Desierto del Neguev, Israel

0

El Desierto del Neguev concentra algunas claves de Israel y es un gran destino para quienes buscan aventura. 

El triángulo invertido del Desierto del Neguev es el territorio de la aventura y del descubrimiento, de los paisajes y del vino bíblicos, de un futuro que se basa en la sabiduría milenaria de los constructores, comerciantes y místicos del pasado.

“Si Dios mandó a los hijos de Israel a un desierto, no es un castigo”, dice Elisha Zurgil mientras recorre, con paso decidido y una ristra de tomates Cherry en la mano, los invernaderos en los que Yoel de Malach descubrió que con el agua salada se podían obtener cosechas de hortalizas más pequeñas y dulces de lo habitual. El origen de los tomates Cherry es uno de los mejores ejemplos de la agricultura en el Desierto del Neguev.

Y es que el Desierto del Neguev está repleto de Historia, hitos geográficos y personas sorprendentes. Es una tierra de fe en el ser humano, en la tenacidad y el esfuerzo. No hay granja o kibbutz donde no se perciba una energía diferente, aunque no necesariamente mística, porque aquí la espiritualidad está siempre tamizada por un humanismo políglota de manos abiertas y mesa compartida, quizá porque no hay mejor lugar mejor que éste para mirarlo todo tal cual es, incluidos nosotros mismos, desnudos frente a un horizonte en cueros, sobre una tierra pelada inteligible para unos pocos.

Los usos de la Geografía

Porque siempre hay una lectura escondida entre las líneas de los wadis y las orillas del antiguo Mar del Diablo, hoy Mar Muerto o, en hebreo, de la Sal, el punto más bajo del planeta, móviles según los cambios climáticos y los niveles hidrográficos del Jordán. “Los esenios vinieron hasta aquí porque veían el desierto como un área escatológica pero también porque este punto es la entrada por donde, según la tradición bíblica, regresó el pueblo de Israel cuando salió de Egipto; estaban volviendo a los comienzos mismos”, explica el profesor Adolfo Roitman, director del Museo del Libro de Jerusalén y conservador del legado escrito de esta secta religiosa.

Pero antes de que el discurso purista de Qumran se forjara en el Valle del Aravá, hubo quienes sembraron las migas de la practicidad. De comerciantes nómadas a señores del agua y de una de las principales rutas comerciales del mundo, los nabateos levantaron un rosario de ciudades en el Desierto del Neguev (Shivta, Mamshit, Avdat (siglo IV a.C.), Patrimonio de la Humanidad) por las que circulaban especias, oro y… Vino, que tenían prohibido consumir pero que supieron cultivar en una tierra árida, quizá no de manera tan extrema a como la conocemos ahora pero, no cabe duda, difícil de trabajar. Sus conocimientos, en stand by durante centurias, se siguen actualizando para que broten proyectos energéticos y ecológicos sin parangón, como el  Argán, Patrimonio de la Humanidad, que tiene aquí, en el Desierto del Neguev el único cultivo del mundo fuera de Marruecos.

Las columnas de Salomon son uno de los monumentos naturales de Timna, en el Desierto del Neguev de Israel

Las columnas de Salomon son uno de los monumentos naturales de Timna, en el Desierto del Neguev de Israel.

Mamshit es una de las tres ciudades nabateas Patrimonio de la Humanidad que puedes conocer en el Desierto del Neguev de Israel

Mamshit es una de las tres ciudades nabateas Patrimonio de la Humanidad que puedes conocer en el Desierto del Neguev de Israel.

Pioneros de todos los tiempos

“Es en el Desierto del Neguev donde la creatividad y el vigor de los pioneros serán puestos a prueba” dijo su gran enamorado, fundador y primer ministro de Israel, David Ben Gurion, enterrado, junto a su esposa Paula, en Sde Boker, frente al Wadi Zin. El emprendimiento de hoy se traduce también en cicloturismo y oasis termales, en rutas senderistas y museos de interpretación de un paisaje que le echa un pulso a la imaginación y el entendimiento. Porque aquí nada es lo que parece; una depresión se convierte en el mayor cráter no meteórico del mundo, el Maktesh Ramon, escenario marciano en la Tierra, y una sucesión de figuras de arenisca, en una suerte de paisaje daliniano en el que, por si fuera poco, anduvieron excavando los mineros egipcios del siglo V a.C. para extraer lo que todavía hoy es materia de revolución tecnológica: el cobre, base, dicen algunos, de la fortuna y el ejército salomónicos. Y es que en el Desierto del Neguev las piedras gritan historias todavía abiertas a interpretaciones y discusiones acaloradas; desde, por ejemplo, la búsqueda, por ahora infructuosa, de la ciudad de Sodoma, sinónimo de lujuria en el desierto, al deambular meditabundo de Juan el Bautista y Jesús, el Cristo.

Las grandes hazañas acuñadas en el territorio más extenso de Israel las firman minorías de carácter que en otro lugar y momento no hubieran trascendido igual.

Minorías universales

Las grandes hazañas acuñadas en el Desierto del Neguev, el territorio más extenso de Israel ,-62% del total- las firman minorías de carácter que en otro lugar y en otro momento quizá no hubieran trascendido de la misma manera. Porque al igual que los esenios –entre 40 y 150 personas- los vecinos de Masada –menos de 1.000- son un símbolo universal de rebeldía moral; su elección de morir antes que vivir en esclavitud es, sobre todo para quienes siguen sus huellas, monte arriba, por el Camino de la Serpiente, motivo de reflexión profunda. Otro de los símbolos es la rampa romana de Masada, la mejor conservada de la Historia.

Quizá la mayor aventura de hoy, eliminadas las distancias y superadas las fronteras físicas, sea la de encontrar lugares que, como el Desierto del Neguev, no provocan indiferencia si no ganas de más; lugares que tienen la clave, al menos parcial, de lo que somos como personas y ciudadanos, de nuestro pequeño universo, del mundo que compartimos. Porque no hay mayor emoción que la de un viaje en el espacio que es, además, un periplo en el tiempo que genera nuevas preguntas, emociones encontradas, inquietudes olvidadas.


Ver mapa más grande

En el Desierto del Neguev puedes dormir y comer en granjas del desierto y conocer un poco mejor la vida normal de los israelíes.

En el Desierto del Neguev puedes dormir y comer en granjas del desierto y conocer un poco mejor la vida normal de los israelíes.

Masada es uno de los lugares de interés alrededor del Mar Muerto, una parada obligada si viajas al Desierto del Neguev

Masada es uno de los lugares de interés alrededor del Mar Muerto, una parada obligada si viajas al Desierto del Neguev.

Qué ver y qué hacer en el Desierto del Neguev de Israel

Cuándo ir al Desierto del Neguev:

La mejor época del año para viajar al Desierto del Neguev, en Israel es entre los meses de marzo y mayo o de finales de septiembre a noviembre.

Cómo llegar y moverse por el Desierto del Neguev:

Para llegar a Israel, la aerolínea recomendable es El Al, Líneas Aéreas de Israel.

Para moverte por el Desierto del Neguev, lo mejor es contratar los servicios de una agencia especializada. Pueden proporcionarte más información en la Oficina de Turismo de Israel.

Turismo activo en el Desierto del Néguev:

Además de visitas y rutas culturales, en el Desierto del Neguev puedes realizar cicloturismo  y senderismo con empresas locales especializadas (GeoFun Desert Cycling Center) a través de una red de senderos señalizados y para todos los niveles.

Lugares imprescindibles en el Desierto del Neguev:

Shivta, Mamshit y Avdat: Shivta, Mamshit y Avdat son las tres ciudades nabateas que forman parte de la Ruta del Incienso, Patrimonio de la Humanidad.

Parque de Timna: en el parque de Timna se ubica la mina de cobre más antigua del mundo y su paisaje está salpicado por formaciones geológicas únicas.

Mar Rojo: en el Mar Rojo se pueden practicar muchas actividades acuáticas, sobre todo buceo, desde Eilat, donde también organizan muchos festivales musicales. Es interesante visitar también el Observatorio Submarino y la Torre de la Paz.

Mar Muerto: entre las curiosidades del Mar Muerto destacan por qué se llama así y cómo hay que bañarse, atendiendo a sus alta concentración de minerales, que confieren a sus aguas unas particulares propiedades medicinales. Además, el Mar Muerto es el punto más bajo del planeta. Si viajas al Desierto del Neguev y quieres pasar uno o dos días en el Mar Muerto, también puedes aprovechar para visitar el Monte Sodoma, donde -al menos teóricamente- se ubicarían las ruinas de Sodoma y Gomorra, con su Historia y su significado.

Qumran: en el Valle del Aravá, las ruinas de Qumran son las del antiguo asentamiento de la secta de los esenios, donde se encontraron los Rollos del Qumran.

Maktesh Ramon: el Maktesh Ramon es el cráter no meteórico más grande del mundo. Centro de Interpretación y Museo de Ilan Ramon, 1er astronauta israelí (Misión Columbia).

En Maktesh Ramon puedes conocer los avances de Israel en la carrera aeroespacial.

En Maktesh Ramon puedes conocer los avances de Israel en la carrera aeroespacial.

Lugares de interés en Jerusalén:

Monte de los Olivos al atardecer.

Museo del Libro de Jerusalén: por Arquitectura y Santuario del Libro.

Santo Sepulcro.

Kotel, Muro de las Lamentaciones, especialmente de noche.

Mercado Majane Yehuda por la variedad y calidad de la gastronomía israelí.

Dónde dormir en el Desierto del Neguev:

En desierto: Carmei Avdat Tzimer: granja ecológica integrada en la Ruta del vino.

En Mar Muerto: Daniel Dead Sea Hotel

En Jerusalén: Mamilla Hotel, Ciudad Vieja.

Qué leer sobre el Desierto del Neguev:

Israel y los territorios palestinos, Lonely Planet; Los elegidos, Chaim Potok.

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.