Libros de montaña, un clásico renovado

4

Un puñado de buenos libros de montaña publicados por las editoriales más prestigiosas:desde la biografía de Edmund Hillary hasta los últimos premios Desnivel. Porque las montañas también se leen.

Desnivel acaba de publicar Estrellas en el Annapurna, un recordatorio escrito de la aventura que el escalador Simone Moro vivió en esta montaña en 1997 y la excusa perfecta para recordar otros títulos de grandes alturas y condiciones extremas.

Estrellas en el Annapurna, Simone Moro:

El primer libro de Simone Moro es descarnado, directo, conciso y emocionante. Aunque también demasiado técnESTRELLAS-ANNAPURNA-SIMONE-MOROico y algo repetitivo. Ya lo avisa al principio… Que no es novelista, que es escalador y que ha decidido rendir tributo a la expedición de la que formaba parte y que, en 1997, decidió escalar la montaña más peligrosa del mundo, el Annapurna (la estadística señala que “de cada dos alpinistas que han alcanzado la cima, uno ha muerto”, Jon Krakauer), abriendo una nueva ruta y en invierno; es decir, con las peores condiciones ambientales imaginables: tormentas, hielo, nieve, viento, frío… Si poner pie en Lhasa o Cuzco provoca ciertos mareos y fatiga, sólo hay que multiplicar los síntomas para acercarse a lo que ocurre ya en los campos base.

Simone fue el único superviviente de tres… Dimitri Sobolev y Anatoli Bukreev fallecieron en la avalancha que se los llevó por delante a más de 7.000 metros de altura.

¿Y por qué leer un libro cuyo final, además de trágico, es conocido de antemano?

Por la emoción, por la experiencia, por las reflexiones, por los paisajes; porque habrá quien busque la explicación a por qué esta gente se pasa la vida encarnando a Sísifo y habrá quienes sientan una empatía inmediata. Porque en realidad todos los libros de montaña tienen el final escrito en la primera página (cuando no en la contraportada o en la solapa) y aún así cosechan, cada vez más, seguidores incondicionales.

Mal de altura, Jon Krakuer (Desnivel):

MAL-DE-ALTURA-JON-KRAKAUERMal de altura, de Jon Krakauer, empieza así: “Relato personal de la gran tragedia en el Everest”… y ha vendido 4 millones de ejemplares… Al pasar las páginas, uno entiende por qué: asequible para legos en la materia, dramático, lleno de acción, de escenarios, de sentimientos, de personas, de aventura. Muy bien escrito (¡o traducido!) aunque haya alpinistas que lo consideren técnicamente frustrante, contradictorio o rodeado de polémica…

Porque los dimes y diretes entre los profesionales de la montaña no se limitan a los encontronazos mediáticos entre Pasabán y Oiarzábal. Los ha habido y los habrá. Al margen de las necesidades económicas y comerciales, la competitividad, las condiciones extremas y el carácter que hay que tener para afrontar estos retos generan fricciones entre los montañeros: Simone Moro, sin ir más lejos, critica duramente a Krakauer en Estrellas en el Annapurna porque éste, a su vez, había dejado en entredicho a Bukreev…

Ni siquiera Edmund Hillary se libró de la polémica, aunque como los suyos fueron otros tiempos y los medios ni seguían ni alentaban tan al dedillo estos hechos, sus aventuras se enfocaron siempre más desde el punto de vista deportivo.  La biografía de Kailas es maravillosa.

Al margen de estas disputas, incluimos dos referencias montañeras más, siempre distintas, siempre refrescantes, siempre novedosas… Y siempre de Desnivel ediciones:

NANGA-PARBAT-DAVID-TORRESNanga Parbat, de David Torres:

Premio de Literatura de Montaña, Viajes y Aventura 1999: una historia original, unos personajes diferentes, una montaña y otra tragedia y la eterna pregunta: ¿Qué es una montaña? Premiada y con un prólogo de Javier Reverte pero poco resolutiva, quizá porque no hay una única respuesta y los personajes están demasiado torturados.

Los conquistadores de lo inútil, Lionel Terray: 

Dicen que es el libro de montaña más leído de todos los tiempos. Un poco árido pero muy interesante por las anécdotas y las aventuras que incluye; su autor fue pionero en la escalada con jerséis de lana, el esquí con tablas de madera y sin remontes, la conquista de picos como orgullo nacional…

MI-MONTAÑA-EIDER-ELIZEGIMi montaña, de Eider Elizegi: 

Premio Desnivel de Literatura 2010: más que acción, este libro es un compendio de paisajes y de sentimientos, los que provoca el Mont Blanc; los que obligan a dejar la “vida normal” para vagar por las cumbres más altas del mundo eternamente.

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.