Necrópolis judía de Lucena, la perla de Sefarad

4

La necrópolis judía de Lucena, en Córdoba (Andalucía) es la más importante de España.

Lucena tuvo uno de las comunidades judías más importantes de España y de Europa. De hecho, fue conocida como La Perla de Sefarad y tuvo un gobierno autónomo de rabinos. Muchos judíos lucentinos fueron fundamentales en instituciones culturales como la Escuela de Traductores de Toledo.

Aunque Noe no esté enterrado en el Monte Aras ni la Eliosanna antigua fuera fundada por judíos enviados por Nabucodonosor II –mitos historiográficos apuntalados en el siglo XVIII- no cabe duda de que Lucena tuvo una de las comunidades hebreas más importantes de España y de Europa. Aquí se redactó el “compendio legislativo realizado por Al-Fasi en la mitad del XI, que es el que aplican todas las comunidades de Europa y América en su vida cotidiana, rituales, prescripciones, interpretaciones etc…”, explica Daniel Botella, arqueólogo y director del Museo Arqueológico y del Centro de Interpretación de Lucena, director de las excavaciones arqueológicas de la necrópolis de Lucena en 2007.

El descubrimiento de la necrópolis judía de Lucena, una de las más importantes de España y de Europa,  sólo ha sido el espaldarazo final a la importancia que esta localidad ha tenido – y mantiene- entre la comunidad hebrea contemporánea. En su momento Lucena llegó a ser, incluso, “una república independiente, con gobierno autónomo de rabinos”, que sirvió de refugio a muchos exiliados de Córdoba y Granada que, con el tiempo, se convirtieron en algunas de las mentes fundamentales para, por ejemplo, el nacimiento y desarrollo de la Escuela de Traductores de Toledo, donde muchos judíos lucentinos se refugiaron cuando los almohades les invadieron y obligaron a la conversión.




¿Sabías que las leyendas históricas dicen que Noé está enterrado cerca de la Cueva del Ángel, en el Monte Aras, a 6 kilóLUCENA-NECROPOLIS-JUDIAmetros de Lucena? El hecho de que Noe esté considerado el primer viticultor de la HIstoria y que aquí se registren algunos de los vestigios más antiguos del cultivo de viñedo ‘respalda’ esta idea que choca directamente con la creencia armenia de que fue en el Monte Ararat – hoy en territorio turco- donde encalló el Arca bíblica.

Las tumbas judías encontradas a las afueras de Lucena nos generan muchos otros interrogantes… ¿Realmente se marcharon todos? ¿Nadie regresó? ¿La expulsión de los Reyes Católicos fue la puntilla para esta comunidad? “Históricamente está demostrado que cuando los romanos llegan a la Península, la base de población indígena queda y es el sustento de la economía. Lo mismo ocurriría el Lucena: se marcha quien no quiere convertirse, pero la base poblacional judía se mantiene. Es una hipótesis, pero lo cierto es que hay evidencias de una perduración de la misma, como por ejemplo el sello judío de Isaac Hoscus, fechado en el siglo XIV y aparecido casualmente en los aledaños de la necrópolis judía de Lucena que tuvimos el privilegio de excavar en el año 2007. No obstante la ciencia es la que puede contestar a esta cuestión y el contraste de ADN entre población actual y la aparecida en la necrópolis judía dará respuesta en el futuro a esta cuestión.”

Otra necrópolis judías

¿Por qué no se habla con tanta claridad de necrópolis hebreas en otras ciudades que también fueron importantes focos de cultura judía? “Sí se han encontrado. Pero el halo de ocultismo que ha existido con el asunto por parte de la población actual judía de Europa parece crear una losa sobre este asunto. Toledo, Sevilla, y Lucena poseen necrópolis, al igual que Gerona, Tarrega, Plasencia, Segovia o Barcelona. Lucena destaca tanto por la antigüedad de sus fechas, contrastadas con C-14, como por la cantidad de fosas excavadas (239), así como por su extensión, además de la tipología y el ritual de enterramiento. Para el caso de Córdoba o Granada no se ha identificado necrópolis judías pero han de existir ya que su población era numerosa como para que tuviese asociada una necrópolis específica a la misma.

¿Podría Lucena haber llegado a ser tan importante sin la caída previa de las comunidades judías de Córdoba y Granada? Daniel Botella cree que no porque, aunque “la comunidad y la ciudad existían como tal, la constancia de la primera escuela talmúdica coincide con las persecuciones de Córdoba, asociadas a la fitna*, y las de Granada, ambas en la primera mitad del siglo XI d.C. Lucena focaliza la recepción de rabinos de ambas ciudades, que abren la escuela talmúdica en el XI hasta el XIII d. C

*Fitna: división o guerra civil en el mundo islámico


Ver mapa más grande

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.