Semana Santa en Andalucía por los Caminos de Pasión

2

Diez municipios forman parte de la ruta cultural de Caminos de Pasión, una propuesta única para conocer las tradiciones de Semana Santa en España.

La manifestación más intensa y sorprendente del Catolicismo es, en este pedazo de Andalucía, un resumen de influencias religiosas y símbolos históricos. Quien sepa leer su partitura de colores y esculturas, de silencios nocturnos y algarabía callejera se encontrará una melodía capaz de sintetizar las contradicciones, paradojas, aspiraciones y miedos más humanos. Con capirote o entaconado, bajo un rostrillo o unas andas, sobre un balcón o a pie de calle, éste es un viaje singular en busca de la realidad de carne y hueso que hay detrás de la fe.

El incienso invade las calles de Puente Genil y los rostrillos y los pasos ascienden por la cuesta despacio, escoltados por penitentes y creyentes, los balcones desbordados de aplausos y adornos. Palmas y símbolos ancestrales pero también móviles de última generación, gafas de sol y túnicas, guantes blancos y medallones cofrades que brillan al sol del Miércoles Santo, el mismo que reverberaba ayer a la salida de la iglesia de San Mateo, en Lucena, sobre los vestidos negros de las Mantillas, peineta en ristre, de tacón más alto las neófitas, más bajo y soportable las que acumulan en sus pies varias Semanas Santas. Mismo entusiasmo también en los Cuarteles Bíblicos pontaneses y entre los santeros lucentinos que son guiados por el vocabulario rural de los manejeros a cara descubierta, que procesionar aquí significaba limpieza de sangre, así que mejor facilitar la identificación.

Un paso, siglos de detalles

En un paso de Caminos de Pasión se atan los cabos históricos, antropológicos, sociales y artísticos de siglos de influencias, interpretaciones y adaptaciones. Y de enseñanzas; porque la Semana Santa aquí ha sido siempre una catequesis callejera, una fiesta de equipo y artesanos, un teatro bíblico tan arraigado entre los vecinos –que todavía hoy lo preparan con mimo durante el resto del año- que sobrevivió, incluso, a las prohibiciones ilustradas. Que se lo digan si no a los baenenses, amotinados en 1820 porque querían anular la salida de sus Coliblancos y Colinegros, auténticas notas de color y sonoridad del Viernes Santo, con sus chaquetillas bordadas y sus cascos dorados, coronados por crines de distinto color. O a los vecinos de Puente Genil, donde también lo intentó el Concilio de Trento, que estos días vibra a golpe de cuarteleras, esas saetas a dos voces con las que se arrancan, en el momento más inesperado, los hermanos. “Aquí la Semana Santa tiene un misterio”, explican, entre abrazos y sonrisas los de El Cirio, “que hay que vivirlo en una corporación.” Y, cabría añadir, dejarse llevar por la emoción que transpiran quienes la encarnan, porque aunque hay una dimensión cerebral y práctica, un esfuerzo logístico y económico sin igual, la clave está, al margen de la fe, en el sentimiento. Que se derrocha y se transforma en redobles y loas o se contiene en la salidas mudas del Cristo de la Columna de Carmona o las cruces descalzas de los penitentes ursaonenses, que desfilan en la penumbra del Jueves Santo mientras los anderos regatean las esquinas de lo callejones con las imágenes de Jesús Caído y Nuestra Madre y Señora de los Dolores a cuestas.

Los tambores de coliblancos y colinegros hacen que la Semana Santa de Baena sea candidata a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad
Los tambores de coliblancos y colinegros hacen que la Semana Santa de Baena sea candidata a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad
La imaginería de Carmona le da un valor añadido a su Semana Santa, que forma parte de la ruta Caminos de Pasión
La imaginería de Carmona le da un valor añadido a su Semana Santa, que forma parte de la ruta Caminos de Pasión

Emociones universales y mesas ancestrales

Silencio y oscuridad; dolor y soledad, madres, hijos, sacrificio. Son símbolos y estados de ánimo comunes a todos los seres humanos, al margen de la fe. Por eso, aunque su representación formal difiera de unos lugares a otros, la invitación a la reflexión personal e íntima es universal. Igual que la necesidad de compartir la alegría y la sensación de pertenencia, traducidas aquí en salones abiertos, comidas grupales y escenificaciones vecinales en las que siempre cabe el de fuera, alimentadas siempre en, por, la mesa buena y sencilla, rebosante de alboronía y pestiños, de potaje chomino y naranja aliñada con aceite de oliva virgen extra. Recetas que burbujean sapiencia de abuelos, intercambios de fe y amor por el terruño. Y niños y jóvenes por todas partes, en espera cuchicheante o agrupados sólidamente bajo las varas.

El Santo Entierro en Cabra es uno de los momentos más emocionantes de la Semana Santa de Caminos de Pasión
El Santo Entierro en Cabra es uno de los momentos más emocionantes de la Semana Santa de Caminos de Pasión
La Semana Santa de Osuna hace que la Villa Ducal forme parte de la ruta cultural de Caminos de Pasión por Andalucía
La Semana Santa de Osuna hace que la Villa Ducal forme parte de la ruta cultural de Caminos de Pasión por Andalucía

Carne y hueso con alma ilimitada

Que hay quien vuelve a casa por Semana Santa en lugar de por Navidad. Y se reencuentra con esta amalgama de poesía, religión y fiesta, sin que se puedan establecer límites inamovibles, como sucede con todas las cuestiones del alma de los de carne y hueso. Y con tradiciones recuperadas como la de los altares familiares de Alcalá la Real, ese territorio comanche de credos y reinos, coronado por la Fortaleza de la Mota. O los pasacalles egabrenses, revividos hace un año después de 12 de ausencia, auténtico escaparate al aire libre en el que ver y ser visto. Como la vorágine que, el Viernes Santo de Priego de Córdoba, lleva en volandas a Jesús Nazareno hasta el Calvario, con el bolsillo hinchado de hornazos con los que recobrar las fuerzas tras la subida multitudinaria e inigualable. O la visita ordenada y sobria de los sagrarios de los conventos carmonenses el Jueves Santo, abiertos los de clausura sólo ese día, todos repletos de Arte e Historia.

En esta época de vacío, de búsqueda de sentido y raigambre; en un momento en el que las fórmulas de los mensajes parecen haber sustituido en importancia a quienes les dan vida y sentido, cabe preguntarse si estas experiencias no servirían para despejar algunas incógnitas sobre nosotros mismos, como individuos y sociedad. Que no sea por no intentarlo. Las puertas están abiertas y siempre hay un plato, una historia personal, una tradición única y una uvita preparada para que todo entre mejor por donde siempre, por el estómago, los ojos y el corazón.

 

Subida del Nazareno el Viernes Santo en Priego de Córdoba, la procesión más emocionante de la Semana Santa en Caminos de Pasión
Subida del Nazareno el Viernes Santo en Priego de Córdoba, la procesión más emocionante de la Semana Santa en Caminos de Pasión
Preparación del paso del martes santo en Lucena
Preparación del paso del martes santo en Lucena

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.