El Real Jardín Botánico de Madrid, único en Europa

2

El Real Jardín Botánico de Madrid lleva más de 200 años siendo un referente en Europa. Actualmente, el Botánico de Madrid, como se le conoce popularmente, ocupa cerca de 8 hectáreas detrás del Museo del Prado, en plena “Milla de oro” de Madrid. No se trata sólo de un jardín bonito de visitar, sino de un espacio consagrado a la ciencia, pionero dentro y fuera de España. En la historia del Jardín Botánico de Madrid destacan los nombres de dos reyes, Fernando VII y Carlos III: el primero lo fundó y el segundo lo ubicó en su actual emplazamiento. Entre los hitos que salpican la historia del Botánico de Madrid destaca el de su herbario, considerado el más grande de España y uno de los más representativos de Europa. Cuenta con más de un millón de ejemplares clasificados, entre lo que destacan los de la Península Ibérica y los de Iberoamérica. Por eso, si tienes pensado visitar el Botánico de Madrid, tendrás la oportunidad de disfrutar de uno de los jardines más bonitos de Madrid pero también de uno de sus espacios científicos más curiosos e importantes.

Historia del Jardín Botánico de Madrid

Estatua de Carlos III en el Real Jardín Botánico de Madrid.
Carlos III es fundamental en la historia del Jardín Botánico de Madrid

La historia del Jardín Botánico de Madrid comienza con Fernando VII, que ordenó crear el primer Jardín Botánico de España en 1755. Lo plantificaron, nunca mejor dicho, en la Huerta de Migas Calientes, por donde ahora cae la zona de Puerta de  Hierro.

La segunda etapa en la historia del Jardín Botánico de Madrid se debe a Carlos III, el mejor Borbón de España, y para muchos el mejor alcalde de Madrid, quien, posiblemente, si levantara la cabeza la volvería a esconde, apesadumbrado por nuestro retroceso en el ámbito científico. El fue quien trasladó ese incipiente Jardín Botánico, casi tal cual estaba, con sus más de 2.000 plantas, a su emplazamiento actual, junto al Museo del Prado de Madrid. Su objetivo era reunir el saber artístico y científico en un punto concreto de la ciudad. Puede que al elegir la nueva ubicación del Real Jardín Botánico de Madrid, Carlos III estuviera pensando en Cicerón, que dijo aquello de que “si cerca de la biblioteca tenéis un jardín, ya no os faltará de nada”, porque el Real Jardín Botánico de Madrid está a tiro de piedra de la Biblioteca Nacional y, por si fuera poco, a dos pasos del Museo del Prado, uno de los mejores museos del Paseo del arte de Madrid.

El Real Jardín Botánico de Madrid fue construido por el rey Carlos III, popularmente conocido como el mejor alcalde de Madrid
El Real Jardín Botánico de Madrid fue construido por el rey Carlos III, popularmente conocido como el mejor alcalde de Madrid

Desde entonces, las sucesivas generaciones de científicos y técnicos del Jardín Botánico de Madrid no han dejado de estudiar el origen de las plantas y de incorporar colecciones a su Archivo y a su Biblioteca, una de las más “antiguas e importantes de Europa”, dice Jesús García Rodrigo, jefe de prensa del Real Jardín Botánico. La intensa historia del Jardín Botánico de Madrid (más de 260 años de laboriosa investigación) la convierte en una de las más documentadas del mundo. Hoy, está integrada en la European Botanical and  Horticultural Libraries, el proyecto Linnaeus Link y la Red de Bibliotecas del CSIC, organismo, por cierto, al que pertenece por su labor investigadora y divulgativa.

Inicio

Ciencia en el Jardín Botánico de Madrid

El Jardín Botánico de Madrid no es sólo bonito; es un lugar útil e interesante, revelador y formativo. Es una ventana abierta al mundo y a la ingente labor que los científicos españoles han realizado, a veces casi olvidados, desde hace siglos. La labor de investigación del Real Jardín Botánico de Madrid incluye también programas de investigación con otros centros y jardines botánicos de, sobre todo, Europa y América. Sus expertos trabajan con colegas de Guinea Ecuatorial, Perú, Chile, Brasil, el Norte de África, Ecuador, Costa Rica y Tailandia, entre otros países. “Desde su creación, en el Real Jardín Botánico de Madrid se desarrolló la enseñanza de la Botánica, se auspiciaron expediciones a América y al Pacífico; se encargaron los dibujos de grandes colecciones de láminas de plantas y se acopiaron”, explica García Rodrigo, “importantes herbarios que sirvieron de base para descubrir nuevas especies para la ciencia.”

Inicio

Las 4 estaciones del Real Jardín Botánico

El herbario del Real Jardín Botánico de Madrid es el más grande de España.
El herbario del Real Jardín Botánico de Madrid es el más grande de España.
El Real Jardín Botánico de Madrid tiene uno de los olmos más viejos de España: se llama Pantalones.
Los bonsáis del Real Jardín Botánico de Madrid.

El Real Jardín Botánico de Madrid es un museo vivo que cambia de colores y de formas, de texturas y de olores en función de la época del año. Y aunque el invierno puede parecer, sobre todo en comparación con la primavera, una época menos atractiva para visitarlo, sus actividades no se detienen. ¿Por qué no darles una oportunidad, una de esas mañanas castizas de cielos turquesas y bufandas prietas? Siempre se puede buscar refugio en su Invernadero de Exhibición, con sus plantas carnívoras y sus plantas piedras, o asolearse en lo alto de la Terraza de los Laureles, que te teletransporta, aunque sea por unos instantes breves, a Granada, con su acequia como espejo y su bosque diminuto.

El Jardín Botánico de Madrid es un descubrimiento, con niños o en pareja, de paso o para releer, como le gusta hacer, por ejemplo, al inspector Bevilacqua de Lorenzo Silva, y charlar entre los tilos, tan poco abundantes en España y, por ejemplo, tan significativos en Alemania (mira la Unter den Linden, que significa Avenida de los Tilos); o para perseguir la sombra del ciprés bicentenario del Paseo de Celestino Mutis, inspeccionar su huerto o fotografiar a Linneo en su glorieta o a Pantalones, uno de los olmos más longevos de la Península Ibérica, 225 años, que lucha, desde hace meses, contra la grafiosis y que está incluido en el Catálogo Regional de Árboles Singulares de la Comunidad de Madrid.

Inicio

Horario del Real Jardín Botánico de Madrid

El horario del Jardín Botánico de Madrid comienza a las 10:00 de la mañana todos los días, excepto en Navidad y en Año Nuevo. El cierre varía en función de la época del año: en enero, febrero, noviembre y diciembre cierra a las 18:00 h. En marzo y octubre, a las 19:00 h. En abril y septiembre, el Real Jardín Botánico de Madrid cierra a las 20:00 h. y de mayo a agosto, a las 21:00 h.

Inicio

Entradas para el Real Jardín Botánico de Madrid

Las entradas para el Jardín Botánico de Madrid cuestan 4 €. Puedes disfrutar de descuentos de hasta el 50% con el carnet de estudiante o sus correspondientes internacionales. Los grupos de 10 o más personas y las familias numerosas pagan 2 €. El precio de las entradas de jubilados para el Jardín Botánico de Madrid cuestan 0,50 €. Menores de 10 años, profesores acreditados, desempleados, personas adscritas a instituciones del CSIC, Amigos del Jardín o personas con discapacidad no tienen que pagar entrada en el Real Jardín Botánico de Madrid. Hay más información sobre la visita al Jardín Botánico de Madrid que puede responder a necesidades más personales.

Inicio

Dónde está el Real Jardín Botánico de Madrid

Encuentra en este mapa de Madrid dónde está el Jardín Botánico de Madrid y averigua la distancia que te separa de él.

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.