Chaves Nogales, de viaje en avión por Europa hasta la Rusia comunista

Manuel Chaves Nogales viajó hasta Rusia en avión en 1928 y publicó unas crónicas audaces, recogidas en un libro de Libros del Asteroide.

La vuelta a Europa en avión: un pequeño burgués en la Rusia roja es otro libro imprescindible de cuantos la editorial Libros del Asteroide está publicando sobre Manuel Chaves Nogales.

“¿El amor hacia el pueblo debe llevar hasta el extremo de sacrificarlo?”.

En 1927 el periodista y escritor Manuel Chaves Nogales ganó el premio Mariano de Cavia por el reportaje que hizo sobre Ruth Elder, la primera mujer que cruzó en solitario el Atlántico a bordo de un avión Junker (ABC, 1928). Un año después, el propio Chaves Nogales emprendía una aventura prodigiosa por muchos y muy variados motivos: recorrer Europa en avión, desde Madrid hasta la Rusia comunista, de cuya revolución se cumplen 100 años en 2017 y sobre la que Neil Faulkner escribe un libro con enfoque marxista. Resulta casi imposible imaginar la hazaña, durmiendo en hangares, compartiendo cabina con tan sólo dos pasajeros: el piloto acompañado del radiotelegrafista y el copiloto; despegando y aterrizando en pistas de hierba. Un periplo que le llevó a París, Berlín, Moscú, Leningrado, Bakú, Praga, Viena y Venecia en un momento en el que viajar era realmente una heroicidad, por los costes y las molestias, entre las que se incluían, a veces, los aterrizajes forzosos en viñedos franceses, como el que vive Chaves Nogales.

Las crónicas que Chaves Nogales fue enviando a El Heraldo se recogen en un libro que merece ser leído por ese carácter viajero y aventurero que debió provocar un asombro considerable en su momento y que hoy nos deja entrever los primeros pasos de la aviación y la impresión que debía causar en los pasajeros que, libres de imágenes ya construidas, se asomaban al mundo desde las alturas por primera vez. En ese sentido, el paisaje, rural y urbano, le sirve a Chaves Nogales para reflexionar sobre el uso que de los recursos hacen las distintas sociedades y lo que para su expansión y desarrollo, terminada ya la Primera Guerra Mundial, puede significar. Madrid le resulta fea pero queda subyugado por el Berlín nocturno y el contraste entre el mundo agrario alemán y el checo, por ejemplo, o la vinculación del campesino francés con su terruño. Las críticas a España, a veces veladas y otras totalmente explícitas, se alternan con esa intención constructiva que le caracterizó, y que, en palabras de Antonio Muñoz Molina, le hizo ver “las cosas con una claridad que lo vuelve extranjero.”

Chaves Nogales entrevistó a Ramón Casanellas, uno de los asesinos de Eduardo Dato, de quien dice que aprendió castellano estando ya en Rusia, donde fue soldado del Ejército Rojo.

Su manera de mirar el mundo, de atar cabos, de adelantarse, en muchos momentos, a lo que sucedería con la Segunda Guerra Mundial –que él no sabía con absoluta certeza que ocurriría pero nosotros sí conocemos al hincarle el diente a sus reportajes- son el segundo y poderosísimo motivo por el que merece mucho la pena La vuelta a Europa en avión: un pequeño burgués en la Rusia roja.  Muchos de esos trabajos están centrados en las experiencias que acumuló durante su mes de estancia en Rusia, país que recorrió en busca de los efectos prácticos del bolchevismo en las grandes ciudades (Moscú y Petrogrado, actualmente San Petersburgo) y el campo caucasiano. La espiritualidad del pueblo ruso, las condiciones de vida de la clase obrera, el impacto económico de las políticas comunistas, los cambios generados con la caída en desgracia de la burguesía y el papel de la mujer en esa nueva sociedad son algunos de los aspectos que analiza, con ecuanimidad e independencia. De hecho, reconoce, abandonando el discurso imperante en el resto de Europa, ciertos aspectos positivos en las directrices rusas, aunque duda del precio pagado por ellas. Trotsky y Casanellas son también figuras importantes en sus trabajos periodísticos, que luego le inspirarían para otra de sus obras de referencia, La bolchevique enamorada.

Hijo de su época para muchas cuestiones (la homosexualidad y la figura femenina; el deporte, la desnudez o las modas de ocio) Chaves Nogales lucha por librarse de los tópicos y ahonda en algunas de sus grandes preocupaciones: la educación, la libertad o la responsabilidad individual. La edición de Libros del Asteroide incluye dibujos, mapas y reproducciones de algunas de las portadas en las que aparecieron sus crónicas; un envoltorio singular y bello que hace aún más apetecible el trabajo directo, afilado, observador y comprometido de este Capote español, capaz de reconvertir la crónica en libro y el reportaje en cuento.

Qué: La vuelta a Europa en avión: un pequeño burgués en la Rusia roja, de Manuel Chaves Nogales.

Quién: Libros del Asteroide.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículo anterior
Cosas que hacer en El Hierro, recorrer la Ruta de los miradores

Cuatro lugares extremos de España a los que llegar en coche

Siguiente artículo

La Biblioteca de la Universidad de Salamanca

Artículos relacionados