propia Ana revisó en vida; los que ella misma reescribió, parece que pensando en publicarlos como un libro al terminar la guerra; y los que elaboró su padre, Otto Frank, el único de la familia que sobrevivió a los campos de concentración nazis. Algunas fuentes dicen que Otto Frank no respetó el legado de Ana Frank de forma íntegra porque alteró algunas partes de sus escritos, proyectando una imagen de su hija alejada de la que ella misma había dejado por escrito. Varias instituciones han publicado ediciones críticas con las tres versiones y a finales de los años 90 aparecieron unas páginas hasta entonces desconocidas que avivaron la llama de la polémica, alimentada también por otros aspectos todavía inciertos, algunos relacionados con cómo murió Ana Frank y quién denunció su escondite. Entre las principales curiosidades del diario de Ana Frank hay que destacar la influencia que tuvo en su conservación el llamamiento del ministro de educación holandés para que todos los ciudadanos conservaran sus diarios a modo de recordatorio colectivo de los tiempos de guerra y la evolución del estilo de la propia Ana Frank, quien, además, incluyó todo tipo de textos, desde cuentos cortos hasta citas de otras escritores que le gustaban.

Curiosidades del diario de Ana Frank

Para leer El diario de Ana Frank adecuadamente hay que saber primero quién fue esa niña alemana, por qué su familia tuvo que huir de Alemania y refugiarse en Amsterdam y qué contó en los manuscritos que fue redactando durante los dos años que pasó escondida en la “Casa de Atrás”. También es importante analizar con algo de detalle la figura de su padre, Otto Frank, el único miembro de la familia Frank que sobrevivió a los campos de concentración nazis de la Segunda Guerra Mundial, custodio y promotor del legado de Ana Frank.

Quién fue Ana Frank

Ana Frank fue una niña alemana que pasó más de dos años escondida -junto a su familia y unos amigos- en unas habitaciones sobre la fábrica que su padre, Otto Frank, había puesto en marcha en el número 263 del canal de Prinsengracht, en Amsterdam, ciudad a la que se habían desplazado, intentando escapar del movimiento hitleriano y de la persecución antisemita. Pero la historia de Ana Frank no sería muy distinta de la de muchos otros judíos de Europa si no fuera porque ella escribió unos diarios en los que dejó constancia de su día a día. Como dijo el historiador holandés Jan Romein –una de las primeras personas que leyó los diarios de Ana Frank tras la guerra- sus textos encarnan “toda la monstruosidad del fascismo, más que todos los autos procesales de Núremberg en su conjunto”.

Inicio

Origen del diario de Ana Frank

Una de las mayores curiosidades del diario de Ana Frank es que estuvo un tiempo olvidado en un cajón. En su decimotercer cumpleaños, Ana recibió un diario con tapas a cuadros como regalo, pero no se lo empezó a tomar en serio hasta que tuvo que esconderse en las habitaciones de Prinsengracht, o, como ella lo llama en su diario, la “Casa de atrás”. Es entonces cuando el diario de Ana Frank empieza a tomar forma con el relato de su día a día. Otra de las curiosidades del diario de Ana Frank es que al principio tuvo forma epistolar, porque Ana lo escribió como si fueran cartas a un grupo de amigas imaginarias, entre las que su preferida era Kitty. Poco a poco, el tono del diario de Ana Frank va adquiriendo un estilo más reflexivo e íntimo. Pero hay más curiosidades del diario de Ana Frank que lo convierten en un texto variado y complejo; por ejemplo, los cuentos cortos que Ana escribió o las frases de escritores que recopilaba. Parece que el diario de Ana Frank comienza a ser visto como un libro cuando escuchó el llamamiento que el ministro de educación holandés realizó a través de Radio Orange para conservar los diarios escritos durante la guerra para preservar la memoria colectiva. Ana Frank empieza a revisar y reescribir algunos pasajes de su diario con la idea de publicarlo con el título de “La casa de atrás”. Pero Ana Frank fue descubierta en agosto 1.944. Hay distintas teorías sobre si fueron descubiertos por casualidad o denunciados pero nunca ha quedado totalmente claro.

Inicio

Los distintos diarios de Ana Frank

Otra de las curiosidades del diario de Ana Frank ignorada durante años es que en realidad hay varios diarios que la propia Ana fue escribiendo con el paso del tiempo. Parece que ella misma empezó a revisar los primeros textos de sus diarios porque quería publicarlos como libro cuando finalizara la Segunda Guerra Mundial. Existen, por lo tanto, dos versiones de su puño y letra, a la que hay que sumar la que hizo su padre, Otto Frank, cuando le entregaron las páginas que se habían mantenido en secreto después de que la familia fuera deportada a distintos campos de concentración en 1.944. Por lo tanto, cabe decir que el libro conocido como El diario de Ana Frank es una compilación de los textos escritos por la niña, rescatados por dos de sus protectoras, y editados por su padre, Otto Frank, el único miembro de la familia Frank que sobrevivió a los campos de concentración nazis. Otto Frank se casó en segundas nupcias con Fritzy Schloss, cuya hija, Eva Schloss, fue autora del libro “Después de Auschwitz”, en el que también habla de Ana Frank y Margot Frank.

La selección de textos realizada por Otto Frank siempre ha suscitado cierta polémica entre los expertos del diario de Ana Frank. Cuestionan el criterio aplicado y la imagen que ha proyectado de la joven, algo alejada de la que ella misma plasmó a medida que maduraba, como mujer y como autora. Dicen, incluso, que Otto Frank alternó párrafos a su libre albedrío. A todo ello hay que sumar la revisión de editoriales como Contact, que en 1.947 publicó una tercera edición del Diario de Ana Frank con el título “La Casa de atrás: diario en forma de cartas, 14 de junio de 1.942 al 1 de agosto de 1.944”, en la que sus responsables también vetaron y fundamentaron algunos párrafos en la selección ya realizada por Otto Frank.

Pero las curiosidades sobre el diario de Ana Frank no acaban aquí. En 1.986, el Instituto Neerlandés para Estudios del Holocausto y del Genocidio (NIOD) publicó una edición crítica del diario de Ana Frank, distinta de la que se suele encontrar en librerías porque contiene las tres versiones del diario: los apuntes originales, la parte que Ana Frank tuvo tiempo de reescribir y lo que Otto Frank compiló y publicó en los años 40. Además, en los años 90 se anunció el descubrimiento de varias páginas del diario de Ana Frank hasta entonces desconocidas, que avivaron el interés por el legado de Ana Frank y el uso que de él se ha hecho a lo largo del tiempo.

Inicio

Cómo muere Ana Frank

Ana Frank fue deportada al campo de concentración de Auschwitz y luego al de Bergen- Belsen, donde murió de tifus en marzo de 1945, poco antes del final de la Segunda Guerra Mundial. Su hermana mayor, Margot Frank, también murió en ese campo de concentración un poco antes que Ana. La madre de ambas, Edith Frank, murió en enero del mismo año en el campo de concentración de Auschwitz, cuya liberación marca la fecha de celebración del Día Internacional del Holocausto.

Inicio

Casa de Ana Frank en Amsterdam

La “Casa de atrás” también puede ser considerada parte del legado de Ana Frank. La fama adquirida por el diario de Ana Frank ha conseguido que hoy sea uno de los museos más visitados de Europa. Los nazis vaciaron “la casa de atrás”, que pasó a manos de distintas empresas y a punto estuvo de ser derribada hasta que, a finales de los años 50, un grupo de personas del ámbito de la cultura y de la ciencia logró que el inmueble pasara a la Fundación Ana Frank, puesta en marcha por Otto Frank. El 3 de mayo de 1.960 la Casa de Ana Frank en Amsterdam abrió como museo. La Casa de Ana Frank ha sido restaurada en los años 70 y 90, modificando en parte su estructura original para poder satisfacer las demandas museísticas y las necesidades generadas por sus visitantes.

Aunque algo transformada, la Casa de los Frank en Amsterdam es parte del legado de Ana Frank porque nos da la medida de los espacios en los que su familia convivió durante dos años, sin apenas salir a la calle. Además, siempre alberga exposiciones interesantes. Sin olvidar, claro, la muestra permanente de los diarios de Ana Frank. El precio de la entrada de la Casa de Ana Frank pasó de ser gratuito a costar un florín holandés en los años 70. Actualmente, entrar en la Casa de Ana Frank cuesta 9 € para los adultos y 4,50 € para niños entre 10 y 17 años. Los niños de 0 a 9 años tienen acceso gratuito.

Inicio

Dónde está la Casa de Ana Frank en Amsterdam

Inicio

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.