Belchite,historia de un pueblo en pie tras la Guerra Civil

6

Las ruinas de Belchite Viejo están intactas desde la Guerra Civil española, que tuvo aquí uno de sus frentes más dramáticos. En realidad, la Batalla de Belchite fue una más de las tantas guerras que han tenido lugar en esta zona de Zaragoza desde tiempos de los romanos: reyes cristianos, tropas romanas, francesas, carlistas, republicanas y franquistas han querido aprovechar su posición para tomar el control de los frentes, por lo que la historia de Belchite está marcada por la guerra. Después de que fuera prácticamente destruido en los años 30, Ramón Serrano Súñer ordenó construir un nuevo pueblo de Belchite, Belchite Nuevo. La idea era ahorrar costes pero también mantener viva la lección de la guerra. Y a fe que lo consiguió, aunque la lectura de sus muros derruidos, de sus cúpulas agujereadas, de sus ventanas fracturadas sea diferente a lo que pensaron en los años 40. A pesar de que ya no se puede visitar el pueblo viejo de Belchite por cuenta propia, lo que, de alguna manera, reduce, el poder de evocación individual que inspiran sus ruinas, la experiencia de visitar el pueblo fantasma de Belchite merece la pena porque es un encuentro directo con los horrores de la guerra.

Historia de Belchite

Belchite Viejo estuvo habitado hasta los años 70 del siglo pasado
Las autoridades franquistas no quisieron reconstruir Belchite Viejo y prefirieron construir otro pueblo que hoy se conoce como Belchite Nuevo

Belchite Viejo está asociado a la Guerra Civil española de manera inexorable. Pero su Historia comenzó a escribirse en tiempos de los árabes, que construyeron aquí fortificaciones desde las que poder controlar una presa romana cercana. Luego llegó Alfonso el Batallador y les quitó la tierra, los castillos y la presa, cristianizó la zona y buscó pobladores. Y así fue cómo aquí terminaron viviendo cristianos, musulmanes (con el tiempo, moriscos, que tuvieron en Hornachos (Badajoz) su último refugio peninsular) y judíos. Luego llegó Napoleón y la historia de Belchite volvió a vivir una sacudida porque el francés aprovechó que el pueblo estaba a medio camino para sus tropas y volvió a liarla parda. Lo mismo sucedió con los Carlistas y durante la Guerra Civil, aunque aquí, en realidad, se les fue la mano a todos. Porque el objetivo republicano era tomar Zaragoza y aliviar la presión que los franquistas ejercían en Bilbao, en el frente del Norte y no enquistarse en un pueblo de agricultores y ganaderos. Pero se obcecaron y les salió el tiro por la culata. Cayó Bilbao, no lo hizo Zaragoza y, en 1938, los franquistas arrollaron lo que se encontraron por delante porque Belchite era un símbolo sobre el que construir la victoria.

Inicio

Belchite después de la Guerra Civil

Los años de la Guerra Civil en Belchite fueron de hierro y fuego y les siguieron unos cuantos más de oscuridad, porque las autoridades prohibieron de manera expresa la reconstrucción de Belchite y ordenaron la construcción de otro pueblo con el mismo nombre, que empezó a ser conocido como Belchite Nuevo para que no se olvidara el anterior. El encargo de poner la primera prueba de Belchite Nuevo fue el Ministro de Gobernación, Ramón Serrano Súñer. Las obras de Belchite Nuevo, muy cerca de las ruinas de Belchite Viejo, comenzaron en 1940 y no terminaron hasta 1954. Este desglosa en la historia de Belchite se debió a que, al parecer, levantar los muros hundidos de Belchite Viejo salía más caro que levantar otros nuevos. Pero es que, además, reconstruir Belchite Viejo hubiera anulado el efecto simbólico que querían conseguir para dejar claro que “… junto al montón de ruinas que sembró el marxismo (…) el monumento alegra de la paz que la España de Franco edifica”.

Las psiconofías de Belchite han puesto de moda las visitas a este pueblo de Zaragoza vinculado para siempre a la Guerra Civil española
Las visitas a Belchite Viejo son muy conmovedoras

Pese a la prohibición expresa de las autoridades y la construcción de Belchite Nuevo, las ruinas de Belchite Viejo estuvieron semi-habitadas hasta los años 70 del siglo pasado. El abandono y la rapiña posteriores, además del inexorable paso del tiempo, han contribuido a que Belchite Viejo fuera quedando en un estado cada vez más ruinoso. Hoy en día no quedan grandes edificios, ni obras de arte sorprendentes, ni calles ajardinadas, ni museos, ni nada por lo que uno normalmente viaja a los sitios. Lo que Belchite Viejo tiene de emocionante y escalofriante, de desgarrador y catártico es que sus paredes fueron y son reales, igual que sus bóvedas agujereadas, sus ventanas sin cristal y sus balcones agujereados. Aún quedan en pie las cúpulas de la iglesia de San Agustín y los muros de la de San Rafael, agujereadas por los bombardeos de la aviación; en el centro, algunas paredes parecen queso gruyére y evocan la toma, casa por casa, del pueblo de Belchite. Los azulejos del segundo, a la vista de todos, sin pudor alguno, cuentan la historia de los que se marcharon con lo puesto.

Inicio

Visitar el pueblo viejo de Belchite

Las visitas guiadas a Belchite Viejo cuestan entre 6 y 10 euros, dependiendo de si se realizan de día o de noche
Los descendientes de los habitantes de Belchite Viejo son los responsables de las visitas guiadas con las que hoy se pueden visitar estas ruinas de la Guerra Civil española

Hasta hace unos años el pueblo viejo de Belchite interesaba a pocos o muy pocos. Unas rejas medio caídas intentaban frenar a los pocos curiosos pudieran tener en sus ruinas. El boca a boca y, sobre todo, la divulgación de las supuestas psicofonías de Belchite Viejo han contribuido a que el interés en este pueblo de Zaragoza aumentara de manera exponencial y ahora están prohibidas las visitas por libre. El Ayuntamiento de Belchite organiza visitas guiadas a Belchite Viejo, todos los días del año excepto Navidad, Año Nuevo y el primer martes después del Domingo de Resurrección, por la celebración de la fiesta local de la Virgen del Pueyo. Las tarifas de las visitas guiadas a Belchite Viejo oscilan entre los 6 euros de la ruta diurna y los 10 euros de la ruta nocturna, que se realiza los viernes y sábados del mes de junio y todos los días de la semana durante los meses de julio y agosto. En esta web puedes encontrar información actualizada para visitar Belchite Viejo.

Inicio

Psicofonías de Belchite Viejo

Esta puerta es uno de los símbolos de Belchite Viejo en Zaragoza
Belchite Viejo fue escenario de algunos de los enfrentamientos más duros de la Guerra Civil española

La historia de Belchite también está marcada por las grabaciones de psicofonías que algunos especialistas dicen haber realizado. Hasta Iker Jiménez ha dedicado varias ediciones de “Cuarto Milenio” al puebo fantasma de Belchite. Creas o no en las psicofonías de Belchite Viejo -que seguro que se recrean con facilidad durante las visitas nocturnas aunque también se necesita un mínimo de silencio e introspección- lo cierto es que cualquiera con un mínimo de sensibilidad y de interés podrá recuperar en su interior el sonido de un pasado del que sólo deberíamos aprender que no se puede volver a repetir. Y a quien quiera conocer un poco más las circunstancias de las batallas que marcaron el Frente de Zaragoza y asolaron Belchite Viejo, sólo nos queda recomendarle dos libros: “El invierno del mundo“, donde Ken Follett narra algunos episodios de lo que aquí ocurrió en 1937, y “España maldita” de Lorenzo Fernández Bueno, donde se recupera parte de la historia de Belchite Viejo y se aborda el fenómeno de las psicofonías.

Inicio

Dónde está Belchite



Ver mapa más grande

Inicio

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.