Qué era la Santa Inquisición

Qué era la Santa Inquisición española: orígenes, creadores y objetivos.

La Santa Inquisición fue un tribunal secular y eclesiástico creado en el siglo XV para “enfrentarse al peligro converso”. Por eso, el objetivo de la Santa Inquisición fue identificar y perseguir las herejías, reforzando la ortodoxia religiosa. La Corona y la Iglesia se disputaron el control de la Santa Inquisición española desde los tiempos de los Reyes Católicos. Kamen vincula los orígenes de la Inquisición española con los intereses políticos y económicos de una época turbulenta. El primer auto de fe de la Inquisición español está fechado el 6 de febrero de 1481: 6 personas fueron quemadas en la hoguera, uno de los castigos y torturas de la Santa Inquisición que más conocemos, aunque no era el más frecuente. La garrucha, el potro y la toca fueron los instrumentos más habituales en las torturas de la Santa Inquisición. El fin de la Inquisición española se produjo en el siglo XVIII.

Orígenes de la Inquisición española

El hispanista Henry Kamen considera que los orígenes de la Inquisición española se encuentran en los “sucesos políticos” de la última mitad del siglo XV “más que en la percepción de que circularan herejías”. A partir de 1391 se produjo una ola de conversiones muy importante que, con el paso del tiempo, se convirtió en el centro de atención de las suspicacias, alimentadas también por las crisis económicas y la ampliación de los reinos, acontecimientos que aumentaron la conflictividad social. Aunque la inquietud por las herejías llevaba adormecida desde el siglo XIII, en aquel momento sirvió para canalizar el descontento general, así que, sobre las bases de la inquisición medieval francesa se construyó la Santa Inquisición española moderna, especialmente en el caso del Reino de Aragón, aunque fue en Andalucía donde la Santa Inquisición se centró en un principio. Allí, la Inquisición se basó en los tribunales creados en el siglo XIII para la campaña contra los cátaros del Languedoc. Kamen considera que hasta 1480 “no había intención alguna en establecer una Inquisición a nivel nacional”.

Reyes Católicos y Santa Inquisición

Hispanistas como Kamen consideran que aunque los Reyes Católicos, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, “fueran católicos fervientes, (…) de ninguna manera se les puede considerar antisemitas o contrarios a los conversos”. Parece que los Reyes Católicos consintieron en la creación de la Santa Inquisición porque estaban “amenazados por todos lados, por conflictos locales que no cesaban, por las amenazas de los nobles y clérigos disidentes y por la descomposición de la ley y el orden”. Creyeron que dando su visto bueno, contribuirían a la pacificación de sus reinos. Parece que Fernando de Aragón fue el más interesado en impulsar la Inquisición española, incluso después de la muerte de Isabel. En los orígenes de la Inquisición española, la Corona y la Iglesia se disputaron de formas diversas el control de los tribunales. Por ejemplo, el inquisidor general era nombrado por el Papa, pero los miembros del Consejo de la Inquisición -o Suprema- los designada el rey, que también controlaba los pagos de inquisidores y otros funcionarios.

Inicio

Qué castigaba la Santa Inquisición

El principal objetivo de la Santa Inquisición era perseguir la herejía. Al principio, se centraron, sobre todo, en las herejías judaicas o islámicas, pero con el tiempo se fueron añadiendo otras. De 1480 a 1530, el objetivo de la Santa Inquisición se centró en los conversos; de 1560 a 1614 los moriscos y protestantes se convirtieron en el principal objetivo de la Santa Inquisición. Los llamados “Iluminados” también figuraron entre los objetivos de la Santa Inquisición. Incluso Santa Teresa de Jesús fue investigada por la Inquisición española, como relata Jesús Sánchez Adalid en su novela “Y de repente Teresa”. En el sigo XVII, la mayoría de las personas juzgadas no eran ya de origen judío o morisco. Entre medias, hubo periodos de escasa actividad, igual que sucedió en el siglo XVIII, cuando la herejía ya no era un problema.

Inicio

Quién creó la Santa Inquisición

Cardenal Pedro González de Mendoza

Torquemada ha pasado a la Historia como uno de los inquisidores más famosos. De hecho, suele ser el primer nombre que nos viene a la cabeza cuando pensamos en qué fue la Santa Inquisición, hasta el punto de que puede parecer que fue el creador de sus tribunales. Pero en realidad, quien creó la Santa Inquisición fue el Cardenal Pedro González de Mendoza, primero arzobispo de Sevilla y, luego, de Toledo.

Inicio

Fin de la Inquisición

Isabel II de España

Aunque desde el siglo XV, la Inquisición española había experimentado altibajos en su actividad, el fin de la Inquisición comenzó en el siglo XIX. En 1808, los franceses la abolieron cuando ocuparon el poder. Las Cortes de Cádiz también decretaron el fin de la Inquisición. El margen de votación a favor del fin de la Inquisición fue de 90 votos contra 60. Fernando VII la restauró la Santa Inquisición de manera simbólica en 1814, pero tuvo que desdecirse en 1820, presionado por los liberales. En 1834 Isabel II fue la encargada de ratificar formalmente el fin de la Inquisición en España. 

Inicio

Total
1
Shares
Artículo anterior

Un libro de curiosidades del mundo para todas las edades

Siguiente artículo

Y ahora, volved a vuestras casas

Artículos relacionados