Ruta por el desfiladero de las Xanas, el pequeño Cares de Asturias

2

En Asturias hay muchas rutas interesantes de senderismo y cultura.  Desde la que recorre los hórreos de Espinaredo  hasta la que permite conocer los castros de Asturias, con las saunas más antiguas de Europa. Otra de las más populares es la Ruta por el desfiladero de las Xanas, también conocido como el pequeño Cares de Asturias, que discurre entre los pueblos de Pedroveya, Rebolleda y Dosango. El nombre de Desfiladero de las Xanas se debe a que, según las leyendas, las hadas asturianas habitan las orillas del río Viescas, que discurre al fondo de la garganta. La dificultad de la ruta por el Desfiladero de las Xanas es reducida, salvo ese tramo más estrecho que emula el recorrido del Cares. El resto de la Ruta de las Xanas transcurre por una senda bien marcada y apisonada, muchas veces entre árboles, lo que proporciona sombra pero también contribuye a que el terreno pueda estar algo húmedo. Hay puentes bastante recios para salvar los arroyos que puedas encontrar a tu paso. Lo que más debes tener en cuenta, sobre todo si quieres hacer la Ruta de las Xanas con niños, es que la distancia del Desfiladero de las Xanas es de ocho kilómetros, dieciséis haciendo la ida y la vuelta. Nosotros hemos calculado que el tiempo para la ruta por el Desfiladero de las Xanas, a paso tranquilo y con paradas para fotografiar el entorno, es de tres horas, ida y vuelta.

Ruta por el Desfiladero de las Xanas

La ruta por el Desfiladero de las Xanas destaca por su sencillez y por los matices de su paisaje. Desde luego, la Ruta de las Xanas se lleva la palma entre las que recorren los desfiladeros de Asturias, quizá porque ni su duración ni su dificultad -en comparación con otras rutas por desfiladeros de Asturias como el del Cares- impiden que pueda realizarse cómodamente en un día y que en la excursión participen familias o personas menos habituadas al montañismo. Si vas a visitar Asturias con niños, la Ruta de las Xanas es tan recomendables como la ruta por la Costa de los dinosaurios entre Ribadesella y Lastres.

No obstante, es necesario tener en cuenta que las condiciones del tiempo pueden condicionar el disfrute del Desfiladero de las Xanas (hay zonas que pueden embarrarse con mucha facilidad). Además, en el verano de 2018 pudimos comprobar que la Ruta de las Xanas también puede estar cerrada por desprendimientos, por lo que siempre es interesante consultar la predicción meteorológica y el estado de la vereda que discurre por los pueblos asturianos de Pedroveya, Rebolleda y Dosango.

Inicio

Características Ruta de las Xanas

La Ruta de las Xanas suele comenzarse hacia arriba y su primer tramo discurre entre paredes de piedra y bosques verticales, con rocas que semejan las espaldas de un gigantesco dragón dormido. Abajo corren las aguas del río Viescas, apenas visibles entre la vegetación. Las torrenteras acarician las lomas que rodean las curvas del camino, apisonado y con cuerdas de amarre en determinadas zonas, aunque la anchura de la pista permite caminar por ella con tranquilidad. Al principio hay que tener algo de cuidado en caso de recorrer el Desfiladero de las Xanas con niños.

El Desfiladero de las Xanas es una de las rutas de senderismo más populares de Asturias por su señalización y su dificultad baja

A mitad de camino, el Desfiladero de las Xanas se interna en un bosque bastante denso, aunque la pista se mantiene despejada. El piso, más húmedo, atraviesa varios riachuelos sobre puentes habilitados al efecto. Se alternan tramos con algo de inclinación y otros más llanos. Esta zona, más umbría, es algo más fresca que la anterior. Se pueden ver restos de antiguas construcciones para el ganado e, incluso, de un molino de agua.

El tramo final del Desfiladero de las Xanas tiene algo más de inclinación, ya que la Ruta de las Xanas acaba en alto y debe salvar el final de la loma por la que discurre. Por el camino se habrán encontrado las señalizaciones adecuadas para continuar la ruta sin problema. El final del Desfiladero de las Xanas está en Pedroveya, la ermita de San Antonio, con su tejo centenario, bajo el que, casi, casi, meditó el primer santo asturiano, Frey Melchor de Quirós, que murió martirizado en Filipinas en 1858, 9 meses después de desembarcar como misionero.

Los bosque se alternan con pequeñas gargantas que hacen que el Desfiladero de las Xanas sea considerado el hermano pequeño de la Ruta del Cares, también en Asturias

En total, se habrán recorrido 8 kilómetros de ida (que serán también los mismos de vuelta). Además de la señalización, el recorrido de la ruta de las Xanas suele estar bastante transitado. La dificultad del Desfiladero de las Xanas es baja pero sus ocho kilómetros de camino dan para mucho si el caminante se fija en los recodos, se detiene en las piedras, estira el cuello para superar las cimas y, sobre todo, disfruta caminando, envuelto en leyendas de mujeres desgraciadas, ambiciosas, enamoradizas… Las xanas, castigadas o salvadas por las pozas y las corrientes, sirenas de agua dulce que tan pronto lavan la ropa de las vecinas como condenan al desamor a los incautos que se les acercan.

Inicio

Dificultad del Desfiladero de las Xanas

El Desfiladero de las Xanas de Asturias es una ruta de senderismo de dificultad baja que se puede realizar, ida y vuelta, en poco más de 3 horas

El Desfiladero de las Xanas tiene una dificultad baja. Es un sendero cómodo, bien apisonado, por el que resulta habitual ver familias con niños. Sólo hay que tener un poco de cuidado, el habitual, por otro parte, a la hora de que los más pequeños no se asomen despreocupadamente a los bordes de este desfiladero de Asturias. No obstante, es conveniente que tengas en cuenta la distancia, el tiempo previsto y tus condiciones físicas a la hora de evaluar la dificultad del Desfiladero de las Xanas en tu caso.

Inicio

Distancia del Desfiladero de las Xanas

La distancia del Desfiladero de las Xanas es de 8 kilómetros (aproximadamente) entre la ida y la vuelta, con 500 metros de desnivel.

Inicio

Tiempo para ruta por el Desfiladero de las Xanas

El tiempo estimado para recorrer el Desfiladero de las Xanas (ida y vuelta) es de 3 horas. Ese tiempo para hacer la Ruta de las Xanas es orientativo porque puede alargarse si uno se detiene a admirar el paisaje -algo habitual en los desfiladeros de Asturias- o el patrimonio industrial que todavía salpica la Ruta de las Xanas: viejos molinos de agua, la ermita de San Antonio, etc.

Inicio

Leyendas de la Ruta de las Xanas

Durante el recorrido del Desfiladero de las Xanas se pueden encontrar vestigios de actividad humana, como este molino abandonado
Durante el recorrido del Desfiladero de las Xanas se pueden encontrar vestigios de actividad humana, como este molino abandonado.

Las leyendas del Desfiladero de las Xanas son tan interesantes como su Historia. El Desfiladero de las Xanas recibe el nombre de las hadas de la mitología de Asturias, que, en este caso, vivirían en el río Viescas, que discurre al fondo de la garganta en la que se inicia la Ruta de las Xanas. Ese tramo abrupto hace que el Desfiladero de las Xanas sea conocido como “el pequeño Cares” de Asturias. En realidad, el Desfiladero de las Xanas fue construido en los años 50 del siglo pasado para unir los pueblos de Pedroveya, Rebolleda y Dosango. Después de  arañar las montañas durante varios kilómetros, el proyecto se abandonó. Pero hoy, el Desfiladero de las Xanas se ha convertido en una de las rutas de senderismo más populares de Asturias, muy próximo a otra divertida ruta de cicloturismo en Asturias: la Senda del Oso. Además, el Desfiladero de las Xanas está considerado Monumento Natural de Asturias desde 2002 y figura como una de las 36 maravillas naturales del Principado. Si pasas dos días en Oviedo, la Ruta de las Xanas es una buena opción para disfrutar de la Naturaleza de los desfiladeros Asturias porque queda muy cerca y está bien indicado cómo llegar.

Cómo llegar al Desfiladero de las Xanas

El Desfiladero de las Xanas está muy bien indicado desde las principales ciudades asturianas.

Desde Oviedo, por la Autovía A-63 Grado- La Espina, hasta Trubia. Salir por la AS-228 y el desvió que hay antes de llegar a Villanueva.

Hay aparcamiento en la cabecera de la Ruta de las Xanas. Aunque tiene cierta capacidad no se trata tampoco de un aparcamiento gigantesco, por lo que conviene que madrugues para encontrar sitio.

Inicio

Qué llevar a la Ruta de las Xanas

Llevar siempre calzado cómodo, antideslizante y, a poder ser, a prueba de agua. Es conveniente meter también algo de abrigo ligero y, sobre todo en primavera y otoño, un chubasquero, mejor si es un chubasquero tipo capa para que puedas proteger la mochila o la cámara de fotos. Si la tormenta te pilla a mitad de camino, por experiencia sabemos que puedes acabar chorreando de pies a cabeza. En invierno es adecuado consultar las condiciones meteorológicas (como hemos indicado al principio) porque, aunque el Desfiladero de las Xanas no está a mucha altura, el tiempo cambia con facilidad. La ropa, también cómoda y transpirable.

Nunca está de más una pequeña mochila con depósito para agua en la que poder meter algo de fruta y algún alimento energético, como frutos secos. Que tampoco falten las gafas y la crema para el sol, menos todavía si tienes pensado hacer la Ruta de las Xanas con niños. Si te gusta la fotografía, no te olvides de hacer la Ruta de las Xanas con la máquina al hombro. Antes de iniciar la ruta por el Desfiladero de las Xanas, no te olvides de avisar a alguien de confianza y que tenga todos los detalles posibles sobre cuándo vas a empezar a caminar y con quién vas. Siempre es necesario llevar el móvil cargado.

Inicio

Dónde está el Desfiladero de las Xanas

Inicio

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.