Jerez de los Caballeros, Historia y rutas en Badajoz

0

Jerez de los Caballeros es una ciudad extremeña que está a una hora en coche de Badajoz y a poco más de Mérida, tres de lo sitios que visitar en Extremadura. Si tienes pensado visitar Jerez de los Caballeros, podrás descubrir un patrimonio cultural extraordinario, con hitos de diferentes épocas y apasionantes leyendas templarias. Dicen que Jerez de los Caballeros fue el último bastión de los Templarios en la Península Ibérica. Además, Jerez de los Caballeros forma parte de la Ruta de los Descubridores de Extremadura porque aquí nació Vasco Núñez de Balboa, descubridor del Océano Pacífico y fundador de Santa María del Darién. Su Casa Museo natal es uno de los sitios que visitar al visitar Jerez de los Caballeros. Tras fenicios, romanos y musulmanes, los Templarios, los Reyes Católicos y los descubridores, Jerez de los Caballeros espera, atrincherada, a los buscadores de autenticidad.

Primeros tiempos de Jerez de los Caballeros

El Puente de La Bazana es uno de los sitios que visitar en Jerez de los Caballeros
El Puente de La Bazana es uno de los sitios que ver en Jerez de los Caballeros
El Dolmen del Toriñuelo es otro de los sitios que ver en Jerez de los Caballeros

Aunque por la carretera no hay apenas carteles que indiquen dónde se encuentra, Jerez de los Caballeros es lugar de parada y fonda en varias de las rutas históricas y culturales que atraviesan, de Norte a Sur y de Este a Oeste, Extremadura. Que fue importante en la Vía de la Plata romana nos lo cuentan los mosaicos de la Villa del Pomar. Los orígenes musulmanes de su fortaleza templaria, alcazaba en aquel primer estadio de su atribulada Historia, dan idea de la importancia que tuvo la plaza en los encontronazos entre la Media Luna y la Cruz, nudo gordiano de sus leyendas y capítulos posteriores y origen de la segunda ruta, la del Temple, de la que forma parte.

Templaria contra viento y marea

Porque no se puede pensar en Jerez de los Caballeros sin hacerlo en la Orden del Temple, a quien Alfonso IX, rey batallador, estadista y procreador donde los haya, se la entregó por, como siempre, la ayuda que le prestaron en la guerra. Así y aquí nació la mayor encomienda al sur de la Península Ibérica, que trocó su nombre árabe de Xerixa, heredero del Ceres fenicio, por el de Xere Equitum, Jerez de los Caballeros, que terminó imponiéndose al de Jerez de Badajoz de los tiempos de Isabel la Católica, en cuya ruta, y ya es la tercera, también se incluye por varios y belicosos motivos. Buenos administradores y soldados, los templarios, con el lema de “lo mío es tuyo y lo tuyo es mío” que sirvió para establecer el Fuero de Baylio, todavía vigente, ampliaron territorios y poder, hasta el punto de que algunos autores consideran que ésta fue la capital templaria del Reino de León, cuna del Parlamentarismo. Hay quien dice, incluso, que desde aquí buscaron salida oceánica siguiendo una geografía tan mística como el significado de las torres que todavía ensartan, skyline milenario, el cielo pacense.

Al contrario que en el resto de Europa, los templarios jerezanos murieron peleando como gato panza arriba y no usaron los túneles que, parece, horadan la peña sobre la que se asienta, por los que parece que podrían haber huido a caballo, tales son sus dimensiones, y hacia Portugal, a tiro de piedra, lo que sitúa a Jerez de los Caballeros en la cuarta ruta, la de las Tierras Rayanas, que hoy hermana a 11 ciudades españolas y portuguesas más. El degollamiento de los últimos freires en la Torre del Homenaje le valió el apodo de Sangrienta, pero ni el ensañamiento ni los intentos posteriores de, como dice el escritor Isidoro Terrón Calvo*, borrar “sin piedad cualquier señal que pudiera haberles comprometido” han logrado eliminarles del imaginario popular, que les ensalza en un festival anual: “el tiempo no olvida/y la torre recuerda,/la injusticia de un Rey/ a los nobles caballeros/ que en sus tristes almenas/sus espíritus esperan/la reparación de la afrenta.”

De Jerez de los Caballeros hasta Panamá

Junto a cada una de sus bellas iglesias, calles encaladas de con fuentes vivas y plazuelas verdes. Santa María de la Encarnación, la más antigua; la de San Bartolomé, patrón local, con sus aires de Giralda; Santa Catalina, junto a la judería; y la de San Miguel Arcángel, a cuya vera se abren las puertas de la casa de Vasco Núñez de Balboa, culpable de que Jerez de los Caballeros forme parte de otra ruta, la de los Descubridores, y ya van cinco. Porque Vasco, segundón con cierta formación, fue el primer europeo que vio lo que él llamó Mar del Sur, hoy Océano Pacífico, y el creador del primer asentamiento perenne en suelo continental americano. “Otro de los motivos”, señala Eloy González, cofundador de Temple Tour, asociación de guías locales, “para que la gente venga y descubra Jerez de los Caballeros, conjunto Histórico Artístico Monumental” desde 1966.

Siglos como recetas o viceversa

Y entre las dehesas por las que pastan los cerdos ibéricos que tanta fama dan al jamón de la zona de Jerez de los Caballeros, los siglos continúan desenrollándose, mano a mano con una naturaleza singular, moldeada a medias por sus fuerzas y la mano del Hombre. “El entorno da muchas posibilidades”, explica Javier Perera, director del hotel 100% accesible, Hacienda Arroyo La Plata, muy próximo al puente romano de La Bazana y uno de los sitios donde comer en Jerez de los Caballeros. “Imagínate salir a recoger espárragos silvestres o setas y, a media mañana, hacer una parada con un picoteo de embutido y jamón de la zona, con un buen vino y debajo de una encina. Es una experiencia que no tiene precio.”

Atrincherada en su risco, la ciudad de Jerez de los Caballeros espera, paciente, a que lleguen los visitantes, más como un infinito rosario de buscadores de autenticidad y sencillez, de naturalidad y curiosidades, que como avalanchas de paso. Porque necesita calma y ojos ávidos de detalles, como los que coronan sus torres barrocas –caras de burla y conchas- o salpimentan sus mesas, siempre de temporada, que aquí ni las recetas ni los siglos se entienden de otra manera.

Dónde está Jerez de los Caballeros

Jerez de los Caballeros es un municipio y una localidad de Extremadura, a poco más de una hora en coche de Badajoz y a una hora y cuarto de Mérida. Desde Madrid, Jerez de los Caballeros queda a cuatro horas, aproximadamente, en coche. Otra ventaja de donde está Jerez de los Caballeros es que se encuentra muy cerca de la frontera con Portugal -la Raya- por lo que se pueden organizar excursiones hasta localidades vecinas como Évora.

Viajesdeprimera.com se financia de muchas maneras para que podamos seguir desarrollando nuestra actividad periodística. Si pinchas en los enlaces de este artículo para reservar noches de hotel o comprar productos, nos ayudas a seguir trabajando y no te saldrán más caros. La selección de alojamientos y productos la hacemos de forma independiente y siempre pensando en que tengas una experiencia de calidad. Si quieres saber más, pincha en este enlace.