Sandra Kochman lidera el movimiento social "Mujeres del Muro de las Lamentaciones" para conseguir que una zona del Kotel sea de rexto mixto

Por qué se llama Muro de los Lamentos

Por qué el Kotel o Muro de las Lamentaciones es sagrado y consejos prácticos para visitarlo en Jerusalén.

El Muro de las Lamentaciones es un tramo de la pared del Segundo Templo de Jerusalén, que fue destruido en el año 70 d.C. El Muro de los Lamentos también se llama Muro Occidental o Kotel y es uno de los lugares más sagrados del Judaísmo. Lo que el Muro de los Lamentos significa para el mundo hebreo se deriva de la sacralidad de la Piedra Angular, que se custodia en el interior de la Mezquita de la Roca. La importancia del Muro de las Lamentaciones radica en que es el lugar más próximo a ese objeto sagrado. La explicación de por qué se llama Muro de los Lamentos: es aquí donde los judíos se acercan para lamentarse por todo ello, aunque otra de las costumbres del Muro de las Lamentaciones es rezar, reflexionar o meditar, en silencio o en voz muy queda. El Muro de los Lamentos tiene un pequeño tramo destinado a las mujeres.

Qué es el Muro de los Lamentos

El Muro de los Lamentos es un tramo de una de las paredes del Segundo Templo de Jerusalén, que fue destruido en el año 70 d.C. Otro de los nombres con los que se llama el Muro de los Lamentos es Kotel, término que se puede traducir por “muro” o “pared”. Por eso, la explanada en la que hoy se encuentra el Muro de las Lamentaciones se llama Plaza del Kotel. El Muro de las Lamentaciones es un espacio de oración, reflexión y culto religioso muy importante para el Judaísmo. El significado del Muro de los Lamentos deriva de otro de los objetos más sagrados para el mundo hebreo, la Piedra Angular o Piedra Fundacional.

Inicio

Qué significa el Muro de las Lamentaciones

El significado del Muro de las Lamentaciones es muy importante para el Judaísmo porque es su lugar más sagrado debido a que es el más próximo y accesible al Gran Templo de Jerusalén, donde se custodiaba la Piedra Angular (en hebreo  אבן השתייה), objeto sagrado para el Judaísmo pero también para el Islam, ya que su tradición indica que sobre ella pisó el Profeta Mahoma para ascender a los cielos a lomos de su caballo Buraq. El Rabino Yerahmiel nos explica que la Piedra Angular es un objeto sagrado para los judíos porque “por el Midrash se identifica con el sitio de la atadura de Isaac y es visto como la conexión espiritual entre el cielo y la tierra”. Como la Piedra Angular está en el corazón de la Cúpula de la Roca, los judíos no pueden acercarse físicamente a ella. El lugar más próximo al que pueden llegar es el Muro de las Lamentaciones.

Inicio

Por qué se llama Muro de los Lamentos

KOTEL-MURO-LAMENTACIONES-JERUSALEN-ISRAEL-JUDAISMO

El relato más habitual indica que la razón de por qué se llama Muro de los Lamentos se encuentra en la amargura que provocó en el pueblo judío la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén por parte del emperador romano Tito en el año 70. También se puede aducir que el significado del Muro de las Lamentaciones se vincula con otros episodios dramáticos posteriores.

Curiosidades del Muro de los Lamentos

Cuándo visitar el Muro de las Lamentaciones

Visitar el Muro de las Lamentaciones fuera de los horarios turísticos es la mejor oportunidad para sentir la importancia de este lugar sagrado para el Judaísmo. El mejor momento para visitar casi en solitario el Muro de las Lamentaciones es al amanecer, al anochecer o, incluso, de noche. La única dificultad es la de orientarse por los callejones laberínticos de la Ciudad Vieja -la seguridad es prácticamente total- aunque siempre se puede seguir a algún ortodoxo que, a esas horas, se dirigirá a rezar frente al Kotel. Los hombres y las mujeres gentiles pueden acceder al Muro de las Lamentaciones de forma separada. Cada una de las entradas tiene un punto de control y de información separado. Cuando no hay demasiada gente, se puede estar en el recinto próximo al Muro de los Lamentos el tiempo que cada uno estime necesario.

También se pueden visitar otros tramos del Muro de los Lamentos que permanecen en el subsuelo, dado que el lienzo del que forma parte es mucho más largo que el delimitado para el culto. La visita a los tramos subterráneos del Muro de las Lamentaciones se realiza de forma guiada y permite conocer también los estratos sobre los que se ha ido construyendo Jerusalén con el paso del tiempo. Otras partes del Muro de las Lamentaciones sigue todavía sin ser excavadas.

Inicio

Costumbres en el Muro de las Lamentaciones

Los hombres que acuden al Muro de las Lamentaciones siempre llevan la kipá. Los hombres que no sean judíos y quieran acercarse al Muro de las Lamentaciones recibirán una kipá en la entrada, que tienen que colocarse sobre la coronilla. Algunos también llevan sombreros que identifican la rama del Judaísmo a la que pertenecen. Es probable que veas a algunos con las filacterias, esas largas tiras de cuero que amarran a su brazo izquierdo. Lo normal es que estén rezando en voz alta, con la cabeza pegada al Muro de las Lamentaciones.

El Muro de las Lamentaciones tiene un tramo dedicado para mujeres. Es un trozo del Muro de las Lamentaciones más pequeño y está separado del tramo masculino por una celosía que limita el contacto visual entre un lado y otro. Es habitual encontrar mujeres en el Muro de las Lamentaciones que acuden a rezar pero también que quieren meditar o leer. El silencio es la tónica general. Las mujeres gentiles también pueden acercarse al Muro de las Lamentaciones siempre que vistan de forma decorosa: ropa que cubra escote, brazos y piernas, mejor si no es ajustada. No están obligadas a cubrirse la cabeza, aunque hay una explicación histórica a por qué las mujeres judías se tapan la cabeza. Los hombres y las mujeres visitan el Kotel o Muro de las Lamentaciones de manera separada. En cada punto de acceso a las áreas designadas hay guardias de seguridad a los que se pueden preguntar las dudas. La división entre hombres y mujeres se mantiene en las sinagogas ortodoxas desde los tiempos del Gran Templo pero no en las de los ritos conservador y reformista.

Otra de las costumbres del Muro de las Lamentaciones más conocida es depositar un papel con oraciones o súplicas entre las grietas del Muro. Los gentiles también pueden hacerlo.

Antiguamente, la peregrinación era otra de las costumbres del Muro de las Lamentaciones pero ya no es obligatoria. Pese a ello, cada día llegan hasta allí cientos de visitantes, sin importar la hora, el día o el tiempo que haga. Más información sobre el Kotel o Muro de las Lamentaciones en su web oficial, thekotel.org.

Inicio


Ver mapa más grande

Inicio

Total
0
Shares
1 comentario

Los comentarios están cerrados

Artículo anterior

La Primera Guerra Mundial como no te la habían contado

Siguiente artículo

Promotur: “La marca España no representa a las Islas Canarias.”

Artículos relacionados