Qué ver en el Desierto del Neguev

El Desierto del Neguev fue uno de los lugares que más inspiraron a David Ben Gurion a la hora de planificar el Estado de Israel. Allí se conservan, además, algunas importantes ciudades nabateas que completan la Ruta de las Especias a la que también pertenece Petra, en Jordania. En el territorio israelí del Desierto del Neguev se ubican Mamshit, Avdat y Shivta, también Patrimonio de la Humanidad, a las que puedes llegar según los intereses que determinen el trazado de tu ruta. Si quieres vivir una aventura en el Desierto del Neguev puedes combinar algunos tramos en coche con otros en bicicleta, sin importar el nivel que tengas, dado que hay empresas especializadas que cubren todas las necesidades y diseñan tramos a la medida. Una de las posibilidades para hacer cicloturismo en el Desierto del Neguev es seguir el trazado del Sendero Nacional de Israel (Israel Trail), una de las rutas de largo recorrido más populares en el país, que también se puede realizar a pie. Se trata de una especia de “Camino de Santiago” israelí, señalizado en naranaja, azil y rojo, que une el kibbutz Dan, en el norte, con Taba, en el Mar Rojo, al sur. En total, el Sendero Nacional de Israel recorre cerca de 940 kilómetros.

Otros sitios que ver en el Desierto del Neguev son el Maktesh Ramon, el cráter no meteórico más grande de la Tierra, y un centro de agricultura adaptada al desierto donde, entre otras cosas, han desarrollado el origen de los tomates Cherry, gran ejemplo de agricultura en el desierto.

Si estás interesado en organizar una ruta de cicloturismo en el Desierto del Neguev de varios días, es importante que te prepares un poco antes de viajar a Israel. Nosotros lo hicimos en colaboración con los gimnasios Infinit Fitness.

Qué llevar al Desierto del Neguev

* No basta con saber montar en bicicleta: hay que fortalecer todo el cuerpo porque pasar varias horas en bicicleta, por terreno accidentado, somete a brazos, cuello y espalda a la misma tensión que a las piernas.

* Es aconsejable comenzar la preparación varias semanas antes de comenzar el viaje por el Desierto del Neguev.

* La alimentación es una parte fundamental del entrenamiento deportivo y para ello, no hay nada mejor que contar con el asesoramiento de un experto. Nosotros hemos recurrido al equipo de Infinit Fitness porque se adaptan perfectamente a nuestros horarios poco habituales (abren 24 horas, los 365 días del año) y nos garantizan una atención personalizada.

* El entrenamiento indoor tiene que combinarse con salidas exteriores: las condiciones varían enormemente y nos ayudan a familiarizarnos con la situación real que viviremos durante la ruta.

Tips para recorrer el Desierto del Neguev

* Si vas a viajar a Israel con tu propia bicicleta, es recomendable que consultes con la línea aérea sobre las condiciones de facturación, etc…

* En Israel, se pueden alquilar bicicletas durante horas o por varios días. Si vas a recorrer el Desierto del Néguev, puedes contar también con el apoyo logístico de alguna empresa especializada en cicloturismo para planear la ruta y estudiar los tracks (Más información en Israel Bike Trails)

* Las jornadas pueden establecerse en función de las que marcaron los nabateos (60 kilómetros al día), que era la distancia que sus camellos podían recorrer con facilidad, o marcar otras en función de la época del año, los intereses culturales o la preparación de los participantes.

* El agua es fundamental, especialmente en épocas cálidas (se recomiendan 5 litros por personas como mínimo).

* Wadis: atención a las trombas de agua que pueden convertir algunos de ellos en túneles acuáticos. Es recomendable consultar el tiempo o asesorarse sobre el terreno en las oficinas de información y centros de interpretación, especialmente en la temporada de lluvias en el Néguev (diciembre – febrero)

* Dónde dormir en el desierto del Neguev: hay todo tipo de establecimientos, incluso bike-friendlys. Lo mejor es que los desayunos israelíes son una auténtica fiesta gastronómica

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículo anterior

El origen de los tomates Cherry: agricultura en el desierto

Siguiente artículo

Museo del Libro de Jerusalén

Artículos relacionados