Cuándo se descubrió la Penicilina

0

El descubrimiento de la Penicilina es uno de los grandes hitos de la ciencia del siglo XX, aunque su uso universal tardó varios años en hacerse realidad. En el camino, aparecieron otros científicos que merece la pena tener en cuenta a la hora de ensalzar a Alexander Fleming como el descubridor de la Penicilina. Howard Florey y Ernst Boris Chain fueron dos de ellos, con los que Fleming compartió el Premio Nobel de Medicina en 1.945. Además, hay otros dos factores interesantes relativos a cuándo se descubrió la Penicilina: el primer de ellos es el factor sorpresa o, si lo preferimos, la casualidad, que fue la que hizo que Alexander Fleming encontrara sus placas de laboratorio invadidas por el hongo de la penicilina. El segundo aspecto que es interesante tener en cuenta al repasar el uso de la Penicilina es su uso durante la Segunda Guerra Mundial cuando, aún de un modo incipiente, la potencia bactericida de este antibiótico fue puesto a prueba por los Aliados tanto entre los combatientes como entre la población civil. No fue hasta después del final de la guerra cuando se generalizó el uso de la Penicilina, a pesar de que el año en que se descubrió la Penicilina fue 1.928. Entre las principales consecuencias del descubrimiento de la Penicilina también hay que destacar el impulso que generó en el campo de la antibiosis, que es la interacción biológica que hace imposible que unos organismos vivan cerca de otros porque producen una sustancia (antibiótica) que les mata. Los científico son sólo dilucidaron para qué sirve la Penicilina, sino que desarrollaron otros antibióticos, como la estreptomicina o las cefalosporinas y avanzaron en el conocimiento de las cantidades necesarias de antibióticos para eliminar infecciones hasta entonces mortales, una de las razones detrás del fallecimiento del primer paciente tratado con Penicilina del que hay constancia documental.  

Qué es la Penicilina

La Penicilina es un antibiótico betalactámico. Por eso, las personas alérgicas a la Penicilina tienen que evitar también todos los antibióticos similares y buscar tratamientos alternativos.

Inicio

De dónde se obtiene la Penicilina

La Penicilina se obtiene de unos hongos del género Penicillium, descubiertos accidentalmente por el bacteriólogo Alexander Fleming en 1.928. Fleming fue quien identificó el hongo como perteneciente al género Penicillium y quien, en 1.929, lo llamó Penicilina. Aunque inicialmente la Penicilina se obtuvo de hongos “Penicillum notatum”, posteriormente se han utilizado cepas de “Penicillium chrysogenicum”, que permiten obtener un mayor rendimiento.

Inicio

Para qué sirve la Penicilina

Los principales usos de la Penicilina tienen que ver con la prevención y el tratamiento de infecciones en heridas y por enfermedades como la sífilis, la meningitis, la gonorrea o los procesos de gangrena.

El descubrimiento de la Penicilina por parte de Alexander Fleming en 1.928 ayudó a comprender que se podía luchar contra los estafilococos que están detrás de muchos procesos infecciosos, sin provocar daños en el organismo, que hasta hace poco acababan con la vida de millones de personas en todo el mundo.

Inicio

El descubrimiento de la Penicilina se produjo en 1.928

Quién descubrió la Penicilina

El bacteriólogo Alexander Fleming ha pasado a la Historia como la persona que descubrió la Penicilina pero no es el único que estuvo implicado en el análisis de este primer y potentísimo antibiótico.

Fleming nació en Escocia el 6 de agosto de 1.881. Aunque tenía cierta vocación militar, acabó siguiendo el consejo de su hermano Thomas y en 1.906 se graduó en Medicina y Cirugía. En el Hospital St. Mary se convirtió en bacteriólogo asistente de Sir Almroth Wright, pionero en la inmunología y vacunación. En 1.908 obtuvo la Medalla de oro de la Universidad de Londres y empezó a dar clases, labor que continuó hasta 1.914. Dos años antes del descubrimiento de la Penicilina, Fleming halló la lisozima, una enzima bactericida que impide infecciones y que está presente en sustancias como las lágrimas, la saliva o las secreciones nasales. El descubrimiento de Alexander Fleming fue importante porque permitió concretar que había sustancias inofensivas para las células del cuerpo pero que, al mismo tiempo, eran letales para las bacterias.

En 1.944, Fleming fue nombre Sir y en 1.945, el descubridor de la Penicilina compartió el Premio Nobel de Medicina con otros dos científicos, Howard Florey y Ernst Boris Chain, que habían participado en los estudios sobre los usos de la Penicilina. Florey dirigió varios grupos de investigación sobre los efectos de la Penicilina y Chain formó parte de los equipos que trabajaron en la extracción del componente curativo del hongo. Alexander Fleming murió en Londres el 11 de marzo de 1.955 y está enterrado en la Cripta de San Pablo de esa ciudad.

Inicio

Otros nombres fundamentales en el uso de la Penicilina

El descubrimiento de la Penicilina fue el primer paso de un proceso de investigación bastante más largo, en el que no sólo destacó Alexander Fleming como descubridor de la Penicilina.

Además de descubrir el hongo Penicillinum, los científicos tuvieron que analizar cómo purificar las cantidades necesarias del mismo para que los tratamientos fueran efectivos en personas de distinta constitución física y situación médica. Para ello, el trabajo de los especialistas de la Escuela de Patología Dunn, de la Universidad de Oxford, fue tan importante como la del equipo del Hospital St. Mary, donde Fleming trabajaba el año en que se descubrió la Penicilina.

Los estudios dirigidos por Howard Florey y Ernst B. Chain permitieron obtener antibiótico de cepas de “Penicillium Notatum”, aunque más tarde se usaran de otro tipo por resultar más productivas. Hay que tener en cuenta que para obtener la dosis diaria necesitada por una persona adulta hacían falta meses de trabajo y que éste se desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial, es decir, en unas condiciones bastante complicadas en lo que a posibilidades materiales se refiere. Pero el descubrimiento de la Penicilina de 1.928 se había convertido en un objetivo prioritario para poder salvar la vida de miles de soldados. La firma de un acuerdo de colaboración con Estados Unidos facilitó la obtención de más cantidad de Penicilina y a un precio mucho más asequible.

Inicio

Cuándo se empezó a usar la Penicilina

Aunque 1.928 fue cuando se descubrió la Penicilina, no se empezó a usar de forma generalizada hasta los años 40 del siglo pasado. La Segunda Guerra Mundial fue determinante para ello, puesto que los dos bandos enfrentados recurrieron al uso generalizado de antibióticos durante la contienda: Sulfamidas por parte de Alemania y sus socios, y Penicilina en el caso de los Aliados. Desde los años 40 el uso de la Penicilina se ha ido generalizando en todo el mundo, lo que ha ayudado a salvar las vidas de millones de personas.

Inicio

Primeros pacientes tratados con Penicilina

Parece que está fuera de toda duda que dos de los primeros pacientes tratados con Penicilina de manera documentada fueron un policía llamado Albert Alexander, y una mujer, Elva Akers, enferma terminal de cáncer, que se prestó a las pruebas que por entonces se desarrollaban para determinar las dosis de Penicilina necesarias para eliminar infecciones.

El caso de Alexander refleja los avances y retrocesos que por entonces realizaba el equipo de expertos de la Universidad de Oxford que trabajaba para mejorar los usos de la Penicilina. Según algunas versiones, recurrió al uso de la Penicilina para tratar la infección de una herida en el rostro; otras señalan que fue herido en acto de servicio. De lo que parece no haber duda es que recibió una primera inyección de Penicilina que redujo los síntomas en gran medida pero el tratamiento se quedó corto y, como parece que sucedió en algún caso más durante estos primeros años de experimentación con Penicilina, no le pudieron salvar la vida. La llegada de la Penicilina a España tampoco estuvo acompañada de grandes éxitos.

Inicio

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.