Visitas papales a Tierra Santa

1

PEREGRINACIONES-PAPAS-PABLO-VI-PAPA-FRANCISCO-TIERRA-SANTA

Qué significa para los católicos de Tierra Santa y del mundo la visita a Jerusalén de los Papas. 

Los franciscanos en Tierra Santa son los Custodios de los Santos Lugares desde 1217.

En 50 años, Tierra Santa ha recibido tres visitas papales. En 1964, Pablo VI, pionero al salir de Italia y pisar Tierra Santa. Los siguientes, Juan Pablo II (2000) y Benedicto XVI (2009). La visita del Papa Francisco quiere celebrar el encuentro, hace casi medio siglo, entre su predecesor ecuménico y el Patriarca de Constantinopla, Athenágoras.

“Aquí se viene por pasión”, asegura, apasionado, Fray Artemio Vítores, Vice Vicario de la Custodia franciscana de los Santos Lugares, en su sede jerosolimitana. Lo que no es imprescindible es la fe. Al menos en el sentido tradicional. Que Jerusalén, la eterna, la celeste, la de los mil nombres, la Madre de todo –como reza la Misná- más que pedir, da… Un sopapo emocional, una colleja intelectual, un paquete de  preguntas que, a veces, no queremos abrir o ni siquiera sabemos que hemos recibido. Ningún espíritu sensible, ninguna mente inquieta, puede enfrentarse a sus callejones y plazas, sentarse frente a la puerta del Santo Sepulcro, otear su perfil tripartito desde el Monte de los Olivos o visitar el Cenáculo – el segundo lugar más importante para los franciscanos-  sin sentir una sacudida, más o menos intensa. Habrá quien se estremezca profundamente y quien sólo recuerde, quizá con nostalgia, su infancia; que de aquí somos un poco todos, nos guste más, menos o nada. También los agnósticos y los cínicos. Y los críticos. Lo que no hay es lugar para la indiferencia. Como en muchos otros lugares del mundo, lo de no creer no se entiende. “No nos damos cuenta de lo que aquí significa la religión”, puntualiza el Padre Artemio. “Aquí uno es judío, cristiano, musulmán… Y lo que cuesta la convivencia”.

El viaje del Papa “será un aliento para los cristianos nativos y un ejemplo para los peregrinos, muy interesados en venerar lugares, y con frecuencia insensibles a quienes viviendo allí nos conservaron la memoria de una geografía de salvación a través de los siglos”.

PEREGRINACIONES-PAPAS-PABLO-VI-PAPA-FRANCISCO-TIERRA-SANTA

La visita del Papa Francisco a Tierra Santa seguro que también servirá para respaldar a las comunidades cristianas de una región y de una ciudad, Jerusalén, en las que la fe y el diálogo interconfesional son silenciosos esfuerzos humanos.

La vara jerosolimitana de medir se basa en el asombro y la trascendencia, que hacen falta para sobreponerse a estereotipos de salón: la primera estación del Vía Crucis en Jerusalén, por ejemplo, está en el patio de una escuela musulmana. En esta tierra, la fe es un ejercicio cotidiano, de carne y hueso, que da sentido a una geografía divina tan denostada como compartida.  “Yo creo que esa percepción de ser considerada como ciudad propia sin poder poseerla”, dice José Antonio Moreno Santamaría, sacerdote y guía, “hace de Jerusalén la pasión y el misterio”. Nazareth y Belén, sin los ríos de plata, ni las montañas de algodón o los pesebres de cartón piedra, son más entrañables, quizá por las inevitables asociaciones navideñas. Allí están “nuestras raíces, nuestro pueblo”, añade Fray Artemio, cuya Orden se encarga de conservar y vivificar los Santos Lugares –de 3 iniciales ahora trabajan en 54- y, sobre todo, las “piedras vivas que son los cristianos”.Tierra Santa es de los franciscanos y de los peregrinos.

Divina humanidad

Y es que un viaje –peregrino o no- a Tierra Santa sirve para derribar estereotipos y tópicos y, por encima de todo –incluso de la equivocada idea de caminar por las mismas calles que Jesucristo– como le sucedió a Gironella, para encontrar a las personas que son de estos lugares: Tiberíades, Cafarnaún, Galilea… Escuchar sus historias, imperfectas de tan humanas es un reto intelectual y emocional. Porque poco o nada se dice de los cristianos de Tierra Santa. El viaje del Papa “será un aliento para los cristianos nativos y un ejemplo para los peregrinos, muy interesados en venerar lugares, y con frecuencia insensibles a quienes viviendo allí nos conservaron la memoria de una geografía de salvación a través de los siglos, la mayoría del tiempo en situaciones difíciles”, señala Moreno Santamaría, con 30 años de experiencia en peregrinajes.

Ni del Santo Sepulcro ni de Jerusalén se sale igual que se entra. Quizá ésa sea el milagro. Que cada cual valore su cambio.

Iglesia de Santa María Magdalena, de la Iglesia ortodoxa rusa, en el Monte de los Olivos, Jerusalén.

Iglesia de Santa María Magdalena, de la Iglesia ortodoxa rusa, en el Monte de los Olivos, Jerusalén.

Tumba de María

Tumba de María

Sólo en Jerusalén se pueden encontrar hasta 20 comunidades cristianas diferentes, alejadas entre sí durante siglos, y cada vez más minoritarias en el contexto global, sometidas a grandes presiones vecinales, políticas y económicas. “Su condición de minoría hace que lo imperante en su convivencia e identificación de grupo sea el nombre de `cristianos´, quedando en segundo lugar la confesión a que pertenezcan”, explica Santamaría.

Para que sean uno, lema del viaje papal a Tierra Santa

Armenios, coptos, ortodoxos, siriacos, protestantes, católicos… Una cadencia interminable de matices, símbolos y oraciones, especialmente en el Santo Sepulcro, custodiado por seis confesiones, cada una con sus altares y capillas, responsabilidades, actos litúrgicos y fieles, capaces de convivir, con sus más y sus menos, en un espacio que es la mitad del original, quemado y derruido por ejércitos y terremotos.

No hay mejor lugar para el encuentro ecuménico del Papa Bergoglio –cuyo viaje lleva el lema “Para que sean uno”- con el resto de representantes cristianos. Porque ni del Santo Sepulcro ni de Jerusalén se sale igual que se entra. Y quizá ésa sea el milagro. Se tenga o no fe. Se vaya o no en calidad de peregrino. Que cada cual valore su cambio.

Claves de las visitas Papales a Tierra Santa

Peregrinación del Papa Francisco: 24-26 mayo 2014. Etapas en Amán, Belén y Jerusalén. Responde al deseo expreso del Patriarca Ecuménico Griego Ortodoxo de Constantinopla Bartolomé de conmemorar los 50 años del encuentro entre el Patriarca Ecuménico Athenágoras y el Papa Pablo VI y a las invitaciones recibidas por parte de los mandatarios de Israel, Jordania y la Autoridad Palestina.

Los franciscanos trabajan en Tierra Santa desde el siglo XIII. Tienen jurisdicción sobre territorios en Israel, Palestina, Jordania, Líbano, Egipto (parcialmente), Chipre y Rodas. Todos los santuarios cristianos católicos están bajo su jurisdicción.

La organización del Santo Sepulcro se rige por el Statu Quo (1852). Sus responsables son las iglesias greco-ortodoxa, católica-romana y apostólica-romana. Las confesiones siria-ortodoxa, copta-ortodoxa y etíope-ortodoxa tienen ciertos derechos y pequeñas propiedades.

La colecta Pro Terra Sancta (Viernes Santo) es una de las principales fuentes de ingresos para que las comunidades cristianas mantengan los Santos Lugares

Población cristiana en Tierra Santa actual: 2 – 3% (en 1948, el 10%).

Jerusalén: en el 66 d.C. la Ciudad Vieja era más del doble de la actual. Si quieres tener una visita diferente, no dejes de ver Jerusalén desde sus tejados, en una ruta turística alternativa de la Ciudad Vieja.

En Jerusalén, también es recomendable visitar el Santuario del Libro de Jerusalén y la maqueta de Jerusalén que se exhibe allí, donde también conservan y estudian el manuscrito más antiguo del mundo. Además, en Jerusalén tienes que visitar la Iglesia de Santa Ana; la Vía Dolorosa; la Iglesia del Santo Sepulcro y, extramuros, el Cenáculo, la Abadía de la Dormición y la Tumba de María en el Monte de los Olivos.

En Jerusalén tampoco puedes obviar la visita al Kotel o Muro de las Lamentaciones.

Lugares imprescindibles que ver en Belén: Gruta de la Leche e Iglesia de Notre Dame de L`Arche de `Alliance.

Libros sobre Tierra Santa:

*El escándalo de Tierra Santa (Ed. De Bolsillo) y Jerusalén de los Evangelios (Planeta), José María Gironella.

* Viaje a la ciudad de Belén, Victoria Martín de la Torre (Ed. Barrabés).

Créditos de algunas fotografías: Turismo de Israel

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.