Historia del Parador de Baiona

1

Baiona fue la primera ciudad del mundo en conocer la llegada de Colón a América. Este curioso hecho histórico también forma parte de la historia del Parador de Baiona, que se ubica en el Castillo de Monte Real, donde dicen que durmió el mismísimo Almanzor. Pero la historia del Parador de Baiona está salpicada de recuerdos de otras culturas previas (fenicios, griegos, romanos) y de monarcas posteriores, como Fernando III el Santo, que construyó aquí la escuadra con la que conquistó Sevilla. Porque Baiona ha sido uno de los puertos más importantes de la Península y la ubicación del actual Parador de Baiona hizo de su castillo una de los puestos de defensa y observación más importantes.

Historia del Parador de Baiona

La ubicación del Parador de Baiona es uno de los aspectos más valorados por los huéspedes que eligen dormir en él
La ubicación del Parador de Baiona es uno de los aspectos más valorados por los huéspedes que eligen dormir en él

Un castillo y su muralla sobre una península al borde del mar, con vistas a las Islas de los Dioses. ¿Se puede pedir más para justificar una o dos noches inolvidables? Quizá una buena historia de piratas, o de condes que se aparecen en las noches de luna llena. Aquí también las hay.

Si nos pidieran una razón para reservar en el Parador de Baiona sería, casi sin dudarlo, su marco incomparable. No es nada original, porque todas las opiniones sobre el Parador de Baiona coinciden en destacar su ubicación, muy cerca del centro histórico de esta localidad de Pontevedra, y de sus playas, pero también privilegiada con unas espléndidas vistas marítimas. Estos factores han hecho que la historia del Parador de Baiona esté marcada por el paso de distintas culturas: fenicios, griegos y romanos, para los que el tráfico marítimo fue fundamental y que encontraron aquí un puerto importante. Luego llegaron los suevos, los predicadores cristianos y los sarracenos. Dicen que en una de las primeras construcciones de lo que hoy es el Castillo de Monte Real, donde se ubica el Parador de Baionar, se hospedó el mismísimo Almanzor, que había cruzado de Sur a Norte la Península, hecho una furia, para, entre otras cosas, arramplar con las campanas de la Catedral de Santiago de Compostela.

La historia del Parador de Baiona, de nuevo por su ubicación, estuvo también marcada por las luchas fratricidas de los primeros monarcas peninsulares –desgajado el Reino de León entre los tres hijos de Fernando I- y la desafección de los territorios lusos, que alimentaron las idas y venidas de señores y tropas. Además, el Parador de Baiona jugó un papel fundamental en el control de los ataques que los piratas y filibusteros franceses e ingleses acometieron contra las costas de Galicia. Sus murallas servían de vigilancia y defensa y su campana -que da nombre a una de las torres de la entrada- servía para alertar a los vecinos de posibles ataques. Pero el Castillo de Monte Real también servía de faro a los marinos. Su torre más antigua, la del Príncipe, hacía las veces de faro. Será por todo esto que Fernando III el Santo construyó aquí la escuadra con la que conquistó Sevilla y por lo que Felipe II consideró Baiona la “llave de mis reinos”. Será por eso también que otro de los grandes episodios de la historia del Parador de Baiona es la arribada de la flota colombina. De ahí le queda el ambiente colonial que todavía hoy se conserva en su decoración.

BAIONA-PARADOR-CONDE-GONDOMAR-CASTILLO-MONTERREAL-GALICIA-ESPANA
Tres torres en la muralla: la del Reloj, con una campana para dar la alarma; la de la Tenaza, para defender el puerto; y la del Príncope, con un faro.

Pero la historia del Parador de Baiona también está marcada por las leyendas. Entre todas ellas destaca la de la Torre del Príncipe, muy parecida a la del hombre de la máscara de hierro de Alejandro Dumas. Lo que ocurre es que en la versión de Baiona, el protagonista es un príncipe de la Casa de Austria. También hay rumores sobre amantes prohibidos que fueron encerrados en ella o sobre la figura del príncipe portugués Afonso Enriques, que sí que pasó aquí una temporada.

Otra de las leyendas que sobrevuela la historia del Parador de Baiona tiene como protagonista al Conde de Gondomar, que da nombre al Parador y del que dicen que todavía se deja ver en las noches de luna llena.

La historia del Parador de Baiona sigue vive en la decoración de sus habitaciones, todas renovadas recientemente. Muchas de ellas se asoman directamente al mar a través de las típicas galerías acristaladas de los edificios gallegos. Sus 18 hectáreas de jardines amurallados, como corresponde a una fortaleza histórica, son ideales para pasear por la mañana, antes de cualquier excursión por los alrededores, o al atardecer, antes de cenar en su restaurante, cuya carta está marcada por el recetario local.

Inicio

Qué hacer en el Parador de Baiona

Desde Baiona se pueden ver las Islas Cíes
Desde Baiona se pueden ver las Islas Cíes

Ahí van algunas ideas sobre qué hacer en el Parador de Baiona si decides pasar allí un fin de semana.

  • Visita la réplica de la carabela La Pinta, con su museo Elduayen.
  • Acércate hasta la Virgen de la Roca Glorieta de Colón. Mide 15 metros de altura y es, posiblemente, el monumento más popular de la zona.
  • No te pierdas la Ex-Colegiata de Santa María
  • Conoce el Crucero de la Santísima Trinidad, de los pocos con cubierta de baldaquino.
  • Sube hasta lo alto del monte de A Groba, donde podrás disfrutar del mirador de O Cortelliño, desde donde se divisan las Islas Cíes.

Inicio

 Dónde está el Parador de Baiona

Inicio

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.