Tierra Santa, de peregrinos y franciscanos

0

La peregrinación del Papa Francisco a Tierra Santa es un homenaje a Pablo VI y un acercamiento a las comunidades cristianes de Oriente Medio.  

La primavera está siendo ajetreada en Tierra Santa. Tras una Semana Santa tardía, el peregrinaje del Papa Francisco vuelve a poner el dedo en la llaga de la realidad de las comunidades cristianas que allí quedan, a pesar de la emigración y las dificultades sociales. De esa situación y de la importancia del peregrinaje, para creyentes y no creyentes, charlamos con José Antonio Moreno Santamaría (J.A.M.S.), sacerdote y guía de Tierra Santa desde hace 30 años.

JOSE-ANTONIO-MORENO-PEREGRINACIONES-TIERRA-SANTAVdP: ¿Qué supondrá para los peregrinos cristianos la doble celebración de 2014, por un lado la visita a Tierra Santa del Papa Francisco y por otro el 50 aniversario del de Pablo VI?

J.A.M.S.: Intuyo que, al igual que la peregrinación de Juan Pablo II en el 2000, animará a muchos cristianos a visitar los Santos lugares. Pero el motivo del viaje del Papa Francisco es conmemorar el 50 aniversario del viaje de Pablo VI y su encuentro con el Patriarca de Constantinopla. Eso debería suponer algo especial para los peregrinos.

En Tierra Santa no hay solamente piedras insignes; hay cristianos que viven su fe en una cultura diferente, y en algunos casos las diferentes culturas y situaciones políticas han llevado a un distanciamiento en la caridad y una ruptura de la comunión en la fe. La visita del Papa debería favorecer un acercamiento en la caridad a los discípulos de Cristo congregados en el mosaico de iglesias cristianas que viven en Tierra Santa. Pero todo queda en manos de lo que después hagan quienes lideran los grupos de peregrinos.

VdP: ¿La visita papal será el trampolín que las comunidades cristianas en Tierra Santa necesitan para que el mundo las conozca y ayude?

J.A.M.S.: Si el mundo desconoce la situación de las comunidades, su ignorancia es culpable. Todos conocen la difícil situación socio/política de Tierra Santa y de todo Oriente Medio. Todos saben qué grupos están en conflicto y la existencia de un insignificante grupo social que lleva el nombre de cristianos, que sólo aparece en los medios de comunicación por sufrir acoso y persecución. Todos deberían saber que este pequeño grupo social lleva años viéndose avocado a la emigración.

Por eso es interesante la misa que celebrará el Papa en el Estadio Internacional de Amán, la Misa en Belén, la comida con familias en Casa Nova de Belén, el encuentro ecuménico en el Santo Sepulcro, su cena con los patriarcas y obispos y el encuentro con sacerdotes, religiosos/as y seminaristas en Getsemaní. Todo ello será un aliento para los cristianos nativos y un ejemplo para los peregrinos, muy interesados en venerar lugares, y con frecuencia insensibles a quienes viviendo allí nos conservaron la memoria de una geografía de salvación a través de los siglos, la mayoría del tiempo en situaciones difíciles.

“En Tierra Santa no hay solamente piedras insignes; hay cristianos que viven su fe en una cultura diferente, y en algunos casos las diferentes culturas y situaciones políticas han llevado a un distanciamiento en la caridad y una ruptura de la comunión en la fe.”

PEREGRINACIONES-TIERRA-SANTA-JERUSALEN-CRISTIANOS-ISRAEL

VdP: ¿Cuánto han cambiado Tierra Santa y los peregrinos en este periodo de tiempo?

J.A.M.S.: “Sólo” llevo 30 años visitando Tierra Santa; pero por la información que me daban los guías que iban a recoger los grupos a Beirut, tengo que decir que desde 1964 todo ha cambiado.

PEREGRINACIONES-TIERRA-SANTA-VIA-CRUCIS-JERUSALEN-ISRAELEn cuanto a Tierra Santa, todas las infraestructuras han mejorado considerablemente; incluso algunos santuarios ni siquiera existían entonces; por otro lado, había fronteras debidas a un alto el fuego desde la guerra de 1948, con unos territorios bajo el Gobierno israelí y otros bajo Jordania. Hoy todo el territorio está bajo la autoridad israelí, y gran parte de lo visitado por los peregrinos (Jericó, Jerusalén, Belén y Samaria) sufre una ocupación militar que impide la libertad a quienes lo habitan y dificultan el tránsito a quienes los visitan.

En cuanto a los peregrinos, hoy hay muchísima más infraestructura turística: transporte, vías de comunicación, hoteles… Lo que facilita la peregrinación. Por otro lado, el número de peregrinos era muy reducido, y hoy son millares los que acuden de todos los continentes, y los santuarios no están preparados para acoger a un número tan ingente.

El peregrino de hace unos decenios era casi un aventurero, que se acomodaba al país y sus gentes y gustaba pacíficamente los santuarios. Hoy es un viajero de agencia, que exige, se crispa ante las dificultades y entra en conflicto con la población indígena o la ignora y compite con otros grupos.

Pero el peregrino de 1964 y el de 2014 tiene algo en común: su deseo de venerar los Santos Lugares. Esto hace que entonces y ahora esté dispuesto a afrontar dificultades que harían desistir a quien solo hace turismo.

 “Si el mundo desconoce la situación de las comunidades cristianas (en Tierra Santa), su ignorancia es culpable.”

VdP: ¿Hay decepciones entre quienes visitan Tierra Santa o las expectativas y necesidades se cumplen o, incluso, superan, siempre?

J.A.M.S.: Son más de 4.000 las personas que he guiado por Tierra Santa, y creo que puede servir como muestreo estadístico. Sólo recuerdo a unas cinco personas que hayan quedado defraudadas. Casi podríamos decir que el 100% de los peregrinos ven superadas sus expectativas, hasta el punto que al menos el 10% repite. A pesar de las aglomeraciones actuales y de los imprevistos, frecuentes en este país, se cumple y se supera el programa. La visita de Tierra Santa es siempre mucho más de lo que propone el programa de viaje.

“La visita de Tierra Santa es siempre mucho más de lo que propone el programa de viaje.”

PEREGRINACIONES-TIERRA-SANTA-CIUDAD-VIEJA-JERUSALEN-ISRAEL

VdP: ¿Peregrinar sirve, o debería servir, para derribar tópicos y estrechar lazos con otras religiones o ramas del Cristianismo tanto como para afianzar las creencias personales?

J.A.M.S.: Empiezo por la última pregunta. El encuentro con la memoria histórica de la presencia de Jesús de Nazaret en esta tierra ayuda a afianzar la fe de quienes le invocan como Hijo de Dios, incluso despierta a los dormidos.

Por supuesto que debería servir para estrechar lazos con otras religiones o iglesias cristianas. Pero es muy fácil caer en lo anecdótico. La historia y la situación presente de Tierra Santa no se explican sin la multiforme fe de sus habitantes, enriquecida o corrompida por los avatares políticos. Pero el peregrino cae en el modus vivendi de sus habitantes: la convivencia pacífica se basa en aislarse cada uno en lo suyo, limitando el trato con el “distinto” a lo estrictamente necesario, normalmente el comercio.

PEREGRINACIONES-TIERRA-SANTA-VIA-CRUCIS-JERUSALEN-ISRAELVdP: En ese sentido, ¿se podría decir que el Santo Sepulcro es, probablemente, el mejor escenario ecuménico de Tierra Santa?

J.A.M.S.: Si nos referimos a la presencia de actores, tendríamos que decir que es un buen escenario. Son seis las confesiones cristianas que comparten el pequeño espacio de un santuario.

Pero el mejor escenario creo que son los mismos cristianos nativos. Su condición de minoría (1,5% de la población) hace que lo imperante en su convivencia e identificación de grupo sea el nombre de “cristianos”, quedando en segundo lugar la confesión a que pertenezcan.

“La convivencia pacífica se basa en aislarse cada uno en lo suyo, limitando el trato con el “distinto” a lo estrictamente necesario, normalmente el comercio.”

VdP: “Cuánta pasión y qué gran misterio encierra la palabra ‘Jerusalén’”, dijo Juan Pablo II. ¿Alguien que la ha visitado tantas veces, con personas y en momentos diferentes, puede explicar ese misterio, ese  impacto que produce, sea cual sea la intensidad de la fe que se tenga?

J.A.M.S.: Me decía una vez una señora de Marbella: “Mira que en mi pueblo hay gente rara, ¡pero ni la cuarta parte de la que hay aquí!”. Jerusalén es una ciudad hecha de una variopinta y larga historia. Los restos arqueológicos que podemos visitar se remontan a 4.000 años. Aquí han dejado su huella cananeos, hebreos, ninivitas, babilónicos, persas, griegos, latinos, bizantinos, árabes, cruzados, turcos, europeos… En la tradición judía, Jerusalén es la madre de todos, por eso dice la Misná: “Nadie dirá: la ciudad es demasiado pequeña para que yo me aloje”, y también que ningún pecado la mancha porque sus ciudadanos no son sus dueños. Yo creo que esa percepción de ser considerada Qué

VdP: ¿Por qué un católico debería viajar a Tierra Santa? ¿Por qué debería hacerlo alguien no practicante o que, incluso, no tiene, o dice no tener, fe?

J.A.M.S.: A veces la distancia en el tiempo y en el espacio lleva a que los católicos conviertan la religión en una doctrina. Pero lo específico de los cristianos es una persona. Tierra Santa pone ante el corazón del católico la presencia de Aquel a quien siguen. Al no practicante le ayuda a encontrarse con quien le da nombre, que no es precisamente una partida de bautismo. Y al no creyente, al margen del interés histórico y cultural, le puede ayudar encontrarse con una memoria sorprendente: ¿Cómo es posible que de un personaje con tan poca resonancia histórica en lo primeros siglos se hallan guardado tantos lugares arqueológicos de su presencia histórica?


Ver mapa más grande
 

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.