Urueña, mucho más que la única Villa del Libro de España

1

Urueña, Villa del Libro de España, tiene también la muralla mejor conservada de Valladolid y es bisagra medieval entre León y Castilla, punto de partida para recorrer los Montes Torozos.

Urueña, Conjunto Histórico Artístico desde 1975, tiene 10 librerías y cinco museos dedicados a la música y los libros y es también un excelente punto de partida para recorrer el resto de los Montes Torozos en una ruta de uno o, mejor, dos días.

El sol fresco de Urueña, aupada sobre una cresta de los Montes Torozos, vigía incansable de las llanuras vallisoletanas, hace pensar en inviernos de lumbre, piedra y, claro, lectura. Y cuando uno entra en Alcaraván, la primera librería de Urueña, muy anterior a su consideración de única Villa del Libro de España, no desea otra cosa: los buenos libros de Jesús, su charla suave y afable y, por qué, algún buen vino de la tierra.

La muralla de Urueña, la mejor conservada de Valladolid, sólo tiene dos puertas. La del Azogue y la de la Villa, en la imagen.

La muralla de Urueña, la mejor conservada de Valladolid, sólo tiene dos puertas. La del Azogue y la de la Villa, en la imagen.

Porque todo pasa con pausa en Urueña, la Villa del Libro. Incluso en los fines de semana de verano, cuando el pueblo entero puede marcharse de excursión a Asturias, dejando tras de sí los folletos turísticos necesarios para quien llegue, sujetos por una piedra, a las puertas del Ayuntamiento. “Coja uno”, dice el cartel, “y así habrá para todos”. Y uno lo hace, sonriente, complacido, trasladado a un medievo donde, seguramente, aquí no se respiraba ni la mitad de paz, territorio fronterizo entre dos reinos, León y Castilla, tan pronto amigos como rivales irreconciliables, en plena construcción su ciclópea muralla –la mejor conservada de Valladolid- que, barruntan los expertos, aún siendo grande no lo es tanto como la valla romana cuyo trazado sigue. Y tras todo aquel trajín, un nombre de mujer, Sancha, hermana de Alfonso VII y señora de la villa, mecenas, también, del vecino Monasterio de La Santa Espina, a cuya vera el Instituto Nacional de Colonización construyó, siglos más tarde, el pintoresco y funcional pueblecito que todavía hoy existe. Pero ésa es otra historia, otra ruta por los Montes Torozos, escoltados por las llanuras crujientes de la Tierra de Campos y los valles del Pisuerga y el Carrión.

Dicen que el estilo románico catalán de la ermita de Nuestra Señora de La Anunciada se debe a la llegada de paisanos con motivo de la boda entre María Pérez Ansúnez, hija del Conde de Ansúnez, fundador de Valladolid, y Armengol V, Conde de Urgel.





Urueña es la única Villa del Libro de España y su muralla medieval es la mejor conservada de Valladolid.Volviendo a Urueña, la Villa del Libro, y su calle principal, la columna vertebral que atraviesa su diminuta inmensidad de piedra y teja, desde la Puerta de la Villa a la del Azogue, donde arranca uno de los deliciosos paseos por el adarve, a un lado el horizonte proceloso y lleno de incógnitas e Historia, al otro los patios y pequeños jardines y las fachadas gruesas del pueblo, el viajero paciente –no cabe ser de otra manera si se ha recalado en este rincón de Castilla y León- pierde el sentido del tiempo y de sí mismo. Quien necesite ayuda, que se pase por la librería de Fidel y Tamara, Primera Página, pequeño reino mestizo de Don periodismo, Doña Literatura y su hijo el Señor Viaje; o que se asome a los escaparates de Ascuino, la Asociación para la recuperación de la Caligrafía Antigua, donde la tinta, las plumas, los papeles de distinto gramaje y el perfil estilizado del abecedario convierten las teclas y las pantallas en una broma de mal –por feo- gusto.

A los pies de la muralla de Urueña, y tras haber deambulado por el Centro Etnográfico Joaquín Díaz y el Museo de la Música de la Colección de Luis Delgado, aguarda, paciente, la ermita de Nuestra Señora de la Anunciada, del siglo XI, con sus muros rechonchos y su ramillete de girolas y ábsides, bella per se, única por su condición de único ejemplo del Románico catalán de Castilla y León.

De fondo, el risco, el castillo, inaccesible pero bien pegado a la muralla; en definitiva, Urueña, en estado puro.

La muralla medieval de Urueña es la mejor conservada de Valladolid y dicen que sigue el trazado de una valla de madera construida por los romanos, mucho más amplia.

La ermita de Nuestra Señora de la Anunciada, único ejemplo de Románico catalán en Castilla y León.

La ermita de Nuestra Señora de la Anunciada, único ejemplo de Románico catalán en Castilla y León.

Urueña, Conjunto Histórico Artístico desde 1975, tiene 10 librerías y cinco museos dedicados a la música y los librosQué ver en Urueña:

Librería Alcaraván:

La primera que hubo en Urueña, antes incluso de que la Diputación de Valladolid desarrollara su proyecto de Villa del Libro. Su fundador y propietario, Jesús, abandonó Madrid, hace más de 30 años, para instalarse en Urueña y dar forma a ese refugio de buena música, mejores libros y productos regionales, su última incorporación.

Librería Primera Página:

De los últimos en aterrizar en Urueña, Fidel y Tamara proponen un espacio repleto de libros pero también de recuerdos profesionales –son periodistas- y guiños viajeros. Un paraíso terrenal con títulos variados, grande fotografías y, como en el caso de Jesús, una charla apasionante y templada. La puerta siempre queda abierta para regresar.

Las murallas de Urueña:

Desde abajo impresionan pero desde el adarve son una invitación a viajar al pasado.

Centro Etnográfico Joaquín Díaz y Museo de la Música de Luis Delgado.

La ermita de Nuestra Señora de la Anunciada:

Antiguo monasterio mozárabe de San Pedro de Cubillas, transformado en la iglesia actual por Doña Sancha, aunque el camarín de la Virgen adosado al ábside principal es del siglo XVIII.

Qué ver en los alrededores de Urueña: La Santa Espina; Wamba y San Cebrián del Mazote.

Los palomares, como el de la izquierda, son muy característicos del paisaje vallisoletano. A la derecha, el castillo de Urueña.

Los palomares, como el de la izquierda, son muy característicos del paisaje vallisoletano. A la derecha, el castillo de Urueña.

Urueña, la única Villa del Libro de España, sólo tiene una calle principal con dos puertas, al Norte y al Sur

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.