Qué ver en Praga en cuatro días

6

Si estás pensando visitar Praga cuatro días conviene que te organices bien, porque hay mucho que ver en Praga y los 4 días volarán. Descubrir qué ver en Praga desde un autobús turístico puede ser una buena idea para ayudarte a ubicar los principales lugares de interés y calcular las distancias. A partir de ahí, te sugiero que el primer día lo dediques al Barrio de Hradchany, donde está el Castillo de Praga, uno de los sitios que ver en Praga más populares porque concentra muchos de los monumentos más importantes de la ciudad, desde la Catedral de San Vito hasta el Callejón del Oro. Algunas guías de viaje calculan que una visita no demasiado concienzuda al Castillo de Praga puede llevar entre dos y tres horas, pero es posible que le dediques algo más de tiempo, además del que emplees para llegar y marcharte. Por la tarde de es primer día en Praga, visita el Puente de Carlos y el Reloj Astronómico. El segundo día en Praga lo dedicaría al Barrio Judío, con el Cementerio judío y las sinagogas, además de Mala Strana, el barrio más antiguo de la capital de la República Checa. En Mala Strana no puedes perderte el Jardín de Vrtba y las iglesias de San Nicolás y de Nuestra Señora de la Victoria, donde está el Niños Jesús de Praga. Los sitios que ver en Praga el tercer día se concentran en los barrios de Vinohrady y de Karlín, donde merece la pena ir si te interesan las tendencias y el diseño; ponen el contrapunto de actualidad a los lugares previos, que son fundamentalmente históricos. El cuarto día merece la pena dedicarlo a un capricho muy original: un spa de cerveza. Es una de las cosas que hacer en Praga, junto a escuchar jazz en un pub o disfrutar de una sesión de teatro negro, dos de las manifestaciones culturales más típicas de Praga.

Qué ver en Praga

Praga es una ciudad imprescindible en Europa por su Historia y su monumentalidad. Además, la gastronomía de la República Checa y su pasión por la música y el teatro la convierten en una ciudad imprescindible para los amantes de la buena mesa y del Arte. Antes de empezar a recorrer Praga en cuatro días, una buena idea sería dar una primera vuelta panorámica, para ubicar los lugares que ver en Praga de una manera cómoda y global desde alguno de los autobuses turísticos que recorren la capital de la República Checa. Además, hay billetes especiales que te permitirán subir y bajar del autobús panorámica durante 24 o 48 horas.

Los tranvías 22 y 23 circulan cerca de los principales sitios que visitar en Praga, así que pueden ser una alternativa al autobús turístico.

Inicio

Qué ver en Praga el primer día

La experiencia de pasar cuatro días en Praga es realmente intensa. Si te has decidido por ubicar los lugares que ver en Praga el primer día desde un autobús turístico, ya sabrás dónde dirigirte y a qué distancia se encuentra de tu hotel. Nuestra sugerencia es que dediques el primer día en Praga a conocer el Barrio de Hradchany, donde se concentran algunos de los principales lugares de interés en Praga: desde el Castillo de Praga hasta el Puente de San Carlos, que te llevará hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde se ubica uno de los símbolos de Praga, su famoso Reloj Astronómico.

Castillo de Praga

El Castillo de Praga es un lugar que ver en Praga fundamental. Hoy está considerado el castillo más grande del mundo, aunque en esa medición hay que tener en cuenta que se trata de un complejo de edificios conectados entre sí por calles y callejones en uno de los cuales, el Callejón del Oro, vivió y trabajó durante un tiempo escritor Franz Kafka, uno de los autores checos más conocidos, por obras como La metamorfosis. Esa es sólo una de las muchas curiosidades del Castillo de Praga, entre las que también destacan las teorías sobre por qué el Callejón del Oro se llama así. Si quieres visitar el Castillo de Praga lo ideal es que compres tu entrada por adelantado y así ahorres tiempo al llegar a la capital de la República Checa.

Inicio

Casa de Kafka en el Callejón del Oro

En el número 22 del Callejón del Oro está la casa en la que vivió el escritor Franz Kafka durante algún tiempo. Sobre Kafka, cabe añadir que a pesar de su popularidad, fue perseguido por el régimen nazi y nunca recibió el Premio Nobel, concedido, en cambio, a otro autor checo, Jaroslav Seiffert, en 1984. Una buena manera de preparar tu viaje de cuatro días a Praga es leer alguna obra de Kafka, que han llegado hasta nosotros de manera casi milagrosa, porque él dejó dicho que sus relatos debían quemarse tras su muerte. ¡Menos mal que su amigo Max Brod no le hizo caso! En realidad leer cualquier obra de Kafka resulta casi milagroso porque dejó dicho que muchos de sus relatos fueran quemados tras su muerte. Según recoge Santiago Posteguillo en La noche en que Frankestein leyó El Quijote, se siguen buscando los cuadernos y las cartas personales que dejó a su íntima amiga, Dora Diamant, al parecer requisados por la Gestapo. Otro libro sobre Praga que quizá quieras consultar para saber qué ver en Praga en cuatro días es Una ventana del castillo de Praga, donde se combinan Historia, leyendas y psiquiatría.

Inicio

Catedral de San Vito de Praga

Dentro del Castillo de Praga también podrás visitar la Catedral de San Vito de Praga, otro sitio imprescindible, por su importancia histórica y porque concentra muchas de las curiosidades del Castillo de Praga. La primera de ellas es que tardaron seis siglos en construirla (de 1344 a 1929); la segunda es que la Catedral de San Vito está considerada el mejor ejemplo del Gótico de Praga. La tercera es que desde sus torres tendrás una de las mejores vistas de Praga; la más alta mide 99 metros y las otras, 80 metros. ¡Anímate a sacar las mejores fotografías de Praga después de subir sus escaleras de caracol!

Inicio

Puente de San Carlos

El Puente de Carlos de Praga mide 520 metros y cuenta con 31 estatuas

Aprovecha la tarde de tu primer día en Praga para dar un paseo por el Puente de San Carlos, que te llevará hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde se ubica la famosa Torre Astronómica de Praga, donde siempre suelen quedar los turistas, aunque los checos se citan en la estatua del Rey Wenceslao. El Puente de Carlos de Praga no es sólo un puente: también puede ser considerado una de las galerías escultóricas más largas, si no del mundo, ¡al menos de Europa! El Puente de Carlos de Praga mide 520 metros y cuenta con 31 estatuas, entre las que se encuentra la de San Juan Nepomuceno (que se distingue por las cinco estrellas que rodean su cabeza), que hay que tocar mientras se pide un deseo.

Inicio

Reloj Astronómico de Praga

Kafka es uno de los escritores checos más famosos. Su casa está en el número 22 del Callejón del Oro de Praga

El Reloj Astronómico de Praga es uno de los símbolos de la República Checa y merece la pena que lo incluyas entre los sitios que visitar en Praga por su popularidad y también porque desde lo alto tendrás otras buenas vistas e la ciudad. Como Praga es una ciudad muy turística merece la pena que reserves las entradas para el Reloj Astronómico antes de comenzar tu viaje a Praga para no esperar y ahorrar tiempo.

Inicio

Qué ver en Praga el segundo día

Otro de los lugares que ver en Praga en cuatro días de manera imprescindible es el Barrio de Josefov con el antiguo cementerio judío y las sinagogas. El Barrio de Josefov es uno de los barrios judíos mejor conservados y más importantes de Europa. Por eso, nada mejor que dedicar tu segundo día en Praga a recorrerlo.

Inicio

Barrio judío de Praga

El Barrio judío de Praga es uno de los lugares que ver en Praga más importantes. Las tropas nazis no quisieron destruirlo durante la Segunda Guerra Mundial porque pensaron que era un buen lugar para construir un “Museo exótico” sobre lo que pensaban que sería una raza extinta. Aunque el primer museo judío del mundo es el Museo Judío de Viena. En el Barrio Judío de Josefov de Praga hay que ver sus sinagogas y, sobre todo, su Viejo Cementerio judío, dicen que uno de los que más muertos tiene en el mundo. Estuvo en funcionamiento cuatro siglos y se calcula que en él están enterradas más de 100.000 personas hasta en 12 niveles distintos. 

TOP-10-PRAGA-CHEQUIA-BARRIO-JUDIO

Otro sitios que ver en Praga sin salir del Barrio de Josefov es la Sinagoga española, inspirada en La Alhambra. No te pierdas tampoco la Sinagoga Vieja-Nueva , considerada la más antigua aún en funcionamiento de Europa; y la Sinagoga Pinkas cuyos muros están cubiertos por los nombres de los 7.000 judíos de Praga exterminados durante la Segunda Guerra Mundial. Una buena idea para aprovechar al máximo tu visita al Barrio Judío de Praga es reservar una visita guiada que incluya los principales lugares de interés: así podrás visitarlos todos y conocer de primera mano las claves de su Historia.

Inicio

Qué ver en Mala Strana

¿Qué te parece, después de esta intensa mañana, dedicar la tarde de tu segundo día en Praga a pasear por la Plaza de Malá Strana, al otro lado del río Moldava? Es el barrio más antiguo de Praga (apenas fue dañado durante la Segunda Guerra Mundial) y su nombre significa “Ciudad Pequeña”. Malá Strana está a caballo entre el Barrio del Castillo de Praga, Hradcany, y Stare Mesto, la Ciudad Vieja de Praga.

Merece la pena que des ese paseo porque hay mucho que ver en Malá Strana ; desde el Jardín de Vrtba, uno de los más bonitos de Praga, o la iglesia de San Nicolás, el mejor ejemplo del Barroco checo con una torre que se eleva 60 metros (299 escalones) sobre el suelo, hasta el Mirador de Petrin, desde donde tendrás una buena panorámica del río Moldava. Otros sitios que ver en Praga dentro de los límites de Malá Strana son el Niño Jesús de Praga, en la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, uno de los lugares de peregrinación más conocidos, respectos y queridos de la República Checa, sobre todo entre quienes tienen problemas de salud o desean concebir un hijo. La figura del Niño jesús de Praga mide 46 centímetros de altura, es de origen español y tiene una amplia colección de vestidos que las Hermanas Carmelitas cambian en función de la liturgia que corresponde.

Inicio

Jazz en Praga

Una buena manera de terminar el segundo día en Praga es disfrutando de una buena cerveza local en algún pub con actuaciones en directo. Escuchar jazz en Praga es una de las experiencias más interesantes y auténticas que podrás vivir en un viaje a la capital de la República Checa.

Inicio

Qué ver en Praga el tercer día

Llegados ya al ecuador de tu viaje de cuatro días en Praga, te sugerimos que visites dos barrios muy representativos de Praga, aunque quizá no tan turísticos como los que has visitado hasta ahora, Vinohrady y Karlín.

Vinohrady y Karlín

Praga tiene 100 torres, aunque puede que si viajas a la República Checa cuatro días no tengas tiempo de verlas todas

Entre los sitios que ver en Praga también hay que destacar los barrios de Vinohrady y de Karlín. El primero está más cerca del centro histórico de Praga y se llama así porque antes era una pequeña ciudad independiente, famosa por el cultivo de la vid. Hoy, Vinohrady es uno de los sitios que visitar en Praga porque, aunque no le queda ni un solo sarmiento, sí conserva sus edificios suntuosos y un montón de tiendas de diseño checo y restaurantes en los que comer o cenar.  Si te gusta el diseño, dedícale un par de horas a Pavilon, un centro comercial muy próximo a Vinohrady dedicado exclusivamente al diseño y al Arte, situado en una antigua fábrica totalmente rehabilitada. Además, aunque Praga no tiene un barrio gay como tal, Vinohrady es la zona más gay friendly de la ciudad. Puedes recuperar las fuerzas en este viaje a Praga de cuatro días tomando un café en La Bohéme.

En cuanto al otro sitio que visitar en Praga en el tercer día de viaje, el Barrio de Karlín de Praga, cabe señalar que fue rehabilitado tras las inundaciones de 2002. Desde entonces, Karlín es uno de los barrios más de moda en Praga. Allí podrás ver el edificio Main Point y los edificios Nilo, Danubio y Amazonas.

Otra posibilidad es que dediques parte de la joranda a descubrir la arquitectura de Praga, entre la que destaca la mayor concentración de edificios cubistas de Europa o los diseños de estilo Bauhaus. el barrio cubista más grande de Europa

Inicio

Qué ver en Praga el cuarto día

A punto ya de terminar tu viaje de cuatro días en Praga, con los pies ya bien machacados, merece la pena concederse un capricho y creo que pocas cosas que hacer en Praga son tan originales y divertidas como la de pasar unas horas en un spa de cerveza. En Praga la cerveza se puede maridar con un buen gulash, con pato asado, con codillo de cerdo o utopence o con unas sabrosas salchichas marinadas en vinagre pero también puedes usarla, ¡para darte un baño! Sin duda, un spa de cerveza es un plan muy apetecible para culminar por todo lo alto cuatro días en Praga, sobre todo si vas con tu pareja, a la que puedes sorprender con esta experiencia. No obstante, el spa de cerveza en Praga también se puede reservar para grupos.

Inicio

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.