En el Día de Santiago se celebra una misa solemne en la que se saca el botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela

Qué es el botafumeiro

Significado del botafumeiro y por qué el botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela es el más famoso del mundo

El botafumeiro es un incensario de gran tamaño que se utiliza en la liturgia eclesiástica de algunas iglesias. La palabra botafumeiro es de origen gallego, dada la importancia que ha tenido el botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela, uno de los más famosos del mundo por sus dimensiones y antigüedad, ya que se usa desde los siglos XI ó XII.

Significado de botafumeiro

La palabra botafumeiro es de origen gallego y se refiere al gran incensario de la Catedral de Santiago de Compostela. Un incensario es un brasero con cadenillas, que se utiliza para esparcir el aroma de distintas sustancias por un espacio concreto.

Inicio

Para qué sirve el botafumeiro

El botafumeiro sirve para dos cosas fundamentales: por un lado, realza la ceremonia religiosa y por otro, ambienta el recinto sagrado en el que se celebra la liturgia, algo bastante necesario en siglos anteriores, cuando las condiciones higiénicas no incluían la ducha diaria.

Inicio

Qué se le pone al botafumeiro

Normalmente, la sustancia que se quema en el interior de un botafumeiro es incienso, un elemento tradicionalmente asociado a la divinidad que, además, servía para aromatizar las estancias.

Réplica del botafumeiro

Si te gusta el botafumeiro más grande del mundo (el de la Catedral de Santiago de Compostela), puedes conseguir una réplica a escala para decorar tu casa. ¡No le falta ningún detalle!

Consigue aquí tu réplica del botafumeiro de Santiago de Compostela

El uso de los incensarios se asocia con la necesidad de purificar lugares abarrotados de gente, pero tanto el incienso como los incensarios se vinculan desde muy antiguo con la divinidad por diversas razones: el incienso era un bien muy preciado y difícil de conseguir, su humo induce a la trascendencia y evoca a la divinidad al elevarse hacia el cielo, sirve para aromatizar los templos y el diseño y manufactura de los incensarios acaban siendo objetos artísticos valiosos e interesantes como objetos de culto y de donación. Al principio, los incensarios eran recipientes con forma de jarrón o de urna, con una tapa agujereada. Las cadenas con las que se manejan fueron incorporadas con el paso del tiempo, porque parece que facilitaban su uso y transporte. Las religiones de la Antigüedad usaban botafumeiros con bastante normalidad y esa tradición fue heredada por las iglesias cristianas con bastante rapidez.

Inicio

Botafumeiro de Santiago de Compostela

Entre todos los incensarios del mundo, posiblemente el más famoso sea el botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela. De hecho, podríamos considerar que, aunque la palabra botafumeiro se refiere sólo al incensario de la Catedral de Santiago de Compostela, también se utiliza de forma general para hablar de otros incensarios.

El uso ritual del botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela está constatado desde el siglo XII, aproximadamente. De hecho, el botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela aparece mencionado en el Códice Calixtino con el nombre de Turibulum Magnum. Seguramente el botafumeiro medieval fuera de oro o plata, pero no ha llegado hasta nuestros días. Actualmente, hay dos botafumeiros en la Catedral de Santiago de Compostela, que se custodian en la Biblioteca Capitular, desde donde salen cuando tienen que ser utilizados en las ceremonias litúrgicas.

El botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela más antiguo es de 1851. Fue elaborado en latón bañado en plata por el orfebre José Losada. Mide 160 centímetros de altura y, vacío, pesa cerca de 62 kilos. Cuando se llena de carbón e incienso puede pesar hasta 100 kilos. El botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela más moderno es una réplica del anterior y fue regalado en 1.71 por los Alféreces Provisionales al templo.

Algunos expertos han descartado que el uso del botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela tuviera como único objetivo atenuar los fuertes olores fruto de la muchedumbre. Para eso, explican, se colocaban braseros en diferentes lugares del templo, donde durante años muchos peregrinos incluso pasaban la noche. El baile del botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela respondía a las exigencias habituales de los incensarios en las ceremonias rituales, como todavía sucede en diferentes momentos de las ceremonias solemnes.

Inicio

Cómo funciona el botafumeiro

Tiraboleiro de la Catedral de Santiago de Compostela. Xacopedia

Hasta el Renacimiento, el botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela se colgaba de las vigas de madera cruzadas en el cimborrio. El uso actual del botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela se lo debemos al maestro Juan Bautista Celma, pintor, escultor, fundidor y rejero que trabajó activamente en éste y en otros templos de Galicia. 

La grandiosidad del botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela radica en cómo ocho hombres, los llamados tiraboleiros, consiguen que, en poco más de un minuto y medio, el botafumeiro -con sus 160 centímetros de altura y cerca de 100 kilos de peso- alcance una velocidad de 68 kilómetros por hora, trazando arcos de hasta 65 metros de amplitud. El movimiento pendular se ejecuta delante del altar mayor de la Catedral y se repite alrededor de 17 veces. No cabe duda de que es una de las mejores curiosidades de la Catedral de Santiago de Compostela.

El botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela funciona en fechas muy concretas a lo largo del año, salvo que los particulares interesados paguen por verlo o los peregrinos lo soliciten a través de la Oficina de Acogida de Peregrinos.

Parece que sólo se han registrado tres accidentes en la historia del botafumeiro de la Catedral de Santiago de Compostela: en 1499 salió volando contra la Puerta de Platerías; en 1.622 se cayó al suelo y en el siglo XX parece que chocó contra el cuerpo de alguien que se acercó demasiado.

Inicio

Total
1
Shares
Artículo anterior

Año Jacobeo, cada cuánto se celebra y por qué

Siguiente artículo

Pandemia de Sonia Shah, un repaso al por qué y cómo nos afectan

Artículos relacionados