Chotis, curiosidades del baile típico de Madrid

0

El chotis es uno de los bailes típicos de Madrid y uno de los más característicos de España. ¡Y eso que el baile del chotis no lo inventaron en Madrid! El origen del chotis está en un baile centroeuropeo, la polca alemana, que se conoció en la corte de la reina Isabel II de España, en torno al año 1.850. Enseguida se popularizó y con el paso del tiempo adquirió muchas de las curiosidades que hoy distinguen el chotis de Madrid de cualquier otro baile tradicional. Una de las cosas que diferencian este baile típico de Madrid de cualquier otro es que la mujer lleva al hombre, que gira sobre sus piernas, mientras mantiene una mano metida en el bolsillo de su chaqueta, aparentando indiferencia.Ese chaleco forma parte de la vestimenta del chotis en los caballeros, quienes también deben llevar parpusa, la gorra típica de los chulapos, camisa blanca y pantalones negros ajustados. Otros elementos imprescindibles para bailar chotis madrileño son el clave, el mantón de Manila y el pañuelo en la cabeza, imprescindibles en la vestimenta del chotis entre las mujeres. El organillo también es imprescindible entre los instrumentos del chotis madrileño. Gracias a él, el chotis se convirtió en el baile típico de Madrid: era fácil de tocar y se podía transportar por las calles y plazas. Y aunque el chotis “Rosa de Madrid” es uno de los más conocidos, tampoco hay que olvidar el chotis “Madrid”, de Agustín Lara, que triunfó a la tercera.

Curiosidades del chotis

Dónde nació el chotis

El baile del chotis tiene sus orígenes más remotos en una danza de origen escocés, de la que hoy en día no se conocen demasiados detalles. Parece que ese baile se popularizó por Centroeuropa, generando distintas versiones. Una de ellas se bautizó como Schottisch, en referencia a sus raíces escocesas. En 1.850 ese baile llamado Schottisch se introdujo en España gracias –dicen las malas lenguas- a una fiesta que la reina Isabel II organizó en el Palacio Real de Madrid. El nombre de “chotis” deriva de la adaptación –tan típica de los españoles- de la palabra “Schottisch”.

Inicio

Chotis, baile típico de Madrid

El chotis es el baile típico de Madrid porque rápidamente dejó de ser un baile de nobles para convertirse en la diversión de las clases trabajadoras, que aprendieron cómo bailar un chotis y fueron adaptándolo a las peculiaridades de la sociedad madrileña. A la popularidad de este baile ayudó que el organillo, el instrumento del chotis más habitual, se pudiera transportar cómodamente por las calles y plazas de la ciudad: así se podían improvisar los bailes donde fuera necesario. Poco a poco, el chotis madrileño se fue diferenciando de las demás versiones de chotis que todavía se pueden encontrar en Centroeuropa e, incluso, en América, hasta donde la “polca alemana” –como se conocía este baile en el siglo XIX- llegó con los emigrantes del Viejo Continente.

Inicio

Cómo se baila el chotis

Casi todas las curiosidades del baile típico de Madrid tienen que ver con cómo se baila el chotis, porque aquí es la mujer la que lleva al hombre en un particular juego de equilibrio y ritmo. Quizá bailar el chotis no resulta tan espectacular como bailar una sevillana o una jota -otros bailes típicos de España- pero tampoco resulta tan sencillo como parece a primera vista.

La primera y más importante de las curiosidades del chotis madrileño es que sus orígenes más remotos se encuentran en Escocia, aunque a España llegó con las influencias adquiridas en Centroeuropa. Además, el baile típico de Madrid se diferencia de otros en que es la mujer la que lleva al hombre. Quienes de verdad saben cómo bailar chotis dicen que el hombre debe girar sobre sí mismo “sobre una moneda de 5 duros” o, a lo sumo, sin salir del espacio de una baldosa normal y corriente. Por eso, uno de los elementos imprescindibles de la vestimenta del chotis son unos zapatos con buena suela, para que el caballero gire bien sin perder el equilibrio. Los Quienes de verdad saben bailar chotis pueden incluso girar sobre una sola de sus piernas. Otra curiosidad del chotis madrileño es que la mujer, mientras hace girar a su compañero, debe ir cruzando y descruzando las piernas en un curioso movimiento, al ritmo de la música. Además, cuando cambia el ritmo de la música, la pareja tiene que dar tres pasos hacia atrás y tres hacia adelante para luego seguir girando.

Otro detalle que hay que tener en cuenta a la hora de saber cómo se baile el chotis es que el hombre sólo usa una de sus manos para sujetarse a su compañera. La otra mano la deja en el bolsillo del chaleco mientras dirige la mirada al frente. Esa actitud hace que los bailarines de chotis tengan un aire de altanería e indiferencia que también se considera una de las curiosidades del chotis. Posiblemente el gesto responda a las características asociadas con los chulapos, como popularmente se denomina a los madrileños de clases populares.

Inicio

Vestimenta del chotis

Lugares castizos de Madrid, la Catedral de la Almudena y La Chulapa de Las Vistillas.
Lugares castizos de Madrid, la Catedral de la Almudena y La Chulapa de Las Vistillas.

No se puede hablar de las curiosidades del chotis madrileño sin mencionar la ropa necesaria para bailar el chotis, especialmente durante las fiestas más populares, como la verbena de la Virgen de la Paloma o la de San Isidro. En el baile del chotis, los hombres suelen vestir camisa blanca, pantalones oscuros y ajustados y chaleco o chaquetilla corta. Se cubren la cabeza con la parpusa, una gorra típica de los chulapos, como se denomina a “la persona de las clases populares de Madrid”. La parpusa y el clavel son tan típicos del baile del chotis como el mantón de Manila que llevan las mujeres que bailan el chotis, conocidas como “manolas” o “chulapas”. El resto de la vestimenta del chotis de las féminas incluye una blusa blanca y una falda (o vestido) de lunares. El pañuelo en la cabeza también es otro símbolo popular del chotis madrileño.

Inicio

Instrumentos del chotis madrileño

Otra de las curiosidades del chotis es que su instrumento principal no exige demasiados conocimientos. Esa característica favoreció que un baile que empezó siendo algo exclusivo de los salones de los ricos y famosos se convirtiera en la diversión preferida de las clases populares. Por eso, se puede afirmar que la historia del chotis no sería la misma sin el organillo, el más representativo de los instrumentos del chotis madrileño. El organillo del chotis tampoco nació en Madrid. En realidad, el organillo del chotis madrileño procede de Italia, aunque fue en la capital de España donde los maestros organilleros hicieron su particular agosto. Parece que Antonio Apruzzere fue pionero en tocar chotis con organillo. Su taller fue uno de los más famosos de Madrid. Primero estuvo en la castiza calle de Costanilla de San Andrés y luego, en la de Luzón. Hay quien dice que su muerte supuso la desaparición del último maestro organillero, aunque a finales de los años 90 algunos periódicos hablaban de que podría tener sucesor.

El organillo del chotis madrileño tenía dos grandes ventajas para acompañar este baile tan popular: se podía trasladar donde hiciera falta y no exigía grandes dotes musicales porque, aunque hay que saber accionar su manivela, la música suena porque el giro del manubrio mueve un cilindro con púas (de distintas formas y tamaños) que accionan los macillos que repercuten en unas cuerdas de piano. Habitualmente cada rodillo tenía hasta 10 músicas distintas.

Inicio

Chotis Rosa de Madrid

Y si hablamos de músicas y de chotis madrileño, hay que hacer referencia a dos de los chotis más famosos: “Rosa de Madrid” y “Madrid”. El chotis “Rosa de Madrid” lo escribió el compositor Luis Barta para Mercedes Seró. Se estrenó en el Teatro Romea de Madrid en 1.926 y fue tan importante en su carrera profesional que “Rosa de Madrid” fue el nombre que le puso a su casa, en la Colonia Albéniz. Otro de los chotis más famosos es ése que dice “Madrid, Madrid, Madrid, en México se piensa mucho en ti…”. En 2012, el chotis “Madrid” cumplió 65 años y seguramente su compositor, el mexicano Agustín Lara, nunca imaginó que llegaría a esa edad con tan buena salud después de que sus dos primeros estrenos pasaran sin pena ni gloria. Parece que fue el tercer lanzamiento el que consagró al chotis “Madrid” como un referente del chotis madrileño. Para ello, Lara hizo algunas modificaciones en la letra, sobre todo porque deseaba dedicárselo a la mujer de la que estaba enamorado, María Félix, “La Doña”. En 1.948, la voz de Ana María González en Radio Madrid hizo que el chotis Madrid fuera un éxito absoluto. Y aquí está la última de las curiosidades del chotis madrileño: los mejores siempre están dedicados a mujeres bellas y con carácter.

Inicio

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.