Casa de las Conchas de Salamanca, enamorados, leyendas, revolucionarios y torres

0

Cerca de la Plaza Mayor de Salamanca, la ciudad de la sabiduría, la Casa de las Conchas es uno de sus palacios más famosos.

La Casa de las Conchas de Salamanca está rodeada de leyendas sobre tesoros y estudiantes castigados.

Si pasas dos días en Salamanca, tienes que visitar su popular Casa de las Conchas, en el centro histórico de la ciudad, a 4 minutos a pie de la Plaza Mayor de Salamanca y mucho más cerca de la Clerecía y de la Iglesia de San Benito, del siglo XII, rehabilitada por la misma familia que construyó la Casa de las Concha, la de los Maldonado, durante el reinado de los Reyes Católicos.

Maldonado- Pimentel, constructores de la Casa de las Conchas de Salamanca

Famosa por su fachada cubierta de más de 300 conchas, la Casa de las Conchas de Salamanca fue levantada como mansión señorial de  Rodrigo Arias Maldonado, casado con Doña Juana Pimentel. Los escudos de ambas familias decoran con cierta profusión tanto el interior como el exterior de la Casa de las Conchas. Fíjate en el escudo con las cinco flores de Lis sobre la puerta principal y las ventanas, símbolo de los Maldonado. También las encontrarás en la crestería del tejado. Los blasones de ambas familias también decoran el patio interior y la escalera de acceso a la segunda planta, en cuyo primer tramo un perro –guardián del hogar- sostiene el escudo de los Maldonado; en el segundo, un león agarra el de los Pimentel y en el tercero ambos símbolos se unen.

Quienes defienden la causa amorosa como explicación de las conchas de la Casa de las Conchas de Salamanca también entienden que los amorcillos y los delfines de Afrodita que decoran la llamada Reja del Amor –sobre la entrada de la Oficina de Información- son símbolos de la pasión que Rodrigo Arias Maldonado sentía –pese a que su matrimonio fue concertado- por Doña Juana Pimentel.

La Casa de las Conchas de Salamanca está junto al antiguo Colegio Real de la Compañía de Jesús, famoso por su iglesia o Clerecía

Leyendas de la Casa de las Conchas de Salamanca

Parece que esa unión no fue puramente simbólica. Dicen que Rodrigo Arias Maldonado estaba profundamente enamorado de su mujer, doña Juana Pimentel, por quien ordenó la decoración de conchas, dado que eran el símbolo nobiliario de su familia. Otros, quizá menos románticos, creen que la Casa de las Conchas de Salamanca está así decorada porque Maldonado pertenecía a la Orden de Santiago, también relacionada con las conchas o vieiras.

Otra explicación acerca del origen de las conchas de la fachada de la Casa de las Conchas de Salamanca dice que, siguiendo una tradición de la época que buscaba atraer la buena suerte depositando un doblón en los cimientos o tabiques, bajo cada una de ellas se escondió una moneda de oro. Otra versión sobre el tesoro oculto de la Casa de las Conchas de Salamanca sostiene que sus propietarios escondieron bajo alguna de ellas las joyas de la familia. Quien quiera buscarlas, tendrá que dejar en fianza una cantidad equivalente a su valor, que podrá recobrar si da con el tesoro, que también será suyo.

Hay quien sostiene que esta idea del tesoro escondido tras las conchas de la Casa de las Conchas responde al hecho de que los Jesuitas intentaron comprar en varias ocasiones la Casa de las Conchas, llegando a ofrecer, se supone, una onza de oro por cada concha.

Por cierto que la distribución de las conchas de la Casa de las Conchas de Salamanca sigue un orden conocido como ‘tresbolillo’, composición romboidal típica del Mudéjar, estilo que, por cierto, tiene en la Catedral de Teruel su particular ‘Capilla Sixtina’, uno de los lugares que ver si visitas Teruel.

Pero si el exterior de la Casa de las Conchas de Salamanca es único, su interior no desmerece en absoluto. El patio combina elementos del gótico tardío –como la asimetría de las ventanas de mayor tamaño-, el renacentista –los picos de diamante- y el Mudéjar.

Otras leyendas de la Casa de las Conchas de Salamanca se refieren a los túneles secretos por los que parece que es escapaban los estudiantes que acudían al colegio que hubo en este edificio en los años 60 del siglo pasado, el Menéndez Pelayo. Esos pasadizos enlazan con la escalera por la que doña Elena, protagonista de la obra de teatro del XVII,Todo es enredos de amor, ambientada en la Casa de las Conchas de Salamanca, subía y bajaba, disfrazada de hombre, intentando seducir a su enamorado, un estudiante llamado Félix de Vargas.

Hay quien encuentra un significado amoroso en la decoración de conchas de la Casa de las Conchas de Salamanca.

Fotografía de las conchas de la Casa de las Conchas de Salamanca de Wikipedia.

Una torre menos por un nieto comunero

Si el primer señor de la Casa de las Conchas de Salamanca, Rodrigo Arias Maldonado, se llevaba a partir un piñón con los Reyes Católicos, su nieto se enfrentó abiertamente al rey de su época, nieto también de Isabel y Fernando. La cosa es que Pedro Maldonado Pimentel se convirtió en uno de los líderes de los Comuneros de Castilla que se levantaron en armas contra Carlos I de España, quien mandó decapitarle tras haber sido inicialmente perdonado –junto con cerca de 300 revolucionarios más- por su parentesco con el Duque de Benavente, con cuya sobrina se había casado. Carlos I ordenó también que se tirara una de las dos torres que tenía entonces la Casa de las Conchas familiar, de manera similar a cómo Isabel de Castilla ordenó desmochar las torres de los nobles díscolos de Cáceres.

Por cierto que si pasas por Benavente, en Zamora, merece la pena que conozcas la Torre del Caracol, que perteneció al Castillo de Benavente, hoy integrada en el Parador de Turismo de Benavente.

En la Capilla de Talavera de la Catedral Vieja de Salamanca –inicialmente conocida como del Salvador- se conserva uno de los pendones que los Comuneros de Castilla ondearon en la definitiva batalla de Villalar. Allí también fue enterrado Pedro Maldonado Pimentel. Por cierto que Salamanca no tiene dos catedrales, como popularmente se dice; Salamanca tiene una catedral con dos iglesias.

Cerca de la Casa de las Conchas de Salamanca se pueden tener las mejores vistas de la ciudades de las torres de la Catedral o desde las torres de la Clerecía

Cerca de la Casa de las Conchas de Salamanca se pueden tener las mejores vistas de la ciudades de las torres de la Catedral o desde las torres de la Clerecía.

Usos de la Casa de las Conchas de Salamanca

Desde los Maldonado del siglo XV, la Casa de las Conchas de Salamanca ha ido pasando de manos de una casa nobiliaria a otra. En el XIX también fue cuartel y en el XX, un colegio hasta que su propietario, el Conde de Santa Coloma, lo cedió al Ayuntamiento de Salamanca como espacio cultural por 99 años. El cabildo traspasó el derecho al Gobierno de España, que asumió la rehabilitación de la Casa de las Conchas –que recibió el Premio Europa Nostra.

En 1993 la Casa de las Conchas de Salamanca abrió sus puertas como la biblioteca pública que hoy conocemos.

En 1997, la Casa de las Conchas de Salamanca pasó a ser propiedad de la Junta de Andalucía, porque el Conde de Santa Coloma lo entregó como pago de unos impuestos por una herencia en la que figuraba este inmueble –considerado Monumento Nacional. En 2005, el Estado permutó la Casa de las Conchas a la Junta de Andalucía por el Banco de España de Granada

Horario de la Casa de las Conchas de Salamanca:

Actualmente la Casa de las Conchas de Salamanca alberga una biblioteca pública y una oficina de información que abren de 9 a 21 de lunes a viernes; de 9 a 14 y de 16 a 19 los sábados y de 10 a 14 y de 16 a 19 los domingos y festivos.

Qué visitar en Salamanca cerca de la Casa de las Conchas:

Si haces turismo en Salamanca, tienes que ver estos lugares de su centro histórico, Patrimonio de la Humanidad, donde se ubica la Casa de las Conchas.

  • Clerecía de Salamanca:

Se llama Clerecía de Salamanca a la iglesia de la actual Universidad Pontifica de Salamanca, que se ubica en lo que fuera el Colegio Real de la Compañía de Jesús y residencia de los jesuitas de Salamanca hasta su expulsión en el siglo XVIII. Desde 1940, esa construcción, construida en el punto más alto de Salamanca por orden de Margarita de Austria, esposa de Felipe III, se destinó a los fines universitarios que hoy conocemos.

La clerecía o iglesia es una de las partes de ese edificio en el centro histórico de Salamanca, muy cerca de la Casa de las Conchas. Las otras son el colegio (con su patio barroco, el aula maga y la Escalera de Honor) y la residencia.

No te pierdas las vistas que se tienen desde sus torres, abiertas al público con el proyecto expositivo Scala Coeli. Si lo prefieres, puedes visitar las torres de la Catedral de Salamanca con Ireonimus.

Por el camino, tendrás la oportunidad de averiguar qué son los Vítores de Salamanca.

  • Iglesia de San Benito

Los Maldonado de la Casa de las Conchas de Salamanca también colaboraron en la reconstrucción de esta iglesia del año 1104, por lo que varios de ellos están enterrados en su interior. Destacan la fachada gótica y el retablo mayor del siglo XVIII.

  • Casa de Francisco Solís

La Casa de Francisco Solís es otro de los lugares que tienes que ver en Salamanca. Se trata de un palacio señorial del siglo XVI que hoy alberga el servicio de publicaciones de la Universidad de Salamanca. Se ubica en el Recodo de San Benito, de donde tomó el nombre uno de los bandos enfrentados en el siglo XV por el control de la ciudad, por lo que la Casa de Francisco Solís llegó a tener torreón defensivo.

Mapa de Salamanca: Casa de las Conchas de Salamanca y otros lugares de interés del centro histórico

 

Hoteles en Salamanca

Uno de los hoteles del centro de Salamanca más reservados es el Hotel Soho Boutique, un cuatro estrellas con aparcamiento propio y wifi gratuito

Si no te importa dormir un poco más alejado –pero tan sólo unos cientos de metros- del centro histórico de Salamanca, seguro que el hotel Ibis Salamanca te convence. Totalmente renovado, con wifi gratuito y aparcamiento propio, el hotel Ibis Salamanca también ofrece habitaciones para personas con discapacidad, habitaciones familiares y para mascotas.

Restaurantes Salamanca:

Salamanca es famosa por su tapeo y su ambiente estudiantil. Si quieres salir del circuito habitual de bares y darte un pequeño homenaje, te recomendamos el restaurante Oroviejo, muy cerca de la Casa de las Conchas de Salamanca. Menú, carta y barra de tapas con productos regionales y el toque justo de originalidad en un edificio histórico del centro de Salamanca.

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.