Detalle de la portada de Hijos del ancho mundo de Abraham Verghese, editorial Salamandra

Hijos del ancho mundo de Abraham Verghese

Hijos del ancho mundo de Abraham Verghese es más que una novela familiar, es una experiencia mestiza con lo mejor y lo peor de tres continentes.

En Hijos del ancho mundo, el viaje es una migración obligada o un sueño frustrado.

Abraham Verguese retrata la Etiopía del siglo XX a través de una saga familiar.

Enigmática, ágil y cautivadora, Hijos del ancho mundo de Abraham Verghese es más que una novela familiar y mestiza con lo mejor y lo peor de tres continentes.

La hermana Mary Joseph Praise nunca pudo imaginar que su ausencia fuera a dar pie a tantos cruces de caminos. Su accidentado viaje entre la India y Etiopía es el pistoletazo de salida para todas las historias personales con las que se va hilando la trama humana, carnal, tan miserable como admirable, de Hijos del ancho mundo. Su caso, el ejemplo universal de las migraciones de médicos entre Asia, África, Europa y Estados Unidos, en busca del ejercicio de una profesión dura, desangelada y, en muchas ocasiones, carente de los medios necesarios: la Medicina, una protagonista más de esta novela singular, absorbente y animada en la que se mezclan los conocimientos técnicos  y la poética narrativa tan característica de autores como Verguese, herederos de cuentos y leyendas ancestrales, de entornos marcados por la fuerza de la Naturaleza y los extremos del ser humano.

Leer Hijos del ancho mundo es evocar también las Sombras quemadas de Kamila Shamshie (ambas de la editorial Salamandra) o la sólida dulzura de Yoko Ogawa en títulos como  La fórmula preferida del profesor, voces capaces de envolver en exotismo un golpe de estado o de que las páginas huelan a las jacarandas en flor.

En este caso, Verguese aproxima la Historia y la compleja realidad social de Etiopía a través de varias generaciones de una familia peculiar, que se va haciendo con el paso del tiempo y el esfuerzo de sus miembros, rotos y complejos, con distintas fes y respuestas ante las controversias vitales, acogidos todos bajo el ala protectora de un hospital misionero en el que además de anatomía se aprenden importantes lecciones de espíritu.

Qué: Hijos del ancho mundo de Abraham Verguese.

Quién: Salamandra.

Total
0
Shares
1 comentario
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículo anterior
Javier Castro frente a los Vítores del Colegio Anaya en Salamanca

¿Qué son los Vítores de Salamanca?

Siguiente artículo
Tuétano con pulpo y katsuobushi con salsa teriyaki en el restaurante OroViejo de Salamanca

Dónde comer en Salamanca: OroViejo de Héctor Carabias

Artículos relacionados