Manuscritos del Mar Muerto y enseñanzas de los esenios

2

La historia de los esenios está muy relacionada con el Judaísmo y con el Cristianismo. Todavía hoy los expertos en la secta de los esenios debaten sobre la relación de este grupo y Jesucristo o Juan el Bautista, aunque en los Manuscritos de los esenios no se ha encontrado ninguna referencia directa a estas figuras bíblicas. También se estudia todavía el objetivo de las enseñanzas de los esenios, aunque parece claro que querían recuperar la esencia del Judaísmo, una de las razones por las que decidieron establecerse en las Cuevas de Qumran, cerca del Mar Muerto, un lugar bastante apartado de las principales vías de comunicación de su época con un gran valor simbólico para los judíos. El profesor Adolfo Roitman, el mayor experto en los esenios, considera que los evangelios esenios sólo podían ser leídos por los miembros más preparados, por lo que la divulgación actual de las enseñanzas de los esenios iría en contra de su intención original. Con su colaboración hemos preparado el mejor resumen sobre las características de los esenios y por qué son tan importantes los Manuscritos del Mar Muerto.

Historia de los esenios

Santos. Piadosos. O según el Talmud, bautistas matinales. Adolfo Roitman también define a los esenios como ‘Hijos de la luz’. Él es una de las personas que más ha estudiado los Manuscritos del Mar Muerto, de los que es conservador en el Santuario del Libro de Jerusalén. Aquí resumimos las principales ideas sobre qué fueron Qumran y la secta de los esenios tras varias entrevistas exclusivas con el profesor Roitman.

Descubrimiento de los Manuscritos del Mar Muerto

Los Manuscritos del Mar Muerto fueron encontrados en unas cuevas cerca de Qumran a las que los esenios se trasladaron en busca de su particular ideal de pureza

El Desierto del Neguev, en Israel todavía esconde muchos secretos: ciudades olvidadas, tumbas de reyes y reinas, caravanas comerciales que se perdieron en sus arenas… Tradicionalmente, quienes mejor los han conocido han sido los beduinos, avanzadilla codiciosa de los equipos arqueológicos occidentales que entre los siglos XIX y XX han ido sacando a la luz lugares como las cuevas del Qumran, donde se refugiaron los esenios.

Los años 40 y 50 del siglo pasado fueron una carrera constante entre las grandes potencias europeas por llegar a los techos del mundo y por conseguir los restos arqueológicos más increíbles de Oriente Próximo: ni siquiera la Segunda Guerra Mundial (1939- 1945) paralizó la ambición de ingleses, franceses, alemanes y sus aliados. El descubrimiento de los primeros manuscritos de los evangelios esenios fue un hecho bastante fortuito. Un beduino dio con un ánfora en cuyo interior se encontraron varios de los Rollos del Mar Muerto. El anuncio del hallazgo supuso el comienzo de una serie de campañas arqueológicos entre 1946 y 1956 en las cuevas de Qumran. A medida que se iban encontrando manuscritos de Qumran, la sorpresa cundió entre los arqueólogos, lingüistas, teólogos e historiadores de medio mundo. Quien estuvo al frente de las primeras investigaciones fue el arqueólogo y padre dominico francés Roland De Baux, director, en aquel tiempo, de la Escuela Bíblica francesa de Arqueología, situada hasta el día de hoy al Este de Jerusalén.

Inicio

Dónde están las Cuevas de Qumran

Los Manuscritos del Mar Muerto fueron encontrados en las Cuevas del Qumran, situadas en la costa noroccidental del Mar Muerto, a 25 km. al este de Jerusalén, en el actual estado de Israel. Hoy en día se puede visitar la zona pero no se puede acceder a las cuevas. Es interesante relacionar las Cuevas de Qumran con otros lugares que también sirvieron de refugio a otras sectas, como la Fortaleza de Masada. Actualmente, el Mar Muerto ya no es el “mar de la muerte”; sus playas son un lugar frecuentado por quienes buscan los beneficios de los tratamientos de lodoterapia. Cerca de las Cuevas de Qumran también se puede visitar el Parque Nacional de Ein Guedi o Sodoma, sinónimo de lujuria en el desierto.

Inicio

Dónde están hoy los Manuscritos de Qumran

Los Rollos del Mar Muerto fueron llevados desde las cuevas de Qumran hasta Jerusalén, donde hoy se siguen analizando y se exhiben en las instalaciones del Museo del Libro, una de las instituciones intelectuales más prestigiosas del mundo, pocas veces visitada por los viajeros que recalan en la ciudad tres veces santa, pese a que es uno de sus lugares más importantes e interesantes. En el Museo del Libro de Jerusalén trabaja el profesor Adolfo Roitman, un hombre ocupado, decidido, sobrio, apasionado y apasionante, con quien pudimos conversar en un despacho forrado de libros sobre las materias más diversas; libros en los que se apoya para seguir investigando sobre las enseñanzas de los esenios.

Inicio

Esenios y Judaísmo

“Los Manuscritos del Mar Muerto se han transformado hoy en una verdadera clave para los historiadores. No hay tópico, tema o mito que tenga que ver con el Judaísmo o con la historia de los pueblos judíos de la Antigüedad que no pase por ellos, ya sea para comprender la historia del texto bíblico, la historia de la liturgia, la historia de la Ley judía, de la mística, de su lengua”, dice el Profesor, atrincherado detrás de sus gafas y de su mesa, cubierta por manuscritos, informes, hojas, un ordenador.  “Todo tema hoy pasa por los Manuscritos del Mar Muerto, porque los Rollos del Mar Muerto resultan una mina de información. Las nuevas técnicas fotográficas digitales, como los infrarrojos, nos permiten comprender la complejidad de estos manuscritos, que echan una verdadera luz sobre la sociedad, el pensamiento y la realidad social del Judaísmo durante el periodo del Segundo Templo”.

Los esenios salieron de la gran Jerusalén y emigraron al desierto. Eligieron Qumran porque no estaba demasiado lejos de las principales vías de comunicación pero sí lo suficientemente apartado como para que nadie les molestara y porque es un lugar de un alto valor simbólico para los judíos y especialmente para ellos, dado que las enseñanzas de los esenios nacen de los planteamientos filosóficos y religiosos del Judaísmo rabínico, igual que los de los primeros cristianos. Esa doble conexión con el Judaísmo y el Cristianismo hace que las enseñanzas de los esenios sean fundamentales para comprender el surgimiento y la evolución de ambos credos. “Dado que los primeros cristianos también eran judíos“, señala el Profesor Roitman, “es obvio que todo lo que es significativo para comprender a los judíos de aquella época, también es fundamental para comprenderles a ellos”.

¿Los esenios no fueron conocidos en su momento o se les quiso olvidar de manera premeditada? Los historiadores de la época clásica hacían las veces de periodistas y sus textos son los mejores reportajes de la realidad social, política, militar y religiosa del momento. Josefo, por ejemplo, sí se fijó en los esenios. En cambio, los textos que conforman el Nuevo Testamento no dicen nada de ellos. “Hablan de los fariseos, de los saduceos”, apunta Roitman, “pero nunca mencionan a los esenios. Las fuentes rabínicas tampoco les incluyen”.

Inicio

Quiénes fueron los esenios

Cuando fueron descubiertos los primeros Manuscritos del Mar Muerto -pergaminos y papiros con 2.000 años de antigüedad- los expertos tuvieron que descifrar primero en qué idiomas estaban escritos: el 90%, en hebreo; entre un 8-9%, en arameo y sólo un porcentaje pequeño en griego. Poco a poco, los Manuscritos del Mar Muerto han ido contándonos las enseñanzas de los esenios, una secta que no debió dejar indiferente, ni para bien ni para mal, a sus contemporáneos. Pero hay poca información directa o específica sobre la secta de los esenios, aunque debió ser un grupo con cierta influencia social pese a no tener demasiados miembros. El profesor Roitman considera que “según aparecen dibujados en ciertas fuentes, los esenios cumplen con todas las características sociológicas de lo que hoy denominaríamos “secta”. Los esenios “desarrollaron una fuerte identidad sociológica y religiosa: un grupo que tiene prácticas diferentes y que es identificado como tal”.

Inicio

Características de los esenios

Las prácticas de los esenios fueron bastante características en muchos aspectos. Uno de los más sorprendentes para la época fue que algunos esenios no contraían matrimonio, algo poco habitual en aquel momento. De hecho, una de las características de los esenios que todavía no ha podido ser totalmente explicada es la si los esenios del Qumran hicieron del Mar Muerto un territorio vedado a mujeres debido a la escasa evidencia arqueológica de su presencia, al contrario que en otros yacimientos. Otras características de los esenios es que compartían los bienes y que creyeran en la predestinación, algo que seguramente dio mucho que hablar en el entorno bíblico de la Jerusalén de entonces.

Inicio

Esenios y primeros cristianos

Hay muchísimas preguntas que formular a los Manuscritos del Mar Muerto pero entre todas ellas, una brilla con luz propia: ¿qué relación se estableció entre la secta de los esenios y la de los primeros cristianos? Hay muchas conjeturas, suposiciones, probabilidades y esperanzas pero pocas certezas irrefutables. Al fin y al cabo, como señala el Profesor Roitman,  su equipo y los asesores internacionales que les apoyan, trabajan con textos y no con hombres de carne y hueso. Uno de los ejemplos más claros de la conexión entre esenios y primeros cristianos lo encontramos en el Sermón de la Montaña: “Cuando Jesús dice una frase en la que cita la famosa frase bíblica, ‘amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo’, Él agrega: ‘y yo digo, amarás a tu enemigo’. Por lo tanto, no hay que obviar que los primeros cristianos se hayan inspirado en prácticas de un grupo mucho más antiguo como el esenio”. San Pablo es un personaje histórico de especial relevancia a la hora de seguir la pista de los esenios. Su conversión camino de Damasco -donde se le venera de manera especial en la Iglesia de San Ananías- abre la puerta a que los esenios se dispersaran hacia la Transjordania, Sur de Siria, después de la revuelta contra los romanos. La tradición cristiana de Siria es todavía muy fuerte y puede hundir sus raíces en estos refugiados, esenios incluidos: “Hay unos salmos apócrifos que antes de conocerlos en Qumran, ya estaban presentes en la tradición siríaca. Y si vuela más aún mi imaginación, creo que hay algunos elementos interesantes entre el “qumranismo” y lo que luego habrá de ser el monasticismo siríaco”.

Pese a esas influencias mencionadas antes de la secta de los esenios, “realmente, no hay ninguna referencia directa que tenga que ver con Jesús o con los primeros cristianos. No hay referencia a Juan Bautista, a Pedro, Pablo o Santiago en los Manuscritos del Mar Muerto, aún cuando no puedo dejar de mencionar que hay algunos historiadores que han sugerido que detrás de los nombres en código, como Set, el maestro de Justicia, o el sacerdote malvado, se escondería alguno de los personajes de la Iglesia, como pueden ser Pablo o Juan Bautista”.

Inicio

Manuscritos del Mar Muerto hoy

¿Sobrevivirán los Manuscritos del Mar Muerto 2.000 años más? Cualquiera diría que están sometidos a unos cuidados constantes tan delicados, precisos y tecnificados que podrían perdurar eternamente. Pero los expertos encargados de su conservación no lo tienen tan claro. “Una vez estaba hablando con uno de los restauradores que trabajan en los laboratorios del Museo del Libro y le pregunté si realmente estábamos haciendo todo lo que podíamos para conservar los Rollos del Mar Muerto. Él me dijo, ‘Adolfo, ¿realmente quieres conservar los Manuscritos del Mar Muerto?’; le dije, ‘Sí, ciertamente sí. ‘Entonces, te recomiendo que los devuelvas a las cuevas’… Porque en última instancia todo lo que nosotros hacemos es tratar de emular lo que hizo la Naturaleza en las cuevas del Mar Muerto, a través de filtros, de sistemas de computación que tratan también de enfrentarse al gran problema del cambio del clima mundial”.

Aunque los Manuscristos del Mar Muerto desaparecieran, el mensaje podría perdurar, no sólo en su forma, si no, y tal vez esto es lo más importante, en su fondo. Hay, pues, según Roitman, cierta posibilidad de que las enseñanzas de los esenios sigan vigentes hoy en día. “Hay que pensar que el mundo moderno nos dio velocidad, comodidad, nos dio cantidad pero no nos sirvió en nada en las cuestiones esenciales del Hombre. Podemos lograr que el ser humano viva mas pero no podemos responder a la pregunta de por qué o para qué tenemos que vivir más. Y yo creo que estas preguntas son las mismas que se hacían esos hombres. Y ese significado de los Manuscritos del Mar Muerto no sólo tiene valor para hoy si no que hasta el final de la Historia tendrá valor. Porque no habrá Hombre, de aquí a 2.000 años, que deje de hacerse esas preguntas, por mucho tecnología que pueda crear.”

Inicio

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.