Majane Yehuda, gastronomía de Israel

Si viajas a Israel, en Majane Yehuda encontrarás algunas de las mejores ideas sobre qué comprar y qué comer en Jerusalén.

El plato tradicional de Jerusalén se llama Ameurav Yerushalmi, que se puede traducir por algo así como “batiburrillo jerosolimitano”. Puedes probarlo en alguno de los puestos de comida que hay en el mercado Majane Yehuda, uno de los mejores lugares de Israel para comprobar lo variada y rica que es su gastronomía, que se beneficia de la influencia de muchas otras partes del mundo. La actividad en Majane Yehuda es frenética a diario, especialmente a primera hora de la mañana. Sólo en v´siperas de Sabbath, la festividad semanal judía que coincide con el día sábado, el ritmo se detiene.

En el mercado Majane Yehuda de Jerusalén se pueden degustar varios dulces típicos de Israel

El mercado de Majane Yehuda es un buen lugar para entender un poco mejor cómo es la sociedad israelí, porque aquí se dan cita ortodoxos y jóvenes secularizados, inmigrantes y viajeros de todo tipo. Es muy habitual escuchar hablar en española porque muchos de sus trabajadores son emigrantes de nuestro país o israelíes descendientes de alguno. En sus puestos podrás descubrir por qué el lenguado es el Pescado de Moisés o  por qué la granada es el símbolo del Año Nuevo en Israel.

Una de las recetas típicas de Jerusalén es el “Ameurav Yerushalmi“, que se puede traducir como “batiburrillo jerosolimitano”; es un revuelto de carne y órganos de pollo, aderezado con pimienta y especias, un plato rico en proteínas y de precio asequible que ha respondido, como todos en el resto del mundo, a las necesidades alimenticias de la población.

Si te interesa la gastronomía de Israel debes familiarizarte con la idea “Kosher”; que un alimento tiene el “Certificado Kosher” significa que ha sido elaborado de acuerdo a las normas religiosas descritas en la Biblia y que, por tanto, es apto para el consumo de quienes se rigen por ellas.

Para concretar un poco más lo relacionado con la gastronomía de Israel, estos son algunos buenos restaurantes en Jerusalén:

* Restaurante Cavalier: medio escondido en los callejones jerosolimitanos. Coqueto y con encanto.

* Roof Top del Hotel Mamilla: además de la cocina, unas vistas espléndidas de la puerta de Yafo y parte de la Ciudad Vieja.

Total
0
Shares
4 comentarios
  1. Enhorabuena por el post, y sobretodo por las fotos. El turismo de mercados es verdaderamente apasionante. Son un tipo de lugares que hasta hace relativamente poco no eran apreciados como lugares turísticos y ahora son visitas ineludibles para muchísimos viajeros. Los dueños de los puestos son conscientes de ellos y los tienen debidamente acondicionados para tal efecto. Concretamente el Majane Yehuda había oído hablar de él pero no lo conozco personalmente. Sin embargo conozco otros muchos como el Gran Bazar y el Bazar de las Especias en Estambul, el Khan Al-Khalili de El Cairo, los zocos de Marrakech y Fez, la Boquería de Barcelona o el Mercado de San Miguel, y son sitios llenos de color y apasionantes. Cuando vaya a Tierra Santa seguiré vuestro consejo.

  2. Shalom Ángel,
    Parece que eres también un mercado-adicto, ja,ja,ja. Nosotros lo somos desde hace muchos años. Por los olores y los colores y por la realidad social que muestran, que a veces se puede escapar entre monumentos, hoteles y otros lugares más “turísticos”. Todos los de Oriente -Próximo y Lejano- y el Magreb son una fiesta para los sentidos… Los africanos resultan sorprendentes y los asiáticos, a pesar de que ahora han cambiado mucho por las restricciones sanitarias de todo tipo, paraísos sorprendentes para los occidentales, a quienes a veces nos cuesta comprender lo que se vende y, sobre todo, cómo se vende… Pero… No hace falta irse muy lejos, sólo abrir los ojos: los más próximos (boutiques, como el de San Miguel, o más rurales, fuera de las grandes ciudades) son lugares fantásticos para oler, saborear, fotografiar… Además de para viajar, sirven para luego disfrutar más todavía con la cocina. Un abrazo y, esperamos, ¡hasta pronto!

Los comentarios están cerrados

Artículo anterior

Primer paracaidista del mundo: Abbas Ibn Firnas

Siguiente artículo

Armenia, la batalladora

Artículos relacionados